sello

Un emprendimiento con sello innovador

Sellos EL SELLERO, su fundador, el Lic. Juan Pablo Acuña, nos cuenta sobre su nuevo emprendimiento que trae consigo un producto tan antiguo como necesario pero con alta calidad y diseños modernos.

Nacido y criado en Tandil. Actualmente vive en Sierras Bayas (un pueblo cercano a Olavarría) Juan Pablo nos relata “El emprendimiento ya tiene un mes de vida. Nació por Abril del 2019. Desde hace varios años, siempre quise tener algo propio, que me llene los momentos del día, que me entretenga y ponga en práctica un poco de manualidades y diseño que siempre me ha gustado. Tengo mi empleo a tiempo completo pero siempre quería algo más, algo que pueda hacer desde mi hogar y que la dedicación no tenga horarios. Junto a mi esposa, ambos tenemos alma de emprendedores, hablamos mucho del tema e intercambiamos ideas”.

“Hace unos meses tuve que encargar un sello de oficina y algunas cosas que me llamaron la atención. En principio la demora de entrega, y por último el costo. Mi formación me posibilitó averiguar un poco sobre el tema y me puse a calcular el costo y el rendimiento de un proyecto como este. Luego de eso, me puse a investigar cómo se hacen, los distintos tipos y formas de hacerlo y la inversión inicial que necesitaba. Al poco tiempo me animé. Invertí en materia primas, una máquina, le saqué un poco de polvillo a una impresora láser y empecé a practicar. Ya en abril había nacido El Sellero”.

El público al que apunta es muy variado, cualquiera puede necesitar un sello, desde un médico, un abogado, una maestra o un niño que quiere sellar las hojas de la escuela, una empresa o un emprendedor. “En este último caso es donde más foco hacemos, ya que en las ciudades que abarcamos (Tandil, Azul y Olavarría) hay muchos emprendedores y son los productos que más nos han pedido” dice Juan Pablo.

Mirá también  Turismo Rural Accesible

Los productos que tienen son los sellos automáticos de distintos tamaños para distintas necesidades y los sellos artesanales para bolsas, papel, cartón, cajas, etiquetas, souvenir, etc. Más adelante piensan en incorporar a los sellos la venta de tintas y almohadillas, por lo pronto es algo que hoy se puede conseguir en cualquier librería.

El valor agregado que quisieron darle a “El Sellero” es el tiempo de entrega, si bien tienen días estipulados para entregas según la ciudad, la demora en hacerlo no es más que 48 horas. Asimismo colaboran mucho con el diseño “ya que muchas personas envían su logo o etiqueta con un simple foto tomada con su celular, y se necesita digitalizar la imagen antes de imprimir un negativo”.

“En ese sentido es un gran valor agregado, ya que muchas personas no manejan programas de diseño y nosotros retocamos esos archivos para que el sello sea el mejor. Por último, otro valor agregado, que incluso nos lo dijeron, fue el alto índice de respuesta a cada consulta. Tratamos de dar respuesta a todas las consultas que nos hacen”.

Dejá tu comentario

Contenido Patrocinado

Contenido Patrocinado: