¿Qué son las Empresas de Familia?

“Empresas de Familia: trabajando con nuestros seres queridos”, fue el título de la charla online destinada al sector lácteo, que contó con la organización de la Unión de Productores de Leche Mar y Sierras y el Cluster Quesero de Tandil. La misma estuvo a cargo de Cinthia Kaplun, consultora en Empresas de Familia, trabajo que realiza desde hace dos décadas. Cintia es licenciada en Administración de Empresas con un postgrado en Comunicación y años de dedicarse a esta rama de la consultoría, centrándose fundamentalmente en la proyección de las nuevas generaciones. ENE dialogó con la especialista, quien focaliza su actividad en el acompañamiento a las familias empresarias en el proceso de convertirse en Empresas de Familia.

empresas de familia
"El sueño de todo empresario de familia no es solo generar genuina riqueza para vivir es trascender en el tiempo"

¿De qué hablamos cuándo decimos “empresas de familia”?

La opinión pública tiende a confundir empresa familiar con “pequeña y mediana empresa”, desconociendo que muchas de las grandes empresas del país son empresas familiares. Le preguntamos a Kaplun cuál es la definición de Empresas de Familia, y ella las describió como “Aquellas que aparecen como una idea de alguien que funda un negocio, y en el transcurso de los años convierte este negocio en empresa. De idea a negocio, negocio en empresa, va creciendo, creciendo, creciendo y ese fundador suele incorporar a sus hijos. Y pasa de una empresa de un socio fundador, en su segunda etapa, a una sociedad de hermanos y entra la segunda generación si les va bien, y pueden trascender en el tiempo. En la tercera viene lo que llamamos la confederación de primos, porque estos hermanos que se convierten en socios, siempre y cuando logren generar algo que llamamos affectio societatis, tienen hijos que son primos entre sí, que es cuando entra  la tercera generación. Y la empresa va creciendo o debería, es el sueño, ir creciendo a la par que crece la familia, cosa que todos podamos alimentarnos de esta empresa”.

En relación a su rol en este tipo de organizaciones, la profesional explica que “Colabora para convertir a la familia empresaria en empresa de familia. Que podamos trabajar ese fino límite que existe en las emociones y que está entre familia y empresa. Cuanto más trabajamos para emprolijar y establecer bien las pautas de la empresa menos afecta a la familia. Si trabajamos muy bien la planificación de quién puede entrar, quién quiere entrar en la nueva generación. Trabajamos el tema de cómo se va a generar, cómo va a ser el traspaso en la comunicación interna -que sea formal-, que sepamos hacia dónde vamos, que haya transparencia, habrá mejores resultados”.

Mirá también  “Las redes sociales son una gran vidriera”

Portación de apellido

“En la Argentina solo por la portación de apellido nos convertimos en socios”, indica Cintia. “Entonces es importantísimo trabajar el traspaso generacional porque aquellos que entren o no entren, trabajen o no trabajen se convertirán en socios y no siempre elijo a mi hermano por propia voluntad como socio”, añade.

Por lo tanto “Cuánto más prevea, converse, explique y planifique con la actual generación menos disyuntivas le dejo a la siguiente”.

Los guarismos que detalla la experta permiten dimensionar la importancia del sector, ya que “El 75% del PBI en el mundo es empresa de familia. Dentro de las mismas tenemos Pymes, algunas tienen un 40% cotizando en bolsa y un 60% perteneciente a una familia, además de panaderías, kioscos. Son motores importantísimos de la economía”.

Trascender en el tiempo

“El sueño de todo empresario de familia no es solo generar genuina riqueza para vivir es trascender en el tiempo”, enuncia Cintia. Por eso destaca la necesidad de preparar a las nuevas generaciones, si no es para trabajar en la empresa, para que la gestionen.

“Podemos lograr tener un equipo profesional, alguien que la dirija y nosotros como hijos gestionarla. Muchos clientes nos dicen no tengo hijos que quieran continuar. Si nosotros los preparamos para que sean parte del directorio y para que sepan hacer gestión de la empresa, continúa en el tiempo”.

Calderas de conflictos

Otro de los conceptos que la disertante desarrolló en la charla online fue el de `Calderas de conflictos`, que son “Los espacios que generan conflictos, problemas que no podemos anticipar entre generación y generación. Nosotros llamamos a la falta de comunicación: Caldera de Conflictos, a la falta de planificación estratégica: Caldera de Conflictos. Si yo traigo a mi hijo pero no le bajo información acerca de mi planificación estratégica a mediano y a largo plazo, por ejemplo, ahí hay un posible conflicto”.

Mirá también  ¿Publicidad tradicional versus publicidad moderna?

“Comunicación, planeamiento estratégico, la profesionalización, cómo nos vamos adaptando al avance tecnológico, todos estos puntos si no los trabajo derivan en falta de gobierno claro dentro de la empresa”, describe.

“La información genera tranquilidad, seguridad, satisfacción. Empezar a mostrar el camino. Cuando empiezo a ordenar, se empieza a dialogar, se develan conflictos y se elaboran, para que no afecte la rentabilidad de la empresa. Además se optimizan los tiempos”, resalta.

Protocolos a medida para Empresas de Familia

Una gran oportunidad para este tipo de empresas es armar su propio protocolo. “Haciendo el protocolo conversamos un montón de cosas que en la diaria no nos sentamos a hablar. El protocolo es el destino, cada estación, cada capítulo. Me permite dialogar, discutir, intercambiar ideas, decantar y ajustar. Suponiendo que lo heredamos de la anterior generación, se va a ir a buscar qué decían los padres, los abuelos, sobre las diferencias que generalmente tienen que ver con cosas que se pueden parametrizar: funciones, por ejemplo. Dado que el protocolo no tiene validez legal, nos ajustamos como familia, en función de los valores de la cultura familiar”, concluye.

Dejá tu comentario

Contenido Patrocinado

Contenido Patrocinado: