IA y Automatización en el contexto empresarial

IA y Automatización
Escuchar esta nota
Getting your Trinity Audio player ready...

* Por Juan Pablo Romano

IA y Automatización en el contexto empresarial

Estamos llegando al ultimo tramo de 2023 y este año quienes trabajamos en tecnología tanto en áreas técnicas como orientadas al negocio nos hemos visto interpelados por la expresión más compleja de Inteligencia Artificial creada hasta el momento en plataformas como ChatGPT de OpenAI o Bard de Google y junto a esto hemos reflexionado mucho sobre qué impacto tendría en nuestros trabajos o mismo si nos reemplazaría.

No creo que nos reemplace pero si que es una herramienta que aparte de asistirnos en muchas áreas laborales técnicas y no técnicas nos exige una mayor calidad del trabajo producido, pero previo a esto creo que deberíamos preguntarnos:

¿Cómo definimos a la Inteligencia Artificial en el contexto empresarial?

Para responder esta pregunta podemos plantear el enunciado de que la IA en el ámbito empresarial se refiere a la aplicación de tecnologías y algoritmos que permiten a las máquinas y sistemas informáticos realizar tareas que normalmente requieren de inteligencia humana.

Pero, a su vez es necesario comprender que las IA no funcionan como la inteligencia humana ya que de principio carecen de emociones y se guían aunque parezca broma por las leyes de la robótica de Isaac Asimov: por lo tanto al no funcionar igual que la inteligencia humana carecen de la misma inteligencia emocional sin embargo tienen la capacidad de aprender y procesar enormes cantidades de datos y experiencias pasadas, adaptarse a situaciones cambiantes, tomar decisiones informadas y optimizar procesos utilizando machine learning y redes neuronales.

Entonces, ¿podemos hablar de una especia de sinergia entre IA y automatización en el contexto empresarial?

Si, podemos hablar de sinergia y que la misma se manifiesta cuando las capacidades de aprendizaje y toma de decisiones de la IA se combinan con la ejecución automática de tareas ya que la IA puede mejorar los procesos de automatización al permitir que los sistemas automatizados sean más adaptables y capaces de tomar decisiones basadas en datos en tiempo real. Asimismo, la automatización puede proporcionar una infraestructura eficiente para implementar soluciones de IA y permitir la gestión de flujos de trabajo complejos y procesos interconectados, generando esta sinergia que como venimos planteando ofrece el potencial de transformar la forma en que las empresas operan y se relacionan con sus diferentes actores.

Para continuar respondiendo el enunciado principal, veamos un breve panorama del contexto actual en la integración de las IA con las organizaciones en general, tomando este año como el punto de inflexión de una tecnología que durante décadas fue considerado terreno experimental y de posibilidades prometedoras… o no, ¿por qué quien no vio Matrix o Terminator, no? (o el final de Silicon Valley) se ha transformado en una integración completa e integral que redefine la manera en que las empresas operan, se relacionan con sus clientes y se adaptan a un entorno en constante cambio.

Por lo tanto, nos encontramos antes una era de mayor sofisticación de la IA y la automatización que es impulsada por los avances en algoritmos de Deep learning, la disponibilidad masiva de datos públicos y super computadoras con potencias de procesamiento que décadas previas no era algo que siquiera imagináramos.

Y… ¿Cuáles son los beneficios de la IA y la automatización empresarial?

Para comenzar respondiendo a esta pregunta es necesario comprender que la integración de la IA (Inteligencia Artificial) y la automatización en el ámbito empresarial ha demostrado ser un catalizador fundamental para mejorar la eficiencia operativa en diversas áreas. Esta mejora se extiende a través de procesos, flujos de trabajo y sistemas, permitiendo a las organizaciones alcanzar niveles de productividad y rendimiento que antes eran difíciles de imaginar, por ejemplo:

1. Optimización de procesos: la IA y la automatización permiten identificar y eliminar ineficiencias en los procesos empresariales. Los algoritmos de machine learning analizan datos históricos y en tiempo real para identificar patrones y tendencias, lo que conduce a una optimización continua de los procesos. Esto se traduce en una reducción de los tiempos de ciclo, una mayor precisión en la ejecución y una disminución de los errores humanos, aunque las IA no se encuentran exentas de errores, en los procesos repetitivos suelen no cometerlos.

Mirá también  ¿Cómo lograr comunicación efectiva en el equipo?

