Porcelanato líquido 3D, un novedoso producto que pocos se animan a trabajar.

Maximiliano Dirocco es otra historia de emprendimientos en medio de la pandemia. Una decisión de cambio de vida lo impulsó a cambiar el empleo actual, salir de la zona de confort y comenzar una nueva aventura apelando a la pasión como insignia.

Emprender en lo que nos apasiona

Así fue, cuando en plena cuarentena, abrió su emprendimiento de pintura de obra, interiores y exteriores y aplicación de porcelanato líquido.

“La pintura es un trabajo que sé hacer desde muy chico” nos cuenta Maximiliano; “siempre me gustó, disfruto mucho de hacerlo. Por ello decidí que debía profundizar esa pasión y dedicarme a esto. Soy muy exigente conmigo mismo; cada obra que hago, cada pared, cada piso, cada cielorraso tiene que quedar excelente. Este trabajo me enseñó que tengo que demostrar mi personalidad en cada tarea; requiere paciencia, prolijidad, ser detallista. Cuando sos perfeccionista no hay trabajo que te pueda quedar mal” .

El combustible para comenzar un nuevo camino

“A veces por miedo, por no arriesgar, para no perder, uno decide no tomar atajos, como dice El Principito” reflexiona Dirocco; “cuando uno decide tomar caminos rectos no siempre va a llegar mas lejos”. “Esta pandemia en mi caso, por más que quiera seguir tomando caminos rectos, sabía que no iba a llegar muy lejos. Entonces me dije es ahora o nunca, toda esta situación me dió ese apoyo, me motivó a hacer algo que toda mi vida quise hacer” agrega.

 

Hoy y expectativas

“Estoy feliz de emprender esto, creo que cualquiera que quiera tener éxito tiene que pagar el costo, pero la verdad que estos primeros meses he tenido mucho trabajo, mas de lo que esperaba” señala; “esto me enseñó a no tener miedo”.

Mirá también  Lunghi: "Estamos en un momento crítico e inédito"

Al principio el servicio principal era la pintura de obra, pero luego se fueron agregando otras cosas. Lo último, la aplicación de porcelanato líquido 3D, un material que permite transformar pisos, muebles, cualquier tipo de superficie. “Podés ponerle vinilo, la imagen que vos quieras” explica el emprendedor, “es como una resina que se aplica y que cuando se endurece queda como un plastico transaparente que no se raya, incluso se puede golpear y no se quiebra. Es algo innovador, que complementa el trabajo de pintura”  concluye.

Dejá tu comentario