Economía circular: biofertilizante orgánico natural

La Fundación La Paloma-Asociación Tandilense de Equinoterapia acaba de lanzar la marca Bioequus.org, un biofertilizante orgánico y natural, producto elaborado con un residuo continuo que les permite obtener ingresos para la institución y que está basado en la economía circular. ENE dialogó con Laura y Julieta Malleville, co-fundadoras de la Fundación,  y con Mariana Galufa, médica veterinaria, integrante de la Fundación, artífices del proyecto.

economía-circular

Economía circular en Tandil

Julieta Malleville recupera el camino que les permitió llegar a este lanzamiento de una nueva unidad de negocios. “La idea de formar, de armar esta marca que es Bioequus.org, ya la teníamos en mente hace un tiempo, pero bueno a partir de esta circunstancia del mes de marzo, estábamos viendo qué se podía hacer con los residuos que tienen nuestros caballos desde la Fundación. Nosotros somos una organización civil sin fines de lucro, que es la Fundación “La Paloma” y la Asociación Tandilense de Equinoterapia, que trabajamos hace más de 18 años en todo lo que son terapias y actividades con caballos , es lo que nosotros llamamos “Sabiduría Activa” con los caballos”.

Compostaje continuo

“En el mes de marzo al cortarse todas las actividades, también se cortó la recolección de los residuos, a través de los contenedores, y bueno, ustedes tengan en cuenta que tenemos ocho caballos, los cuales están veinticuatro horas, y bueno juntamos diariamente todo lo que es el estiércol y lo acumulábamos en esos contenedores. Cuando esto se corta, teníamos que ver qué hacíamos, y bueno nosotros tenemos contacto con la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNICEN, en mi caso yo soy bióloga, en el caso de Mariana es también médica veterinaria. Nos contactamos con ellos, y con el ingeniero Roberto Rubio, que él trabaja con lo que es la reutilización de residuos, de biogás, y también lo que son compost de crías intensivas. Se acercaron desde la Facultad de Ciencias Veterinarias, de la parte de Extensión a ver qué podíamos solucionar, cuál era la problemática, viendo qué oportunidades había. Fue así que surgió esto de decir bueno “en el estiércol de nuestros caballos, eso si es oro en polvo”, así fue como nos lo dijo Roberto Rubio, y dijimos de esto hay que hacer algo productivo, importante, y con la conciencia que también estamos trabajando desde la Fundación, la importancia de que ese residuo se transformara en un producto de calidad, así que nace Bioequus, todo un proyecto en el cual también nos acompañó el Municipio de Tandil, desde la parte de Desarrollo Productivo. Se presentó el proyecto, se vieron las posibilidades, cómo armar este sistema de compostaje continuo, que tiene todo un proceso complejo, en el que hay que hacer un seguimiento, después hay una etapa de refinamiento, y obviamente toda una presentación de packaging, de armado, de venta. Ya podemos decir que está disponible un producto con el que estamos súper contentas.

Mirá también  Cristian Trevolazavala asumió en Asuntos Agropecuarios

 