2. Reducción de tareas repetitivas: las tareas repetitivas y rutinarias pueden ser tediosas para los empleados y propensas a errores. La automatización de estas tareas libera a los recursos humanos para que se centren en tareas más creativas y estratégicas que agreguen un valor significativo. La IA puede incluso aprender de estas tareas y perfeccionar su ejecución con el tiempo sin intervención humana, es decir, realiza muchas de las tareas que no queremos hacer.

3. Ayuda a la toma de decisiones basada en datos: puede analizar grandes volúmenes de datos en tiempo real y proporcionar información valiosa para la toma de decisiones. Esto permite a los líderes tomar decisiones más informadas y fundamentadas, lo que contribuye a la mejora de la eficiencia en la asignación de recursos y la planificación estratégica a nivel macro.

4. Experiencias personalizadas: nos permite la personalización a gran escala. Al analizar los comportamientos y preferencias del cliente, las organizaciones pueden ofrecer productos y servicios adaptados a las necesidades individuales. Esto mejora la satisfacción del cliente y aumenta las tasas de conversión al ofrecer exactamente lo que los clientes desean, como cuando charlamos sobre N producto que queremos comprar y luego lo vemos sugeridos en redes sociales, Mercado Libre y si existe… Netflix recomienda una serie o documental sobre el tema (no, no es magia)

5. Mantenimiento predictivo: En entornos industriales y de fabricación, la IA y la automatización pueden predecir fallos en maquinaria y equipos antes de que ocurran. Esto permite programar mantenimientos preventivos y reducir el tiempo de inactividad no planificado, lo que resulta en una mejora significativa de la eficiencia operativa y una aplicación más integrada de metodologías agiles como Kaizen o Lean.

Hasta acá todo muy lindo, pero esto nos lleva a realizarnos la siguiente pregunta

¿Cuál es el impacto en la fuerza laboral y la cultura empresarial?

El impacto de la integración de la Inteligencia Artificial (IA) y la automatización en el ámbito empresarial está dando lugar a cambios significativos en los roles y responsabilidades laborales. A medida que las tecnologías avanzan y se implementan en diversos sectores, las organizaciones y sus empleados están experimentando una redefinición de las funciones tradicionales y una evolución en la forma en que trabajan, por ejemplo:

1. Nuevos roles y especialidades: la introducción de la IA crea una demanda creciente de roles especializados en la gestión y desarrollo de sistemas de IA. Se requieren profesionales en áreas como científicos de datos, machine learning engineers y analistas de datos para desarrollar, implementar y mantener los sistemas asegurandose de que funcionen de manera eficiente.

2. Colaboración con la tecnología: entramos en una etapa donde el trabajo se realiza de forma colaborativa con las mismas maquinas que antes respondían a nosotros en la ejecución de procesos sin capacidad de responder con contenido y datos procesados. Esto implica adquirir habilidades para comprender y operar sistemas avanzados, y estar dispuestos a incorporar soluciones tecnológicas en su flujo de trabajo diario.

3. Enfoque en la creatividad y la innovación: con las tareas repetitivas tomadas por la automatización, los empleados tienen más tiempo para enfocarse en la creatividad y la innovación. Esto puede dar lugar a una mayor generación de ideas frescas y soluciones innovadoras para los problemas empresariales, a su vez las IA nos proporcionan feedback o casos teóricos detallados de ideas que le propongamos acelerando el ritmo de materialización y generación de ideas.

4. Desarrollo de soft skills: a medida que las tareas técnicas se automatizan, las habilidades blandas se vuelven más valiosas. La capacidad de comunicación, la empatía, la resolución de problemas y el trabajo en equipo se convierten en habilidades esenciales para interactuar con colegas y clientes de manera efectiva.

5. Cambio en la jerarquía organizacional: Con la IA y la automatización, las jerarquías organizacionales pueden volverse más planas, ya que la toma de decisiones puede distribuirse en función de los datos y análisis proporcionados por la tecnología. Esto puede resultar en una mayor autonomía y responsabilidad para los empleados en todos los niveles transformando completamente las organizaciones previamente verticales en organizaciones horizontales más efectivas menos burocráticas y más humanas en términos de relaciones laborales.

En última instancia, el impacto en los roles y responsabilidades laborales depende de la naturaleza de la industria, la empresa y las tecnologías específicas implementadas. La adaptación exitosa a estos cambios requerirá mentalidad abierta, una disposición para aprender y una colaboración efectiva entre humanos y tecnología para lograr el máximo potencial de ambas, el futuro es emocionante.

