Gastón Morando y Matías Tringler, presidente y vicepresidente del Sistema Integrado de Salud Pública del Municipio de Tandil, brindaron una entrevista a Enfoque de Negocios donde comunicaron detalles acerca del estado actual de la pandemia en la ciudad y los preparativos que se están llevando a cabo para contrarrestarla.

Escenario actual y medidas tomadas

Hasta hoy, en nuestro municipio hemos tenido dos casos de coronavirus confirmados: uno está recuperado y el otro está en buenas condiciones. “La capacidad de la ciudad para hacer frente a esta situación es buena en general, y lo era desde antes de la pandemia” menciona Morando. El Sistema Integrado de Salud Pública de Tandil incluye el Hospital Ramón Santamarina, el Rodríguez Larreta de María Ignacia y el Hospital de Niños Blanco Villegas; esos tres centros de salud articulados garantizan poder albergar una gran cantidad de eventuales internaciones. Además, “está el centro de Salud Mental y hay iglesias e instituciones que nos han ofrecido espacios para contener gente” agrega.

En cuanto a capacidad para trabajar con casos críticos, “antes de la pandemia teníamos cinco camas en la terapia intensiva de la Clínica Chacabuco, seis en el Sanatorio Tandil y siete en el Hospital Ramón Santamarina. Es decir, con eso se cubría el escenario intermedio, pero no obstante en el hospital ampliamos las camas de terapia, las llevamos a veinte incorporando trece nuevas. Estas las ganamos transformando el sector de cardiología del hospital en ocho camas de cuidados críticos, agregamos una en la sala de terapia y cuatro en el sector de guardia. Cada cama no sólo cuenta con su respirador sino también con su bomba y sus monitores paramétricos” dice Tringler.

“En cuanto a los respiradores, es algo que nos da un poco de orgullo, porque los 20 (N. de la R.: en la ciudad en total hay 30 respiradores)  que están hoy en el Santamarina los teníamos de antes de la pandemia, sólo tuvimos que reasignarlos a cardiología. Eso nos evitó tener que salir a comprar ahora como le pasó a otros municipios, ahora que los precios han subido tanto por ejemplo o que no se consiguen fácilmente” menciona Morando. Salud es desde hace tiempo la prioridad uno para el municipio, llegando a ser el destinatario del 34% del presupuesto consolidado total.

En el orden del personal, Tringler explica que “el 1 de marzo creamos un comité multidisciplinario de seguimiento de esta contingencia que agrupa más de 15 profesionales: infectólogos, médicos, referentes de estadísticas, un equipo nos permite ir creando y definiendo normas que publicamos en el sitio del SISP, desde quiénes tienen que capacitarse, como, instrucciones en el manejo de equipos; todas las decisiones relacionadas a contingencia COVID se toman en consenso en ese comité”.

Mirá también  “Casi sin advertirlo se hizo la hora del taller de teatro”

Entre los preparativos, también se reasignó la neonatología y maternidad a la Clínica Chacabuco, para evitar la circulación de personas sanas como los bebés o las madres en lugares expuestos a Covid. “Estamos capacitando al personal con reuniones semanales; hemos reorganizado la circulación del Ramón Santamarina en un sector rojo donde se va a trabajar con pacientes con COVID y un sector verde donde se trabajarán las otras enfermedades, entre varias otras medidas organizativas y logísticas” menciona Matías.

Estrategia

El plan es en principio nuclear en el Santamarina y luego llegado el caso utilizar las otras instituciones. “Nosotros damos parte dos veces por día a la provincia acerca del estado de situación, esto es más que nada para la planificación desde Provincia, que puede llegado el caso enviarnos pacientes. Según las estimaciones de Provincia, deberíamos tener un escenario de concurrencia de 18 casos críticos por localidad; esto es un promedio entre los 135 municipios. Por eso decimos que este escenario para nosotros tiene un dejo de pesimismo, porque incluye el conurbano que tiene más peso específico; hoy en el conurbano hay 100 casos detectados por día. Provincia estima que tiene que tener disponibles 1800 camas; Tandil debería tener 18; estamos en la ciudad alrededor de las 30, eso es positivo” dice Morando.

En cuanto a la detección de los casos, hay un protocolo nacional que indica cómo debe ser trabajado. “Nos encantaría hacer testeos masivos como en otros países, para identificar al paciente asintomático” dice Tringler, “pero los test son un recurso finito y debemos adaptarnos al protocolo nacional”. Este consiste en enviar a testeo cuando se encuadra en la definición de caso, que hoy son las siguientes:

. Cuando se presentan los síntomas y se cumple con haber estado los últimos 14 días en algún área determinada como de circulación comunitaria: zonas del conurbano, CABA, Ushuaia, Chaco, Santa Fe, Córdoba.

. Tener síntomas y estar o haber estado en contacto estrecho con un paciente confirmado,

. En caso de padecer neumonía grave. En este caso también se valida la causa para confirmar o descartar coronavirus.

Perspectivas

Sin embargo, “no sabemos bien a qué nos enfrentamos”.  Gastón comenta que “da la sensación de que nadie sabe cuándo viene el pico. No tenemos claro a qué nos enfrentamos, si vamos a enfrentarnos con una curva aplanada o si va a venir un pico, y si es así cuando va a ocurrir”. Matías agrega que “cuando Gastón fue hace un mes a la reunión en provincia, vino con la información de que en 15 días llegaría el pico, así que trabajamos contrarreloj, con una presión enorme, y por suerte pasaron esos diez días y no se dio, tal vez por la cuarentena, pero no se dio”. “Da la sensación charlando con los expertos del comité es que lo que ellos prevén en la ciudad, es que más que un pico vamos a vivir como un goteo largo, para que uno lo entienda, como que vamos a tener que tener paciencia para vivir con esta situación muchos meses, pero no parece tengamos un pico que nos desborde. Eso sería un escenario optimista, aunque nosotros estamos preparados para lo peor” agrega Morando.

Mirá también  Lunghi: "Estamos en un momento crítico e inédito"

En las perspectivas, “los propios infectólogos no tienen claro donde estamos parados porque es un virus nuevo, y porque depende en gran medida del comportamiento de la sociedad de las normas de prevención; si hay acatamiento de la sociedad en cuanto a las medidas adoptadas de distanciamiento social y cumplir las recomendaciones de higiene, eso hace posible que nos mantengamos en un escenario como el actual. De lo contrario, si no cumplimos esas cuestiones, no sabemos dónde nos llevará, sería un escenario distinto de pura incertidumbre” agrega Morando.

Trabajo conjunto

EL SISP presentó junto con un UNICEN una aplicación de autodiagnóstico que se conecta directamente con un centro de monitoreo de casos propio. La Facultad de Veterinaria está en proceso administrativo para poder realizar tests de detección; otras instituciones como la Cruz Roja, el grupo de Damas del Hospital Ramón Santamarina, Instituto AMEMT e Instituto 75, Colegio de Veterinarios, entre muchos otros particulares, y ONGs, han colaborado y lo hacen con el sistema.

Hay una cuenta bancaria para aquellos que quieran donar dinero y se recibe también trabajo voluntario para realizar desinfección en la ciudad.

De todas maneras, insiste Morando, la mejor forma de contribuir al sistema de salud como ciudadanos es respetando las medidas de aislamiento social e higiene, quedándonos en casa y evitando circular innecesariamente.

Dejá tu comentario