La devaluación y el estancamiento de la economía afectaron el consumo de bienes no esenciales como juguetes o artículos de decoración para recién nacidos. ENE charló con los dueños de dos locales céntricos dedicados a los niños para conocer el impacto la realidad de la situación actual: Pido Gancho y Kids House.

Mientras en agosto se conoció que, a la par del resto de los rubros, las ventas minoristas por el Día del Niño en los comercios Pymes finalizaron con una caída de 3,3% frente a la misma fecha del año pasado, a principios de este mes se difundió el dato sobre las ventas minoristas de los comercios Pymes durante agosto: cayeron un 8% y acumulan, así, una baja anual de 3,7 % en los primeros ocho meses del 2018. Los datos pertenecen a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y reflejan la situación nacional de Argentina. Para conocer el impacto de la devaluación y la crisis económica en Tandil, ENE charló con los dueños de dos locales céntricos dedicados a los niños, Pido Gancho y Kids House.

 

Una de cal y una de arena.

Rodeada de colores pasteles y diseños para los más chicos, Yanina, la dueña de Kids House, contó que dentro de la oferta del negocio se encuentra todo lo que es “bolsos maternales, mochilas, los primeros ajuares -que llegan hasta los seis meses-, todo lo que es bautismo, ropa y, descontando los muebles, todo lo relacionado al armado de la habitación del bebé: blanquería y decoración”. Hace dos años que el negocio abrió sus puertas en la ciudad y uno que se encuentra en uno de los puntos más rentables para el rubro: en pleno centro, sobre la calle Sarmiento, justo frente al Sanatorio Tandil. “El cambio de la dirección de ubicación del local nos impactó muchísimo. Cuando todos sufrieron crisis nosotros no. ¿Por qué? por el cambio de ubicación. Es como que nos hicimos conocidos y gustó mucho el local”, explica Yanina.

Sobre la repercusión del contexto económico en las ventas, Yanina dio datos concretos: en el mismo momento en el que se disparó el dólar, bajaron las ventas un 50%. ¿Por qué? “Porque este es un rubro que te permite esperar”, explicó. “Una mamá embarazada que está por comprar un ajuar, un set nursery o decoración para la habitación no tiene apuro. ¿Qué hace entonces? Espera 15 o 20 días que las cosas se acomoden y vuelven el mes siguiente. Yo lo noto porque conocemos a nuestros clientes y vuelven. Entonces sí afectó a la caja en un 50 % pero por una cuestión de que tienen tiempo. Luego de que el dólar se disparó hubo un quiebre de 15 días que de a poco comenzó a levantar”.

Mirá también  Lunghi: "Estamos en un momento crítico e inédito"

En relación al impacto de la llegada del dólar a 40 pesos, Yanina reconoció que cuenta con productos de industria nacional y productos importados y que tuvo que tomar una determinación respecto de estos últimos. “Por decisión propia, como comerciante, lo que decidí en relación a la mercadería importada fue no reponerla. La remarcamos, porque aumentó mucho, pero no la vamos a reponer”. ¿Cómo la van a reemplazar? “Haremos hincapié en un producto similar nacional. Buscaremos alternativas. Esa fue nuestra decisión como comerciantes”. Sobre las preferencias de los clientes, Yanina notó que frente a la fuerte suba del dólar empezó a vender más todo lo que es regalería. “Lo que se necesita sí o sí porque acaba de nacer un bebe y hay que llevarle el regalo. El cliente, resignado al aumento, pagó los nuevos precios. Frente a los aumentos de un 20 por ciento no hubo quejas. Se entendió que estaba bien. La gente sigue comprando”.

 

Criterio precio-calidad.

Pido Gancho hace más de ocho años que está en el rubro juguetería y hoy cuenta con tres sucursales en Tandil, una de ellas en el centro. Juan Pablo, su dueño, explicó que durante los últimos meses las ventas se tranquilizaron y que a partir de abril se comenzó a notar un menor movimiento en comparación a años anteriores. Sobre el aumento de los precios estos últimos seis meses, resaltó el hecho de que gran parte de la mercadería que comercializan es importada. “Si bien no todos los productos aumentaron de la misma manera, si tenemos en cuenta el último aumento que se dio en estos días -que fue el más fuerte de los últimos tiempos-, el promedio de la suba de los precios de los productos debe rondar el 50%. Hay que tener en cuenta que en nuestro caso, la gran mayoría de los productos que comercializamos son importados”.

¿Cambiaron las preferencias de los clientes en relación a la compra? Según Juan Pablo, apareció con más fuerza el criterio de compra. “La realidad que la preferencia de los chicos al momento de pedir un juguete no cambia, pero obviamente la gente que regala o compra está más criteriosa al momento de elegir el producto. De alguna manera intenta buscar una relación coherente entre precio y producto”. Sobre el uso de ofertas o el pago en cuotas sin interés como estrategias para hacer la compra más accesible, Juan Pablo contó que la gran maypría de los clientes, en fechas especiales, esperan las promociones “que en general son variadas y con buenos beneficios para aprovechar. En los días de promociones es donde se ve la mayor cantidad de movimiento, y eso cada vez es más marcado”. En este sentido, Pido Gancho siempre intenta brindar la mayor cantidad de beneficios a sus clientes para poder ayudar a concretar las ventas. “No hemos incorporado en este momento, nada novedoso que no hayamos venido brindando en el último tiempo. Pero tampoco hemos sacado los beneficios -que en casi todos los casos son muy costosos para nosotros-, para poder acompañar de alguna manera a nuestros clientes, y obviamente a que no se caigan las ventas”, completó el comerciante.

Mirá también  Lunghi y Kicillof llegaron a un acuerdo de trabajo conjunto

 

Costumbres y expectativas.

 

Uno de los aspectos del consumo que se modificó a partir de la crisis fue la preferencia en la forma de pago. Y el rubro infantil no fue la excepción. Según contó Yanina, a diferencia del año pasado el cliente prefiere pagar con tarjeta de crédito. “Yo por ejemplo tengo Primicia y Elevar en seis cuotas y prefieren utilizar este beneficio. O pagar con débito si es lo mismo que el efectivo”. Juan Pablo coincidió y dio un ejemplo: “Este último Día del Niño se vio un mayor uso de las tarjetas de Crédito y Débito producto de que la gran mayoría de las ventas se realizaron con promociones bancarias. En consecuencia se incrementó, respecto a otros años, el uso de las tarjetas. En cuanto a las cuotas, en general los clientes utilizan las que haya sin interés en la promoción, o las que pueden hacer sin interés”.

En relación a las expectativas para el próximo año, Yanina es optimista. De mi parte tengo la mejor expectativa porque los bebés siguen naciendo y yo soy una privilegiada en el rubro porque estamos en pleno crecimiento con el local. Pero si tengo que ser honesta, va a estar un poco más difícil el año que viene. Todo aumentó, pero trato de ser consiente y no trasladar todo a precios. No remarco de más. Por eso también va bien”. Para Juan Pablo, 2019 va a ser un año “sin grandes cambios”. “Intentaremos realizar los esfuerzos necesarios para mantener el nivel de ventas que venimos teniendo“, concluyó.

Dejá tu comentario