Mirá también  ¿Cómo lograr comunicación efectiva en el equipo?

Todo esto nos permite proponer que la implementación exitosa de la IA y la automatización en el ámbito empresarial no solo se trata de adoptar nuevas tecnologías, sino también de gestionar el cambio y fomentar una aceptación cultural adecuada dentro de la organización. La introducción de estas innovaciones puede generar incertidumbre y resistencia entre los empleados, por lo que es esencial abordar estos desafíos de manera estratégica y nunca plantearlo como una herramienta con el objetivo de reemplazar a los humanos ya que las mismas carecen de creatividad y capacidad de razonar ante diferentes opciones para resolver problemas.

Conclusión

Para ir cerrando, creo que la IA y la automatización se presentan como herramientas de poderosa influencia que están generando una profunda transformación en la manera en que abordamos el trabajo y en cómo las empresas funcionan a nivel global.

Aunque plantean desafíos notables en términos de adaptación a nuevos paradigmas y de aceptación cultural, también abren un universo repleto de oportunidades que abarcan desde la optimización de procesos hasta la expansión de la creatividad y la innovación. Esta sinergia única y apasionante que se establece entre la inteligencia humana y la artificial nos encamina hacia una era de colaboración y cambio constante, trazando un camino que nos desafía a crecer y evolucionar en sintonía con la tecnología que hemos concebido.

Nos encontramos inmersos en un proceso de redefinición en el que las capacidades de la IA y la automatización se entrelazan con las habilidades y sensibilidades humanas. Esta confluencia, lejos de constituir una amenaza, se revela como un emocionante sendero hacia adelante, guiándonos a través de una jornada de constante transformación. En esta travesía, se nos insta a crear una relación armoniosa con la tecnología que hemos desarrollado, aprendiendo a aprovechar su potencial mientras mantenemos firmemente nuestra esencia como seres humanos.

A medida que avanzamos, este camino se torna más intrigante y desafiante a la vez. Los obstáculos en forma de cambios organizativos y resistencia cultural se alzan como montañas que debemos escalar con determinación y visión. Sin embargo, al superar estos retos, se nos presenta un panorama vasto de oportunidades. Podemos presenciar cómo las operaciones empresariales se optimizan de maneras nunca antes imaginadas, cómo la creatividad florece en nuevas direcciones y cómo la innovación se convierte en la piedra angular de la evolución constante.

Esta era de colaboración entre la inteligencia artificial y humana nos impulsa a adoptar una mentalidad de aprendizaje perpetuo y a abrazar la flexibilidad creativa.

En última instancia, este camino nos convoca a abrazar el potencial de la inteligencia artificial y la automatización con una mirada visionaria, a abordar sus desafíos con resiliencia y a aprovechar sus beneficios con audacia. Estamos en un punto de inflexión histórico, en el cual la colaboración entre el ingenio humano y las capacidades tecnológicas puede llevarnos a logros y transformaciones que hasta hace poco eran considerados inalcanzables.

El futuro nos invita a participar activamente en la configuración de la sociedad y los negocios, guiados por la creencia en el poder de la innovación y la sinergia. Como responsables de este futuro en constante evolución, debemos recordar que la maestría en la era de la IA y la automatización no radica solo en dominar las herramientas tecnológicas, sino en trazar un rumbo que armonice la excelencia técnica con los valores humanos, y en dirigirnos hacia adelante con una determinación inspirada por la promesa de un mañana que nosotros, con nuestra visión y esfuerzo, estamos ayudando a crear.

* Bio del autor:

Juan Pablo Romano nació en 1994. Matemático, programador, nerd, fanático del mate y el fútbol. Trabaja en la actualidad como Gerente de Ingenieria en Adviters, una software factory nacional. Escribe en su blog y le gusta ayudar a las personas a iniciar su carrera profesional en tecnología o en lo que sea.

Más sobre el autor:

Dejá tu comentario

Donanos un cafecitoSi te gustó nuestro contenido

En Enfoque de Negocios el 80% de nuestros contenidos son originales. Somos un emprendimiento tandilense que apuesta por brindar información y análisis objetivo sobre lo que sucede en la ciudad y la región.

Si te gusta lo que hacemos, y lo valorás, podés ayudarnos con una donación a través de la aplicación Cafecito.

Donar en Cafecito

También podés escribirnos y darnos tus comentarios sobre nuestro producto a info@enfoquedenegocios.com.ar ¡La crítica nos ayuda a mejorar!