Si te dijeran que tenes un minuto para contar tu proyecto y concertar una reunión con alguien importante, ¿se puede hacer en tan poco tiempo? Enfoque estuvo con Natalia Paries, Licenciada en Administración con orientación en RRHH – Coach ontológico – Consultor.

Al contar con un tiempo tan limitado, es importante tener en cuenta que la “propuesta” debe lograr llamar la atención; con esto me refiero a que el foco no solo debe estar en obtener la atención, sino también en conservarla. El modo en que una persona logra transmitir el mensaje a veces resulta tan importante como la información que brinda. Hay que tener en cuenta el lenguaje utilizado. Qué es lo que se quiere decir y de qué manera, ya que utilizar las palabras correctas, en el momento correcto, ayudaran a generar credibilidad, y esto debe ser congruente con el lenguaje corporal y el tono de las mismas para despertar en el receptor cierta implicación emocional.

En el discurso se deben resaltar diferentes pasos o tópicos necesarios para concretarlo en el poco tiempo que tenemos.

  • Comenzar con una afirmación sorprendente o Pregunta para captar la atención
  • Contar quién eres y qué haces
  • ¿Qué problemas o necesidades cubres?
  • ¿Qué soluciones aportas?
  • ¿Por qué tu proyecto es el idóneo o eres la persona adecuada para llevarlo a cabo?
  • Invitar a la acción para concretar una reunión.

El Coach puede acompañarte en la diferentes modalidades de Pitch ya sea presencial, ante un jurado, ante una persona de interés o en modalidad de video pitch que es  grabado para su futura evaluación. Cualquiera fuera el proceso te ayuda a redescubrir tus competencias, habilidades, logros, apoyarte en la definición de tu objetivo con claridad, definir qué es lo que buscas realmente, localizar las oportunidades para conseguirlo, y seguir un plan de acción para transformar dichas oportunidades en proyectos profesionales reales.

Mirá también  Todos los detalles del innovador edificio que Globant construirá en Tandil

La ventaja de grabar un video pitch resulta ser un ejercicio práctico para convertirse uno mismo en observador y evaluar los aspectos inconscientes, como la incongruencia entre gestos y palabras, las apreciaciones subjetivas sobre el cargo las expectativas intrínsecas personales y profesionales, etc. Cuando la entrevista resulta ser presencial la posibilidad de acomodar ciertos puntos no existe, pero utilizarla resulta ser de gran valor a la hora practicar y afianzar la comunicación para las distintas opciones de entrevistas.

En el mundo laboral, siempre estamos rodeados de personas que compiten por el puesto que deseamos, quizás nos ayude pensar en cómo podemos diferenciarnos de manera original, y dedicarle tiempo a reflexionar sobre esta cuestión para concretar la idea.

Dejá tu comentario