Enfoque estuvo con Luis Pepo Ibarra, creador de uno de los torneos de fútbol sintético más reconocidos del país. Un emprendedor que no deja de crecer y que mantiene las mismas ganas que el primer día.

Estudió periodismo Deportivo en Buenos Aires. Se desencantó; no con la profesión, sino con el contexto que genera el ambiente del fútbol en general: dirigentes, empresarios, periodismo, representantes, un caldo de cultivo para la corrupción. Así y todo con una fuerte vocación de estar siempre cerca del deporte y teniendo el convencimiento que se podría abrirse un camino nuevo e impensado por aquellos años, sumado a que estando en Buenos Aires jugaba al fútbol en un torneo amateur en Pilar y su curiosidad hizo que empezara a ver cómo se podría organizar un torneo que sea superador.

Llegado a Tandil y casi sin perder tiempo comenzó a plasmar su idea. Arrancó con “Cosa de Serranos” que es un portal de noticias locales y generó dentro de la misma web una sección de un torneo de fútbol con coberturas periodísticas y comenzó organizando y difundiendo lo que pasaba en el torneo.

Es así que en el año 2011 y con solo 12 equipos y un año de trabajo sin dejarle ningún tipo de ganancia más que el resultado de un torneo con gran proyección y mucho por explotar decidió seguir. Tal vez, sin darse cuenta, fue el verdadero detonante del éxito de hoy ya que muchos hubiesen dejado todo al no ver ingresos.

Año a año se fue perfeccionando: él y su producto. Decidió rodearse de otras personas. Empezó a mejorarlo, pulirlos, con el objeto de generar otro ambiente. Conoció personas nuevas, diferentes, que tuvieran ganas de aprender e incorporó modificaciones y anexó reglamentos nuevos, acompañado de mejores árbitros haciendo hincapié en la parte disciplinaria. Ese es un aspecto trascendental que termina invitando a los jugadores a participar en una competición donde realmente el fair play este por encima de todo. Bajando el nivel de conflictividad de partidos, sumándose hinchadas y familiares a seguir a sus equipos siempre con respeto.

Mirá también  MD Pinturas: reinventarse y emprender

“Literalmente era un hobby. Yo vivía de otra cosa, pero al ver la respuesta del publico sentí que era el camino correcto. Disfrutaba mucho hacerlo y la gente empezaba a disfrutar del torneo”. Nunca pensó que le iba ir tan bien y hoy es su leitmotive: “Me levanto y me acuesto todos los días pensando en los torneos y como mejorarlos”.

“Hoy siento que estoy viviendo en un cumpleaños” comenta con entusiasmo. Es que el torneo traspasó la fronteras de la ciudad. Ya hace unos años la Copa Cosa de Serranos se juega en Ayacucho, Rauch y Tandil y hay dos ciudades mas que se están capacitando. Ahora decidió emprender el desafió de convertirse en asesor, puesto que es considerado referente en el tema y recibe muchas consultas de otras ciudades. Encontró esta nuevo perfil de su propio emprendimiento que le facilita volcar su basta experiencia, fundando la marca Copa Nacional de Campeones que engloba todos los torneos que participan.

Es decir, no solo los tres de el sino de todas las ciudades participantes. Hoy por hoy tienen presencia en 20 ciudades de la Provincia de Buenos Aires y además están en 3 provincias más: Corrientes, Chaco y Sanfa Fe y esta cerca de cerrar 2 Provincias que por “cabala” prefiere no nombrarlas aun. Bajo esta nueva unidad de negocios se organizan regionales en las Provincia de Buenos Aires, Provinciales en las otras 3 provincias y un Nacional que se disputa en nuestra ciudad. Este Nacional genero tanta curiosidad que vinieron organizadores desde Montevideo a ver bien como es la movida y se abrieron puertas a organizar el primer nacional de Uruguay en Montevideo clasificatorio al próximo Nacional de Tandil.

Mirá también  Kulture: crecer en medio de la pandemia

Hoy su apuesta es la Copa Nacional de Campeones con personas en prensa, audiovisual, administrativas, veedores, jefe de árbitros, jefe de seguridad, y representantes provinciales. Es un equipo que le llevó años ensamblar priorizando la parte humana: “hoy lo que más me llena de orgullo es que todas las personas que me están acompañando, tanto en la copa como los otros organizadores son buena personas. La vida no es tan larga como uno quisiera y la mejor manera de ganarle al tiempo es disfrutando lo que uno hace día a día con buenas personas”.

Dejá tu comentario