El Ecosistema Agrotech en Tandil: Parte II de la entrevista a Belén Arditi

Belén Arditi, la investigadora y docente de la Unicen, integrante del equipo que trabaja en el análisis del ecosistema AgroTech, se refirió a los resultados que han ido encontrando en este proceso.

Belén Arditi
Fotografía: Revista Mercado
Escuchar esta nota
Getting your Trinity Audio player ready...

Entrevista a Belén Arditi sobre el Ecosistema Agrotech

Belén Arditi apuntó directamente a la relación a la oferta de la tecnología, al referirse a los resultados obtenidos en el proceso de investigación de Ecosistema Agrotech.

La investigadora, aseguró que al entrevistar, y encuestar a 47 empresas privadas que desarrollan algún tipo de tecnología orientada al sector agropecuario y a 13 centros de I+D de la UNICEN, erradicados en distintas facultades como Veterinarias, Ciencias Exactas, Económicas, Ingeniería, Agronomía, de las ciudades de Tandil, Azul y Olavarría, identificaron que, “de estas empresas, el 60% son puramente Agrotech”.

Es decir se crearon con el fin o con el objetivo de desarrollar tecnología orientada al agro, pero el 40% restante tienen algún producto, alguna innovación orientada al agro pero en general son empresas tecnológicas o fundamentalmente empresas de software que están nucleadas por la Cámara de Empresas del Polo Informático de Tandil, que trabajan tecnologías específicas o desarrollan tecnologías específicas y alguna de esas aplicaciones o innovaciones están dirigidas al sector agropecuario”.

Sobre estas empresas, la investigadora comentó que, “son empresas que tienen en promedio 11 años de edad, que es un promedio superior a la media nacional en el cual las empresas que desarrollan tecnología AgroTech tienen un promedio de edad de siete años”.

“Eso nos llama un poco la atención porque parecen ser empresas más maduras, lo que pasa es que hay empresas tradicionales de muchos años de biotecnología en la ciudad, que quizá tienen en ejercicio hace 40 años que están en actividad como ciertos laboratorios biológicos y demás, pero tenemos incipientes empresas, lo que nosotros consideramos startups que no tienen tres o cuatro años de antigüedad, entonces nos da que el promedio de las empresas entrevistadas tienen 11 años de antigüedad”.

Tras analizar estos números, Belén Arditi continuó: “estas empresas presentan un bajo porcentaje financiamiento externo también en comparación con el promedio de las empresas nacionales” y explicó la importancia de considerar estos promedios. “Es preciso, cuando hablamos en comparación con el promedio de empresas nacionales, nos referimos a otros estudios que analizaron empresas del sector AgroTech, o del desarrollo tecnologías orientadas al agro y estas empresas están localizadas fundamentalmente en el AMBA como un bloque, pero las zonas más importantes de radicación son Córdoba y Rosario. Ahí está el mayor polo AgroTech del país”.

Sin embargo, resaltó que en su área de investigación, “encontramos que las empresas que desarrollan tecnologías orientadas al agro tienen muchos vínculos con los centros de I+D, si presentan algún desarrollo conjunto, realizan desarrollos conjuntos de tecnologías o de innovaciones o tercerizan en los centros de I+D actividades de investigación y desarrollo”.

Mirá también  El Circuito Responsable de Fitosanitarios se reunirá en Tandil el 16 de mayo

La docente subrayó que esto es sumamente importante en la vinculación entre el sector privado y los núcleos científico-tecnológicos, y mayormente desarrollan tres bloques de tecnologías, el bloque de tecnología móvil o TICS, Internet de las Cosas y Big Data. “Es lo que más desarrollan las empresas que desarrollan tecnologías orientadas al agro”.

El segundo bloque de las empresas privadas se orientan hacia el desarrollo biotecnológico o de biometría, inteligencia artificial y de robótica, afirmó Belén Arditi, y contó que, “en menor medida existen empresas que trabajan con realidad virtual, datos abiertos y demás, es importante dar cuenta acá de la diferencia entre las empresas privadas con los centros de investigación, los centros de investigación tienen un componente muy importante de análisis y desarrollo de biotecnología sobre todo los de Ciencias Veterinarias y de Agronomía, aquí no, aquí en sector privado se orienta más al desarrollo de empresas relacionadas a nuevas tecnologías de información y de comunicación”.

En tercer lugar se identifican innovaciones y productos como paquetes de software y servicios informáticos orientados al sector. “Y en cuarto lugar, la de genética” agregó la investigadora, y continuó, “también existen Apps o innovaciones relacionadas a tecnologías logísticas para distribución de alimentos, plataformas de compra, venta, servicios y financiamiento, entre otros. A su vez, identificamos que las tecnologías limpias que muchas veces las empresas desarrollan sirven para elaborar, o mejor dicho, desarrollar innovaciones orientadas hacia las bioenergías y a los biocombustibles y demás”.

¿Quiénes adoptan tecnología y qué sucede con su implementación?

“Nosotros trabajamos con el concepto de lo que se denominan adoptantes tempranos” respondió Belén Arditi, y detalló, “en primer lugar, se trata del primer porcentaje, el 16% del sector de la cadena de un eslabón o del sector agroalimentos en este caso, es el primer 16% que adopta la tecnología”.

En paralelo explicó por qué toman a los llamados adoptantes tempranos. “Primero, porque las tecnologías son emergentes, son nuevas tecnologías, quizás hay tecnologías que son adoptadas o que están siendo adoptadas en mayor medida que otras. Por ejemplo, la agricultura de precisión, pero hay otras nuevas tecnologías que todavía no están en una fase de adopción masiva, por lo tanto, queríamos explorar eso, conocer el perfil de los primeros que adoptan las tecnologías”.

En este marco, la profesional, aseguró que, “ los adoptantes tempranos, tienen una importancia adicional, ya que son quienes prueban las tecnologías, dan cuenta al resto de los adoptantes de los beneficios de esas tecnologías y son los que pueden conducir a lo que es la difusión de la innovación, a lo que es la adopción masiva de la innovación”.

Mirá también  El impacto de la transformación digital: ¿cuál es el futuro del Contador?

“Entonces creemos que el rol que tienen en este caso los adoptantes tempranos es doble. Por un lado probar las nuevas tecnologías y sus aplicaciones en la cadena agrícola y por el otro lado convertirse en los vinculadores o mejor dicho los difusores de esas nuevas tecnologías promoviendo las tecnologías hacia el resto que todavía no la adoptó porque desconoce cuáles son sus resultados” afirmó Belén Arditi.

En este sentido, la docente expresó, “encontramos por ejemplo que la adopción de tecnologías en el sector es muy heterogénea. Las empresas difieren en tamaño pero también difieren en su capacidad de absorción, que es la posibilidad de adoptar esa tecnología”.

Y detalló que en la región encontraron a 26 adoptantes tempranos. “Estos adoptantes tempranos generalmente son empresas de gran tamaño en el sector agrícola, hicimos un análisis más profundo que determina o concluye que los principales adoptantes de tecnología son productores agrícolas o empresas que tienen un tamaño de 1.000 hectáreas o más, que es lo que se considera un tamaño mediano, que se orientan fundamentalmente hacia el desarrollo de cultivos extensivos, pero que aquellos que siembran maíz son los que más tecnologías adoptan.

En relación a la edad del productor agrícola, destacó que, “en general encontramos que los más jóvenes son los más propensos a la adopción temprana, aunque no hay una coincidencia acerca de qué se considera joven o cuál es la franja etaria que más adopta tecnología” y agregó, “el perfil de quien adopta tecnología en la cadena agrícola está más orientado a una personalidad curiosa o inquieta, y con una cultura orientada a la innovación, a los desafíos”.

Para concluir con la segunda parte de su balance sobre la adopción de AgroTech en la producción agrícola, Belén Arditi enfatizó “una particularidad muy importante que encontramos en nuestros trabajos es que aquellos adoptantes tempranos mantienen vínculos con personas consideradas referentes del sector como por ejemplo asesores CREA, miembros AAPRESID, otros productores agropecuarios y demás o ingenieros agrónomos que son asesores que trabajan para ciertas empresas internacionales y son esos ellos mismos quienes los que convencen en algún punto a los productores agrícolas a adoptar esas tecnologías”.

Dejá tu comentario

Donanos un cafecitoSi te gustó nuestro contenido

En Enfoque de Negocios el 80% de nuestros contenidos son originales. Somos un emprendimiento tandilense que apuesta por brindar información y análisis objetivo sobre lo que sucede en la ciudad y la región.

Si te gusta lo que hacemos, y lo valorás, podés ayudarnos con una donación a través de la aplicación Cafecito.

Donar en Cafecito

También podés escribirnos y darnos tus comentarios sobre nuestro producto a info@enfoquedenegocios.com.ar ¡La crítica nos ayuda a mejorar!