El principio

La empresa nace el 4 de abril. Mismo día de celebración de nuestra ciudad. Corría el año 1952 y de la mano de Magio Rossi y su señora Verónica Traversini quienes juntos a sus dos hijos Remo y Renzo provenientes de Italia llegan a la Argentina con todos los conocimientos en elaboración de helados artesanales y pastelería. También traen consigo las recetas y las maquinarias. Se instalan y dan sus primeros pasos en calle Rodríguez al 800.

Marcelo nos cuenta “hemos tratado de darle al producto una identidad de calidad, y lo hemos logrado”. Con respecto a la competencia debo decir que es muy variada ya que hay muchas ofertas, sobre todo al precio pero hay un nicho que es donde nosotros trabajamos que nos enfocamos en la producción y venta en un solo local como lo hacen las verdaderas heladerías artesanales italianas.

Un diferencial

Uno de sus distintivos fue guardar celosamente y aunque suene egoísta, las recetas heredadas por Magio Rossi y ser respetuosos de todos los pasos elaborativos y procesos para llegar a un producto realmente apreciado y que se fue consolidando en nuestra ciudad y muy respetado en muchas otras localidades.

Como proyecto, Marcelo nos cuenta “tengo en mente el desarrollo de una nueva planta de elaboración de pastelería artesanal y desarrollo de nuevos productos, la inversión en maquinarias es muy importante para el futuro que es inmediato y la globalizacion conlleva a no quedarse estancado y sumar mas tecnología a la misma pasión que nos llevo hasta este momento

Una marca reconocida en la ciudad

Hoy instalados en Rodríguez 792, tanto Marcelo como su hijo Remo Gianfranco de 19 años, nos cuentan que no se imaginan haciendo otra cosa. Tiene verdaderamente pasión por lo que hacen y mantienen la frescura del negocio a pesar que van transitando por la cuarta generación. Ellos siguen cumpliendo sus sueños y los sueños de sus abuelos y bisabuelos que ya no están. Proyectos que se pensaron hace mas de 50 años y se siguen aplicando y los que hoy tiene Marcelo se irán desarrollando a manos de las generaciones futuras.  Creciendo y sin olvidar la excelencia del producto y la atención al cliente que también generación tras generación sigue confiando en la heladería.

Dejá tu comentario
Mirá también  Lunghi y Kicillof llegaron a un acuerdo de trabajo conjunto