FES3 nació como un emprendimiento individual y hoy es uno de los centros de entrenamiento mas completos de la ciudad. Además, cuenta con una filosofía muy particular que lo destaca del resto. En breve estarán abriendo una nueva sucursal por causa de la exitosa primera etapa del proyecto.

Durante el tiempo que Claudio Montero trabajo en pilates, empezó a notar que los pacientes obtenían una evolución mucho más favorable y transferible a su vida por medio del entrenamiento funcional. Su relación con este método de entrenamiento ya venía desde hace un tiempo, pero no había tenido oportunidad de plasmar las capacitaciones tomadas en este aspecto y la convicción de que era la mejor manera de trabajar la salud física.

En 2012, cuando comenzó con los primeros pacientes de funcional, en Tandil casi no se realizaba. Había experiencias en Buenos Aires y Mar del Plata, lugares que visitó para profundizar sus conocimientos, una vez que se decidió a potenciar esta innovadora idea en el campo del entrenamiento físico local.

Así fue como nació FES3 -Funcionalidad, Estabilidad y Salud en los tres planos de movimiento del cuerpo humano- (“me llevó mucho tiempo encontrarle un nombre” asegura); primero con él yendo y viniendo de diferentes centros de salud, pero ya hoy convertido en un completo centro de entrenamiento ubicado en la calle Chacabuco 1655 con más de 300 asistentes. “Este lugar es fantástico, tiene una especie de magia que hace que te sientas bien, realmente es un espacio muy abierto y, que es de todos. Debe ser ese poder inclusivo el que le da lugar a tan lindas energías” nos cuenta.

FES3 es un centro de entrenamiento distinto; no sólo por el método que se usa (que, si bien se ha popularizado más del 2012 a la fecha, sigue siendo minoría), sino por el espíritu detrás del emprendimiento. “Nos proponemos aportar nuestro granito de arena desde nos toca para romper con ciertas estructuras que sin darnos cuenta nos van llevando por un camino que quizás no sea el que buscamos, como vemos y hacemos a Fes3 es como nos gustaría que sea el mundo” explica Montero con entusiasmo; realmente, detrás del liderazgo de FES3, se percibe que la concepción del proyecto es distinta a la regla en este tipo de emprendimientos.

Acá a quiénes vienen los llamamos familia” explica; “muchos cuando salen de viaje nos mandan fotos del lugar en el que están o nos traen un recuerdito”. Este detalle grafica la relación de cuidado y atención a los detalles que tienen en FES3 para con quienes los eligen y viceversa.

De por sí, el entrenamiento funcional está en los detalles. La característica principal de este entrenamiento es la transferencia: Cuando uno va a FES3 obtiene una atención personalizada, ya que como lo dice su nombre, este entrenamiento se adapta a las funciones de cada persona, teniendo en cuenta que cada persona es una y lo que necesita es en lo que más énfasis se hace durante el proceso de entrenamiento. Para que sea funcional el ejercicio luego debe ser transferible a la vida diaria; por ello es tan útil para un deportista de élite como para una ama de casa, un oficinista o una embarazada.

Intentamos también romper con ciertas creencias por falta o mala información, le hacemos saber a la gente que el entrenamiento es un proceso y también este tiene que ser funcional, es decir, que debe mantener ciertas características que se mantienen en base a la planificación de los diferentes circuitos para aplicar los estímulos de manera equilibrada dándole lugar al organismo para recuperarse y volver a estructurarse superando los niveles anteriores. Concientizamos acerca de la flexibilidad, una capacidad condicional que DEBE ser entrenada para poder darle al cuerpo un estado de armonía”. Algo que marca el gran compromiso de este equipo de trabajo.

En FES3, además de una atención súper personalizada, cuentan con Agustina Bortolotti (Lic. en Nutrición); se esfuerzan por generar espíritu de grupo: realizan cenas de fin de año, actividades temáticas y hasta una copa de fútbol mixta anual.

La labor de los profesionales (Claudio Montero, Juan Manuel Flores, Enzo Martinez, Agustín Rolando, Facundo Garcia, Sergio Gandolfo, Silvina Montero, Andrés López, Débora Vulcano Resta y Agustina Bortolotti) y a su vez en conjunto con un gran equipo de trabajo permite que este gran proyecto, pasito a pasito, vaya acercándose cada vez más a su objetivo.

Dejá tu comentario