Nace una nueva cooperativa: “Las 13 rosas”

Un 5 de agosto de 1939 por la madrugada fueron fusiladas en el cementerio de la Almudena de Madrid trece mujeres conocidas como “Las Trece Rosas”. Habían sido encerradas por “adhesión a la rebelión”. Eran jóvenes de entre 18 y 29 años. El episodio histórico tuvo gran repercusión tanto en España como en el extranjero. Julia Conesa, en una carta dirigida a su madre antes de ser fusilada por el régimen franquista escribió un deseo: que su nombre “no se borre de la historia”. Hoy, a 82 años del hecho, en Tandil, otro grupo de mujeres emprenden nuevos rumbos libertarios, manteniendo activa la memoria.

las 13 rosas
Escuchar esta nota
Getting your Trinity Audio player ready...

Nace una nueva cooperativa: “Las 13 rosas”

ENE dialogó con Griselda Altamirano, referente del espacio, quien sostiene que “en estos tiempos la prensa está muy paga. No se permiten todas las expresiones. Hace tiempo los grandes medios acá en Tandil intentan demonizar a nuestra organización, mostrar cuando estamos cortando la ruta, pero cuando estamos trabajando casualmente no lo muestran, fue lo que sucedió en la inauguración de la textil”, que tiene su sede en la calle Pinto 174.

Orígenes

“La cooperativa surge de la lucha de compañeras mujeres que conforman la cooperativa textil. Y las 13 rosas son 13 militantes comunistas de España que peleaban contra la dictadura de Franco, que eran la mayoría modistas. Y tiene que ver con esto,  trece rosas resume lo que son nuestras compañeras en la organización, compañeras que luchan, que trabajan que se esfuerzan en el día a día”, destaca Griselda.

“Lo que marca el nombre es cuál es el camino que hemos elegido las militantes del movimiento 1º de octubre en todas las expresiones y todas las cooperativas que integramos, que es pelear para poder recuperar la dignidad de nuestra clase y de nuestras compañeras”.

“La cooperativa surge de un proceso de lucha. Y la integran compañeras que están muy preocupadas por, en paralelo a liberarse como clase, garantizar las necesidades básicas sin que eso implique seguir limpiándoles los inodoros a los burgueses. Y si el esfuerzo radica en capacitarse en un oficio, lo han hecho con mucho esfuerzo las compañeras. Porque han tenido que pelear contra el estado burgués, cortar las rutas para que les den las máquinas, les den la posibilidad, tomar el plan social como parte de un ingreso, pero no conformarse con ese plan social y buscar un oficio que les permita tener un ingreso digno. Tener que trabajar con los chicos a cuestas o tener que dejarlos en sus casas encerrados, que es algo de lo que nadie habla, porque el mismo estado que no genera las posibilidades, las herramientas para que las compañeras tengan independencia económica, es el que después las persigue. Nos persigue por ser malas madres. Y tienen que elegir entre dejarlos a los chicos o garantizarles un plato de comida”, agrega.

Batalla ideológica

De forma colectiva, las integrantes de la agrupación, mayoritariamente mujeres resolvieron la mejor manera de trabajar. “En toda esa pelea y esa realidad que vivieron las compañeras, acordamos cuál era la mejor modalidad para trabajar y dar esta batalla política económica y también ideológica”, enfatiza Altamirano.

Mirá también  El 8 de abril comienza el curso para Mujeres Tecnológicas en la Escuela de Talentos

“El 80%, 90% de nuestra organización está compuesta por compañeras mujeres. Y cuál es la realidad de las mujeres, las mujeres cargamos con los chicos tengamos o no tengamos marido. No es una realidad de las mujeres solteras como intentan instalar sino que es una realidad que atraviesa a todas las mujeres y que hemos pasado todas”.

“Tener la posibilidad de estudiar, de trabajar, de hacer todo, implica poder continuar con nuestros hijos porque son parte de nuestras vidas. La realidad de nuestras compañeras fue determinando este camino que fue largo porque fue de independencia, no acordar nunca con ningún gobierno porque ninguno ha asegurado que nuestras compañeras por sus propios medios puedan tener todo resuelto”, indica la lideresa.

