La sostenibilidad del turismo en tiempos de COVID 19

sostenibilidad del turismo

Sostenibilidad del turismo en tiempos de COVID

En las últimas décadas, el turismo ha demostrado una gran capacidad de adaptación, innovación y recuperación ante diferentes adversidades: ataques terroristas, desastres naturales, crisis económicas, etc. Sin embargo, el actual contexto de pandemia, plantea una situación sin precedentes que requiere de nuevas estrategias y alianzas sólidas a varios niveles.

En la actualidad, muchos países están reintroduciendo restricciones más estrictas a los viajes debido a la aparición de nuevas variantes del virus, entre las medidas se incluyen: hisopado/test obligatorios, cuarentenas previas y posteriores al viaje, y en algunos casos, el cierre completo de las fronteras, dificultando la reanudación de los viajes internacionales. A lo expuesto, se agrega la llegada gradual de las vacunas contra el Covid-19 en los países, que ayude a restablecer la confianza de los consumidores, a flexibilizar las restricciones de viaje y a que, lentamente se normalicen.

Al tiempo que se afrontan los efectos socioeconómicos inmediatos de la pandemia en el turismo y se acelera la recuperación para proteger millones de medios de subsistencia, la Organización Mundial del Turismo (2020) anunció una nueva visión para el turismo mundial, que consiste en su recuperación responsable, a fin de lograr que emerja de la crisis de Covid-19 más fuerte y sostenible, a través de seis líneas de acción:

 

  1. Salud pública

  • Integrar indicadores epidemiológicos en turismo, a fin de asegurar la flexibilización de las restricciones de los viajes y/o la introducción de nuevas medidas en base a la evidencia.
  • Conectar la higiene con la sostenibilidad: es fundamental que los protocolos integren los principios de sostenibilidad, para evitar la toma de decisiones y cambios en los procesos relacionados con la higiene que puedan tener efectos nocivos sobre el ambiente.
  • Restaurar la confianza a través de la comunicación entre todos los actores involucrados: personal de la administración pública, prestadores turísticos, turistas, comunidad receptora, etc.
  1. Inclusión social

  • Canalizar el apoyo a grupos vulnerables: los empleos en el turismo, muchas veces, representan la principal fuentes de ingresos de las comunidades locales. Por lo tanto, un apoyo específico que satisfaga sus necesidades debería permitir una recuperación más inclusiva, por ejemplo, a través del empleo formal.
  • Canalizar el apoyo a largo plazo a las pequeñas y medianas empresas: se necesitará apoyo más allá de las medidas de ayuda iniciales para que las pequeñas y medianas empresas sigan funcionando, a fin de asegurar que los destinos mantengan una oferta diversa y atractiva.
  • Aprovechar el turismo como apoyo a la comunidad: las cadenas de valor locales sólidas aportan beneficios sociales y económicos a las comunidades locales, reducen la dependencia de proveedores extranjeros y, al mismo tiempo, apoyan la circularidad de las operaciones turísticas.
  1. Conservación de la biodiversidad

  • Apoyar los esfuerzos de conservación a través del turismo: en los destinos donde los conflictos entre los seres humanos y la vida silvestre están aumentando a medida que el turismo está en suspenso, el riesgo de caza furtiva, usurpación o sobreexplotación también está aumentando, lo que amenaza directamente los mismos activos sobre los que el sector turístico debe reconstruirse.
  • Invertir en soluciones basadas en la sostenibilidad.
  1. Acción climática

  • Implementar mecanismos para identificar las emisiones de carbono a lo largo de la cadena de valor, permite elaborar estrategias para reducirlas, en post de contribuir a las metas acordadas internacionalmente.
  • Acelerar la descarbonización de las operaciones turísticas: es necesario potenciar los esfuerzos de mitigación en el turismo, incluso a través de inversiones para desarrollar opciones de transporte bajas en carbono e infraestructuras más ecológicas, lo cual es clave para la resiliencia. También se considerará una ventaja competitiva, ya que el coste de la inacción con respecto al clima será a largo plazo mayor que el de cualquier otra crisis. Las pequeñas y medianas empresas necesitarán apoyo técnico y financiero para llevar a cabo esa transición.
  • Involucrar al turismo en la eliminación del carbono, a través de la participación de los diferentes actores turísticos en la adaptación al cambio climático, a través de métodos tanto naturales como tecnológicos. Es decir, el uso de sistemas naturales para la eliminación de carbono a través de la restauración de ecosistemas, así como la inversión en tecnologías limpias (equipos con etiqueta de eficiencia energética, termotanques solares, luminarias LED, etc.) será necesario si el turismo quiere reducir las emisiones en un 50% para el 2030.
  1. Economía circular

  • Invertir en la transformación de las cadenas de valor del turismo: apoyando la integración de los procesos de la economía circular en el turismo se puede promover la innovación y la creación de nuevos modelos de negocio sostenibles. El uso eficiente de la energía y el agua son medidas fundamentales.
  • Priorizar enfoques alimentarios sostenibles para la circularidad: la alimentación representa un punto de entrada para la circularidad en las cadenas de valor del turismo a través de la adquisición sostenible (abastecimiento local y orgánico), menús sostenibles (incluyendo platos saludables), y la reducción y gestión de los residuos.
  • Cambiar hacia una circularidad de los plásticos en el turismo.
  1. Gobernanza y finanzas

  • Medir más allá del impacto económico: generar datos regulares y oportunos para apoyar la toma de decisiones hacia la sostenibilidad del turismo es crucial para que la recuperación esté en consonancia con las ambiciones en materia de eficiencia de recursos, cambio climático y la biodiversidad, así como para garantizar que las necesidades de las comunidades anfitrionas incluyendo la salud pública, estén contempladas en la gestión de los destinos.
  • Dirigir los fondos de recuperación hacia el turismo: la financiación debería tratar de equilibrar el apoyo para la supervivencia de las empresas, el mantenimiento de los puestos de trabajo y la reanudación de las operaciones turísticas con objetivos a largo plazo.
Mirá también  Otra secuela del Covid-19: la falta de oxígeno

La transición hacia un modelo turístico más sostenible y resiliente dependerá en gran medida de la colaboración y las asociaciones público-privadas. Es necesario mejorar la colaboración entre las principales partes interesadas a lo largo de la cadena de valor del turismo, así como dar prioridad a los enfoques participativos inclusivos para garantizar una aplicación eficiente de los planes de recuperación según necesidades y requerimientos de cada destino turístico.

 

Referencias bibliográficas:

Organización Mundial del Turismo (OMT) (2020). One Planet visión for a responsable recovery of the tourism sector. Disponible en: https://webunwto.s3.eu-west-1.amazonaws.com/s3fs-public/2020-06/one-planet-vision-responsible-recovery-of-the-tourism-sector.pdf

 

Karen Ivana Flensborg es Licenciada en Turismo y Becaria Doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el Centro de Estudios Sociales de América Latina (CESAL) de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN), sede Tandil. Integrante del PICT 2017-2960 “Generación distribuida en Argentina. Energías para la inclusión y la transición” (ANPCyT). Instagram: energizados.cesal – Contacto personal: [email protected]

Dejá tu comentario

Contenido Patrocinado

Contenido Patrocinado: