Emprender en tecnología requiere constancia y creatividad.
Prendete, un evento que promueve la creatividad y la innovación.

En la era digital que estamos viviendo, la tecnología se presenta como tierra de oportunidades para negocios y emprendimientos. Pero requiere estar actualizado y tener resiliencia a las adversidades.

El momento de la innovación

La tecnología avanza y permite emprender en un mundo a escala global, que parece no poner límites a las ideas ingeniosas. Los proyectos que se destacan suelen reunir condiciones similares: ideas creativas e innovadoras, diseño de calidad, formato accesible adaptado a las nuevas herramientas digitales y visión global. Finalmente el deseo y la pasión son los motores que conducen, en primer lugar, a la constancia y determinación y en consecuencia al éxito.

La Argentina encabeza la lista de países latinoamericanos con startups tecnológicas que se convirtieron en empresas exitosas. Mercado Libre, Globant, OLX y Despegar son los ejemplos más reconocidos en el ámbito de negocios vinculados al tráfico web y a Internet en general. Sin embargo, estos gigantes que hoy extienden su huella en los mercados internacionales atravesaron su etapa temprana como startups: proyectos emergentes.

Cambiar la visión

En la mayoría de los casos, elegir el camino de la innovación funciona como una ventaja que añade diferenciación a una idea de negocio creativa. A su vez, la escalabilidad que pueda tener una empresa que recién arranca depende de la capacidad que tenga para distribuir el producto o servicio de manera exponencial y esto se logra a partir de integrar la tecnología adecuada. Esta característica es fundamental ya que permite pensar en un crecimiento potencial en el medio y largo plazo en vista de alcanzar, a través de la tecnología, un número mayor de usuarios y clientes.

A pesar de los grandes beneficios que acerca la tecnología, cualquier emprendedor que se proponga tener éxito necesitará herramientas personales vinculadas a la perseverancia, la resilencia y la pasión por lo que hace. “Los comienzos no son fáciles y el contexto hace que se haga difícil” asegura Ezequiel Calcarami, Presidente de la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA).

Mirá también  Navimetal: Un emprendimiento tandilense que llega a todo el país

El contexto

Una de las dificultades a la hora de comenzar un proyecto se relaciona con la carga impositiva que tienen que afrontar los emprendedores locales. Por otro lado, el hecho de que muchos de ellos conservan sus puestos de trabajo genera una acumulación de responsabilidades a medida que la startup empieza a crecer. Aún así, la clave radica en la motivación con la que cada emprendedor encare su propio proyecto y por supuesto, en la capacidad que tenga para encontrar en el entorno una oportunidad.

Dejá tu comentario