Elecciones en la Cámara Empresaria de Tandil: un sano ejercicio y varios desafíos

cámara empresaria de tandil

Elecciones en la Cámara Empresaria de Tandil: un sano ejercicio y varios desafíos

Lo que parecía una transición segura entre viejos conocidos se convirtió en una contienda inesperada que pone en veredas opuestas a empresarios que forman parte hoy del mismo espacio: luego de 16 años, la Cámara Empresaria de Tandil elegirá hoy entre dos opciones la renovación de sus autoridades.

La bienvenida novedad -por lo democrático de la posibilidad de elegir y por la necesidad de cambio que manifiesta la aparición de una opción alternativa a la ya naturalizada- no solo implica el regreso de un sano ejercicio sino que, además, revive la esperanza de transformar una institución que, en los tiempos que corren, resulta fundamental para que empresarios y comerciantes tandilenses afronten de la mejor manera la difícil situación económica que atraviesa la Argentina.

La aparición de la lista de Andrea Almenta para disputar con Marcos Redolatti el espacio de poder que significa la CET en la ciudad implica mucho más que elegir al sucesor de Agustín Usandizaga: pone de manifiesto la necesidad de mirar al futuro y de repensar la propia estructura para, por fin, ampliar la participación y representación de este espacio, prestando particular atención a los jóvenes, los empresarios y las mujeres. En definitiva, agiornarse para estar a la altura de las circunstancias.

Algunos desafíos.

Fogoneado por el macrismo desde el inicio de su mandato como uno de los actores central para generar empleo y repuntar la economía, los emprendedores se configuran como uno de los actores principales del entramado local. La mayoría jóvenes, necesitan que las actividades y servicios que ofrece la CET vayan mucho más allá de las buenas intenciones: asesorías, créditos, cursos, talleres y espacios de capacitación, consulta y debate serían herramientas ideales a ofrecer para las cuáles la Cámara tiene material. El acompañamiento, desde la experiencia, haría que muchos jóvenes que arrancan su propio camino como empresarios tengan la posibilidad de sentirse respaldados. Y para eso es también central que ellos también estén representados dentro de la Cámara Empresaria de Tandil.

De la misma manera que sucede con los jóvenes, la Cámara Empresaria de Tandil tiene un desafío por delante con respecto a la igualdad de género. Es necesario que más mujeres integren la comisión directiva, que más mujeres estén en espacios de toma de decisión y que más mujeres sean incluidas en en la CET para que la representación de la institución refleje de forma más real lo que sucede en las empresas y comercios de la ciudad. Darle espacio a la mujer va mucho más allá de realizar un acto cada 8 de Marzo o premiarlas por sus logros laborales: es necesario incluirlas, escucharlas y hacerlas parte.

 Por último, será un desafío repensar la representatividad que en la cámara tiene cada uno de los sectores que forman parte del ecosistema económico local, lejos de aquel metalúrgico e industrial que supo brillar hasta la década del 90 y mucho más cerca del mundo del emprendedorismo, la reconfiguración del empleos y la centralidad de los servicios. En la actualidad, la Cámara mantiene una buena relación y trabaja en conjunto con la industria del software de Tandil. Resulta importante que ese diálogo y apoyo se traduzca en otros sectores, tanto aquellos que tienen un rol protagónico en la actualidad como el turismo como aquellos que de forma incipiente asoman al mercado –muchos nuevos servicios- y los que están desapareciendo.

Dejá tu comentario
Mirá también  ¿Publicidad tradicional versus publicidad moderna?

Contenido Patrocinado

Contenido Patrocinado: