Obligaciones negociables: la revelación del mercado

obligaciones negociables

Obligaciones negociables: la revelación del mercado

Las Obligaciones Negociables han ganado un amplio terreno en la consideración del inversor argentino. Su volumen negociado en el último año y medio, según datos estadísticos de distintas ALYCS, se quintuplicó y no es casualidad. Además de ser un medio para dolarizarse de manera ilimitada también paga rentas anuales en dólares que van desde el 6 al 12% anual, dependiendo la especie o empresa que se elija.

Este instrumento, comparado con los Cedear (activos de los cuales hice mención en columnas anteriores) presenta una grandísima diferencia, y es que pertenece al mundo de la RENTA FIJA, es decir que son aptos para perfiles más conservadores. En estos no debería existir “sorpresas” en la modalidad de cobro del capital invertido, conociendo de antemano las condiciones de pago por parte de las empresas. Es decir, que en este caso uno no actúa como socio de la empresa (o accionista) sino como un “prestamista o acreedor” de la misma.

 

Entonces… ¿Qué son las OBLIGACIONES NEGOCIABLES?

Son bonos corporativos. Así como los estados se financian, también lo hacen las empresas privadas. Emiten deuda, es decir, piden prestado en el mercado de capitales (ya que consiguen tasas mucho más accesibles que pidiendo préstamos a otras entidades privadas) y a cambio de esto compensan al inversor con una tasa anual la cual abonan de diferentes maneras, por ejemplo, pagos trimestrales, pagos semestrales, con amortización 100% al vencimiento, con amortizaciones parciales antes del vencimiento, etc. Todas estas características y condiciones están especificadas en cada especie.

 

¿Cómo pagan y de qué manera puedo adquirirlas?

Las obligaciones negociables a las cuales hago referencia pagan en moneda dólar billete, tanto la renta como la amortización del capital invertido, con la ENORME VENTAJA de que no solo se pueden comprar con dólares, sino también con pesos y de manera ilimitada. Por ejemplo, el día jueves 7-10-21 había algunas empresas cotizando alrededor de $179. Esto significa que estoy consiguiendo comprar un dólar a ese precio, de manera legal y que por ello me pagan una renta anual que va entre el 6 y el 12% dependiendo la especie.

Mirá también  Bonos soberanos: ¿existe hoy una oportunidad de inversión?

Pero… ¿Dónde puede estar el riesgo en este instrumento?

El riesgo en primer lugar está dado por las condiciones de mercado de la misma empresa. Es decir que, previamente a decidir a quién le confío mi dinero, debo evaluar si la misma tiene una capacidad de pago suficiente como para afrontar su deuda, si su negocio genera dólares genuinos como para pagar en esa moneda, su situación post pandemia, su flujo de caja, etc.

Por otro lado, siempre existe el mismísimo riesgo Argentino. Por ejemplo, en el año 2020, por escases de dólares el BANCO CENTRAL limitó a las empresas para acceder libremente al MULC (Mercado Único Libre de Cambio) y por ende no pudo hacerse de los dólares necesarios para afrontar sus compromisos de pago en tiempo y forma con los inversores, lo que genera que se estiren los plazos de devolución del capital previamente pactados. Pero ojo, no hay que temer a esta situación ya que muchas veces resulta beneficiosa aunque a priori no lo parezca. Las empresas serias y comprometidas con sus inversores han ofrecido excelentes condiciones de canje de deuda.

Es decir que, a cambio de aceptar estirar el plazo del pago por X cantidad de años ofrecen una bonificación extra al inversor, y por supuesto, siguen pagando intereses durante todo ese período. Para todo aquel que piensa invertir ese dinero a largo plazo se le presenta una excelente oportunidad donde se generan ganancias extras a las esperadas en un principio.

¿Qué opinás de las Obligaciones Negociables? ¿Las tendrías en tu cartera? Son ideales para generar un equilibrio entre renta variable y renta fija.

Mirá también  El Silicon Valley Bank y un análisis sobre el conflicto bancario internacional

Bernardo M. Rubel

Consultor.

Administrador financiero de patrimonios y carteras.

Dejá tu comentario