¿Los precios de la ropa son caros o los ingresos de la población son bajos?

precios de la ropa
Escuchar esta nota
Getting your Trinity Audio player ready...

¿Los precios de la ropa son caros o los ingresos de la población son bajos?

Nos encontramos a pocos días de celebrar Navidad y Año Nuevo, y en esta época es algo muy frecuente el hecho de comprar prendas para estrenar en dichas fiestas o, en su defecto, para regalar.

Remeras, camisas, vestidos, zapatos, zapatillas y también accesorios como, por ejemplo, carteras; son algunos de los productos más buscados.

Sin embargo, al menos en Argentina existen dos grandes inconvenientes relacionados con la industria textil. Por un lado, la escasez de talles amplios para las personas con mayor contextura física y por el otro, el incremento del valor de las prendas.

El primer caso debería estar pronto a solucionarse debido a que, en junio de este año, a través del decreto 375/2021, El Gobierno Nacional reglamentó la Ley de Talles (N° 27.521) que establece la aplicación obligatoria en todo el país del Sistema Único Normalizado de Talles de Indumentaria (SUNITI) que hace a la fabricación, confección, importación y comercialización de indumentaria.

Cabe señalar que los talles se regirán según las medidas corporales de la población argentina, surgidas de un estudio antropométrico.

Para obtener mayor información sobre esta Ley y la metodología para llevar a cabo su propósito pueden ingresar a https://www.argentina.gob.ar/noticias/el-gobierno-reglamento-la-ley-de-talles-0.

Mientras tanto, el segundo caso solamente puede explicarse y para entenderlo es necesario tener en cuenta el informe realizado por la Fundación Pro Tejer que fue publicado hace algunos días.

En dicho texto se abordan las diferentes temáticas por las cuales la industria textil ha incrementado sus valores.

Una de ellas es el récord de los precios de la materia prima a nivel mundial. Concretamente en noviembre de este año hubo un aumento interanual expresado en dólares que, por ejemplo, en la fibra de algodón fue del 59%, en la fibra de poliéster del 26%, en el rayón viscosa del 24%, en el Spandex del 84% y en el acrílico del 70%.

Mirá también  A pesar de la liberalización de los precios, el consumo de naftas y GNC en diciembre se mantuvo estable: no así el de gasoil, que cayó fuertemente

Otro factor a tener en cuenta es “el aumento del costo de los fletes internacionales: un contenedor que prepandemia costaba 2.000 mil dólares hoy podría llegar a costar unos 12.000 mil dólares (hasta un 600% más)” según palabras del informe de la Fundación.

El peso argentino también influye en esta ecuación, ya que “se devaluó un 25% en términos interanuales en noviembre”.

Por otra parte, afirman que la recuperación del consumo interno está rezagada, dado que el poder adquisitivo de la población es bajo, por lo que los precios de la ropa quedan difíciles de alcanzar.

Por lo tanto, “frente a un mercado más chico, el costo unitario por producto aumentó debido a que los costos fijos deben prorratearse entre menos unidades”.

Otras de las variables a tener en cuenta en los precios de la ropa son los costos no industriales, como lo son, el alquiler en shopping, las plataformas online, los costos financieros, costos de marketing y publicidad que generan un gran efecto multiplicador entre la puerta de fábrica y la “vidriera”.

A modo de reflexión sobre este tema que aqueja a muchos sectores de la población, plantean una incógnita: “¿Los precios de la ropa en Argentina son caros, o los ingresos de la población son bajos?”.

 

Dejá tu comentario

Donanos un cafecitoSi te gustó nuestro contenido

En Enfoque de Negocios el 80% de nuestros contenidos son originales. Somos un emprendimiento tandilense que apuesta por brindar información y análisis objetivo sobre lo que sucede en la ciudad y la región.

Si te gusta lo que hacemos, y lo valorás, podés ayudarnos con una donación a través de la aplicación Cafecito.

Donar en Cafecito

También podés escribirnos y darnos tus comentarios sobre nuestro producto a info@enfoquedenegocios.com.ar ¡La crítica nos ayuda a mejorar!