La formación virtual contó con la participación de emprendedoras tandilenses

El Programa implementado por ONU Mujeres, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Unión Europea, realizó el cierre de la Formación Virtual para Empresarias y Emprendedoras de América Latina y el Caribe con la participación de 282 asistentes de toda la región. Diversas empresarias y emprendedoras de nuestra ciudad formaron parte de la iniciativa. ENE dialogó con Irene de Los Santos, coordinadora de una empresa de internación domiciliaria, quien se mostró sumamente satisfecha por la experiencia.

Negocios & perspectiva de género

El curso abordó conceptos generales sobre igualdad y empoderamiento económico que enfatizan en herramientas para impulsar un negocio: cálculo financiero, gestión de redes profesionales, violencia de género económica, gestión de cadena de adquisiciones con perspectiva de género o iniciarse en exportaciones.

Bárbara Roces, responsable de la gestión del Programa Ganar-Ganar desde la Unión Europea, sostuvo que “Las empresarias están en un momento difícil, ya que muchas pertenecen al segmento de las PYMES, las más afectadas por la situación actual. Ante esta dificultad las mujeres se unen, tejen redes y se apoyan entre ellas. Esta actividad es un ejemplo de esta colaboración a nivel regional y espero que lo alentemos más. También es un ejemplo de la colaboración entre la UE y Naciones Unidas.”

“El liderazgo femenino se caracteriza, no solo por generar impacto económico, sino por el sentido de lo colectivo, lo social y lo ambiental. Las mejores prácticas empresariales han de estar alineadas con los ODS para ser un motor de cambio”, agregó Magdalena Pereira, una de las docentes.

La mirada local

Por su parte, Irene de Los Santos, integrante de la Asociación Mujeres Empresarias y Profesionales (AMEP) resaltó: “La verdad que fue una oportunidad muy importante en plena pandemia haber podido acceder a esta formación tan importante para nosotras las mujeres, que trabajamos y que tratamos todos los días de ser mejores no solamente para nosotras y nuestro equipo de trabajo sino para la sociedad misma. Me dio la oportunidad de reinventarme, la famosa palabra resiliencia, que es como reinventarnos en base a lo que nos está pasando, la posibilidad de comunicarnos y tener más herramientas para poder abordar y llegar al otro de una manera diferente, la posibilidad de poder encontrarte con redes de otras mujeres que hacen lo mismo, o algo parecido o algo totalmente diferente pero que sin embargo a la hora de trabajar y pelearla todos los días estamos en la misma línea. Y sobre todas las cosas poder ver lo importante que es que una mujer sea parte de un equipo de trabajo, de una empresa, de un emprendimiento, de una familia, de una sociedad en sí, cómo le damos una visión totalmente diferente a la empresa, al emprendimiento, al proyecto, por esto de que somos más empáticas, más sensibles, de que por ahí llegamos o tenemos otro abordaje y eso hace que le demos como un bonus track a todo lo que hacemos.”

Mirá también  Branding: “El alma de la marca”

Finalmente acotó: “Desde mi proyecto que es Internación Domiciliaria para mi es re importante, todos los días es un desafío, hoy más que nunca lo que es salud, y tratar de empoderar a todas mis enfermeras, mis kinesiólogas, médicas, fonoaudiólogas, todo el equipo, la gran mayoría somos mujeres, tengo hombres también obviamente, orgullosa de todas ellas, e intentando ser un poco mejores todos los días, para mejorar la internación y dar lo mejor a la población, la verdad que fue una hermosa formación.”

 

Dejá tu comentario