Producto gourmet

Por su parte Mariana Galufa, se encarga de resaltar la modalidad de trabajo de la Fundación, que precede al surgimiento de esta nueva iniciativa, a la vez que la hace original. “Nuestros caballos, digamos este estiércol es el resultado de dos años de haber trabajado con otra conciencia. Nos hemos formado con nuestra maestra y formadora Santoshii, de Escuela Cuerpo Libre que nos está enseñando todo lo que MENAVI “Medicina Natural de la vida” y a su vez nuestros caballos por ejemplo, no se tratan con ningún tipo de medicamento, ellos comen alfalfa, no se alimentan con avena, o sea es alfalfa en forma de fardos. Digamos que la materia fecal es casi 97% de lo que come, que es lo que excreta, porque solo asimilan el 3%, entonces al tener caballos que no son tratados con ningún tipo de químicos, el resultado es este estiércol, y un producto sin metales pesados, que tiene características espectaculares en cuanto a la disponibilidad de nitrógeno, minerales, carbono, eso ya esta estudiado, se manda a analizar. De hecho ya tiene su presentación para tener la habilitación de SENASA, y poder venderse en todo el país, y más allá también, esa es la idea. Los caballos no tienen herraduras, ni embocaduras, se los trata de una manera holística, se utiliza medicina oriental, con sonidos, o sea que son animales cuya materia fecal es diferente. Para diferenciar de otros animales herbívoros, como por ejemplo la vaca que come pasto también, todo el proceso de asimilación  y demás, se hace en el estómago, pero en el caballo se hace en el tracto posterior, eso te da un estiércol diferente, con mayor cantidad de nutrientes, y beneficios para las plantas. Hay que recalcar bien que no es que utilizamos estiércol de caballo, sino que es el procedimiento que se convierte en un biofertilizante, y orgánico por todas estas características que comento. Eso hace, que cualquier tipo de planta, huerta, o lo que fuera, tenga disponibilidad de esos nutrientes de forma natural. Ahí es donde va a tener una mayor fotosíntesis, o más semillas, o más flor. Y hemos hecho ensayos con excelentes resultados, y es un producto de un refinamiento y de un trabajo con mucha conciencia, que llamamos producto “gourmet”. Porque además la cantidad que se utiliza es poca, en lo que se necesita para las macetas o la superficie a utilizar, con muy buenos resultados”.

Mirá también  Una porción de historia: Confitería “Norma”

Características

“Se puede usar para huerta, huerta orgánica, cultivo de flores, pasto, para cualquier tipo de planta y siempre es beneficioso, tiene un montón de características maravillosas como por ejemplo, que viene en forma sólida, tiene la humedad justa, no tiene olor, es fácil de envasar, de mantener, porque no tiene que estar ni refrigerado, se pone en cucharadas, y es todo de manera natural, un proceso y un procedimiento cuyo resultado es un biofertilizante la verdad, que de primera calidad”.

Finalmente Laura Malleville, sintetiza de manera simple el espíritu de esta nueva unidad de negocios de Fundación La Paloma: “Es poder entender que logramos obtener nuestros propios recursos, con lo que nos brinda la naturaleza, así que, desde que el caballo come no? Fardo de alfalfa, luego hace la actividad, luego hace sus necesidades y tenemos sus residuos, eso poder transformarlo en un producto como es nuestro biofertilizante, eso devolverlo nuevamente a la tierra, o transformarlo en un producto para que se pueda comercializar, y obtener recursos nuevamente para autosustentar esta actividad”.

Armonía con el medioambiente

“Nosotros hacemos foco en este sistema MENAVI, que nos invita todo el tiempo a estar en equilibrio. No porque haya una demanda mayor, nosotros vamos a salirnos de esa sintonía, para la demanda, sino que nosotros vamos a tener siempre una producción limitada, porque tenemos cinco u ocho caballos, que comen tanta cantidad, que tenemos tanta cantidad de bosta por mes, o sea que eso es lo que hace la diferencia con otras actividades ecuestres que tienen una cría intensiva. A la vez la cría intensiva, trae también mucha cantidad de medicamentos, los medicamentos traen metales pesados, y todo eso si lo vamos a utilizar para realizar nuestro biofertilizante, lo va a devolver a la plantas, o a las huertas, o a lo que comamos, entonces es importante comprender realmente de qué se trata un producto orgánico, y esto de la economía circular”.

Para adquirir Bioequus Biofertilizante orgánico natural, los interesados se pueden contactar con La Fundación: WhatsApp: 0054 249 4469579 Mail: [email protected] Instagram: bioequus_org Web: www.lapaloma-ate.org

Dejá tu comentario

Contenido Patrocinado

Contenido Patrocinado: