Después de estar mucho tiempo fuera de Tandil, Sebastián Aristegui volvió a la ciudad y al pasar por el local de la calle Yrigoyen, soñó con tener allí su negocio alguna vez.

Se contactó con otros jóvenes que estaban emprendiendo un local de gastronomía y formaron Yrigoyen Cocktails Bar.

La calle Yrigoyen es bohemia” señala Aristegui; “siempre me gustó“. “Nos diferenciamos en atender nosotros el local, somos tres socios que lo atendemos; y eso da otra atención” explica, a lo que agrega que “la propuesta es distinta porque, hoy por hoy, en Tandil no había un bar de cocktelería“.

El original emprendimiento ofrece tragos de autor, tragos clásicos y tragos famosos de otros barmans. Además, el cliente tiene la oportunidad de ver cómo se prepara el trago en vivo.

Yrigoyen Cocktails Bar no sólo ofrece tragos, sino también comidas a mediodía y en la cena.

La gastronomía del Yrigoyen es la excusa para convocar a los que querés a pasar un buen momento y tomar un buen trago” invita Jorge Terille.

Almuerzos para empresas, peñas entre amigos, cenas familiares; la oferta de comidas es completa. “La sensación de la gente es que cuando estas en el Yrigoyen no estás en Tandil” señala.

La puesta y decoración del local muestra el color y trabajo artesanal de sus tres dueños.

Conocemos en este emprendiendo la historia de un lugar que no podés dejar de conocer.

Dejá tu comentario
Mirá también  "Crónicas de Mujeres Emprendedoras" – Daniela Ordenes Miro