“La independencia económica como organización implicó un gran esfuerzo, el esfuerzo de capacitación de las compañeras. Hemos realizado innumerables ferias, donde las compañeras destinaban tiempo para vender y generar un ingreso. Fue un camino largo marcado por la convicción, por la decisión por la lucha y el sacrificio. Y ese resumen fue que tengan un lugar lindo, en buenas condiciones, que puedan ir sus hijos, que no fuera un depositario de niños sino que tenga un proyecto pedagógico, un espacio de cuidados conformado por compañeras que son maestras jardineras, profesoras de psicología, psicopedagogas, también de la organización”, explica Altamirano.

“Qué es lo que quiere una madre para sus hijos, la misma fuerza que nos dan nuestros hijos para pelear el día a día y no conformarnos, es brindarles lo mejor entre todas. Es la realización en el trabajo, en la lucha y en lo profesional. No solamente las compañeras de los sectores más vulnerables, sino de la clase trabajadora en general. Porque cuántas mujeres hay que están trabajando y tienen que ver todos los días si los dejan con la abuela, con el cuñado, con el vecino. Si tienen que pagar y reproducir el círculo vicioso de la explotación, porque le tienen que pagar dos mangos a otra mujer necesitada para que les cuide los chicos. Esa es la realidad que está a atravesando la clase trabajadora”, añade.

Salir del plan social

Para la dirigente del Movimiento 1º de octubre, instalar esto ha hecho ruido, generando la reacción de “mucho gorila que anda dando vueltas, y también otros sectores que ven esto con descontento porque empieza a generar el debate de si se puede salir del plan social, se puede salir a partir del trabajo”.

Mirá también  Gabriela Nochetti, sobre Nosotras Hacemos 2024: “La propuesta nace para visibilizar el rol de la mujer en el entramado productivo”

“Entonces nos combaten por izquierda y por derecha. Por derecha porque les sirve decir: negros planeros no quieren trabajar. Y por izquierda porque algunos sectores en su conformismo, en su escepticismo y en la utilización de la miseria han instalado que solamente los sectores de clases vulnerables pueden salir a brindar un servicio, a barrer o a pintar una escuela. Y no pueden pegar el salto en calidad, en aprender, en capacitarse, y en producir e intervenir en el aparato productivo que es lo que va a hacer que la clase se independice definitivamente”, afirma.

“Todo este proceso de lucha viene de décadas. Venimos de mucha traición en otras organizaciones como fue la CCC que terminó cortando la ruta con la oligarquía.

Nos constituimos como Movimiento 1º de octubre, gracias a la coherencia de nuestros dirigentes, el Mono Lezica acá, el perro Santillán a nivel nacional, que marcan constantemente esto: para ser independientes como clase la principal cuestión es la independencia económica de la mujer, plantarse como bandera en esa posición y que el camino sea un poquito más largo pero el correcto, es una gran diferencia”.

Visión compartida

Finalmente Altamirano subraya la importancia de compartir una misma visión. “No es una suma de individualidades. Esto está motorizado por la solidaridad de muchas mujeres y compañeros que tienen oficios”.

“Los reaccionarios del barrio no querían que los negros estén en el centro. Por qué no se fueron a alquilar a Villa Aguirre se preguntaban”.

“Un local que estaba en desuso, con la cooperación de toda la organización está en condiciones”.

“Inicialmente son 20 mujeres integrando la cooperativa. Están en condiciones de hacer un guardapolvo completo, con el detalle que implica hacerlos para Desarrollo Social de la Nación, ciertas cuestiones de calidad que están perfectamente cuidadas. Esto va a asegurar el piso del salario”.

“El 21 de septiembre vamos a lanzar un catálogo de ropa. Ellas mismas son las modelos de ese catálogo. Eso va a permitir que las compañeras que venden cosméticos también sumen nuestro catálogo, con su porcentaje de ganancias”.

“No queremos conformarnos con las migajas. El 40% de PBI sale de acá y nos van a estar tirando las sobras –se pregunta-. Estamos cansadas, queremos pelear por el aparato productivo y eso es lo que estamos haciendo en la cooperativa textil”, concluye.

Dejá tu comentario

Donanos un cafecitoSi te gustó nuestro contenido

En Enfoque de Negocios el 80% de nuestros contenidos son originales. Somos un emprendimiento tandilense que apuesta por brindar información y análisis objetivo sobre lo que sucede en la ciudad y la región.

Si te gusta lo que hacemos, y lo valorás, podés ayudarnos con una donación a través de la aplicación Cafecito.

Donar en Cafecito

También podés escribirnos y darnos tus comentarios sobre nuestro producto a info@enfoquedenegocios.com.ar ¡La crítica nos ayuda a mejorar!