¿Cómo te llevás con tus finanzas personales?

finanzas personales

Finanzas personales

Por distintos factores el dinero en todo el mundo tiene un valor temporal. Esto significa que la misma cantidad de una moneda X no tiene el mismo valor hoy que en un tiempo futuro. Y mucho menos si hablamos de un país como Argentina, donde corremos año a año una agitada competencia con el tipo de cambio y la inflación. Si vamos a los datos estadísticos arrojados por el INDEC, el último relevamiento interanual de inflación arrojo cifras del 40,7%.

Es decir que, si no tomamos cartas en el asunto y dejamos nuestro dinero quieto, año tras año podemos adquirir prácticamente la mitad de los bienes y servicios que podíamos acceder el año anterior. Si ponemos el foco en la evolución del tipo cambio, arrancábamos abril del 2020 con un dólar “solidario” de $86, en donde el mismo hoy, cotiza a $160 aproximadamente, lo que representa una devaluación en nuestra moneda de casi un 100%.

Teniendo en cuenta estas alarmantes estadísticas, considero que es necesario implementar estrategias que permitan tener un mejor desempeño en la gestión del dinero. Es decir, tomar acciones que protejan, e incluso incrementen, nuestra economía personal.  Y la única forma para poder lograrlo es a través de la EDUCACIÓN FINANCIERA. Se la puede definir como la capacidad de entender el funcionamiento del dinero en el mundo: como una persona lo obtiene (gana), lo administra y lo invierte.

Permite instruirnos en un mundo en el cual buscamos optimizar el uso adecuado de nuestros ingresos, mejorarlos, incrementarlos, y a través de ello, concretar determinadas metas. Más específicamente, es el conjunto de habilidades y conocimientos que permiten a un individuo tomar decisiones informadas de todos sus aspectos económicos-financieros.

Mirá también  Criptomonedas: Un enfoque integral

Aunque no lo tengamos presente, de manera directa o indirecta, tomamos decisiones y nos enfrentamos a diario con cuestiones relacionadas a las finanzas personales, como es ir al supermercado, salir a comer, mantener nuestro vehículo, etc, es decir desafiamos nuestro patrimonio personal constantemente. Estar instruidos financieramente, nos traerá como consecuencia una economía personal/familiar saludable y consciente.

 

Finanzas personales: EL PASO DEL AHORRO A LA INVERSIÓN

La regla número uno en las finanzas personales es poder diferenciar y hacer un balance entre gastos e ingresos. No hace falta desarrollar mecanismos  muy sofisticados para esto, simplemente a través de una planilla debe quedar claro y discriminado a donde va a parar nuestro dinero, cuanto estamos destinando a una u otra actividad, cual de nuestros ingresos es más redituable en el caso de tener más de uno, etc.

Intentaremos disminuir lo más posible los gastos y aumentar lo más posible los ingresos. La premisa número uno es que los gastos siempre sean menores al ingreso, y de esta manera generar un excedente llamado AHORRO. Para poder llevar a cabo este proceso es fundamental contar con ciertas aptitudes: constancia, disciplina y planificación.

Una vez comprendidos los conceptos de la educación financiera, y logrando en nuestra economía personal un excedente o ahorro, la regla de oro en las finanzas personales es pasar al próximo nivel: LA INVERSIÓN. Que significa buscar alternativas en donde nuestro dinero trabaje para mantener e incluso incrementar la rentabilidad a lo largo del tiempo. Y sin dudas que este camino nos conducirá al ámbito bursátil, un mundo apasionante donde veremos, dependiendo que tipo de inversor somos, y que tolerancia y aversión al riesgo tenemos, una enorme gama de activos y posibilidades para que la inflación y la devaluación no destruyan nuestros ahorros.

Mirá también  ¿Por qué aumentó el fraude cibernético?

Vos… planificás tu economía personal? Te animás a pasar al próximo nivel y transformarte en inversor?

 

Bernardo M. Rubel

Consultor

Administrador financiero de patrimonios y carteras

Dejá tu comentario

Contenido Patrocinado

Contenido Patrocinado: