Meninas Nails, un emprendimiento que combina servicio de belleza de uñas y formación en oficio

Emprendimiento distinguido en el certamen “Nosotras Hacemos”

Aylén Alperte y Andrea Battista se cruzaban en distintos espacios. Compartían la pasión por el arte aplicado a las uñas, una misma necesidad de conectarse con la belleza a través de su quehacer cotidiano. Además tuvieron la habilidad de descubrir un nicho poco explorado en Tandil, la enseñanza del oficio, lo que ya ha posibilitado que diversas mujeres a lo largo de este inédito 2020 estén trabajando.

Participaron en el certamen municipal Nosotras Hacemos, experiencia piloto que esperemos se consolide en la agenda de políticas públicas, y obtuvieron una distinción. ENE dialogó con ambas para conocer más acerca de la iniciativa.

Aylén y Andrea nos reciben en su local luminoso, en el que todo luce impecable. La estética no sólo se limita a la tarea común que han elegido, también aplica a todo el lugar en el que predominan la calidez y el color, con un toque bien juvenil.

Orígenes del emprendimiento

Andrea describe el recorrido que las condujo al emprendedurismo: “Meninas Nails nace con el deseo de transmitir a otros nuestra pasión. Hace ya varios años que elegimos con Aylu el oficio de manicuras. Compartimos distintos espacios de trabajo juntas, y en un viaje de capacitación que realizamos a Buenos Aires, a mediados del 2019, comenzamos a gestar la idea de sumar a nuestra actividad, la enseñanza del oficio a otras mujeres. Notábamos que había un interés creciente en la ciudad por el cuidado de las uñas, y no existía un espacio especialmente creado para aprender el arte de esculpir y realizar diseños en las uñas.”

Adaptación al contexto de pandemia

En relación a la situación actual Aylén resalta: “Pusimos manos a la obra a nuestro proyecto sin saber que nos sorprendería la pandemia. Sin embargo, esta dificultad no nos hizo bajar los brazos, fue para nosotras un tiempo provechoso para generar contenido de nuestros talleres, ideas nuevas, brindar cursos online, y sobre todo, reafirmar que cuando estuviéramos habilitadas, era este el camino que estábamos ansiosas por andar.”

“A decir verdad, la pandemia no modificó demasiado nuestra forma de trabajo. Estamos acostumbradas a trabajar con un protocolo, el cual ya incluía atención por turnos, el uso de barbijo, guantes descartables, alcohol en nuestras mesas de trabajo, y el esterilizador, en el cual colocamos todas nuestras herramientas de trabajo entre turno y turno. Lo que hemos incorporado como medida adicional es una mampara de acrílico en nuestra mesa de trabajo, a fin de extremar la seguridad de la clienta y la nuestra. En cuanto a los talleres, los brindamos en forma personalizada y no grupal, hasta que podamos volver a la normalidad.”

Distinción del Nosotras Hacemos

Finalmente Andrea expresa la gratitud de ambas, vinculada al estímulo que recibieron en el certamen: “La distinción de Nosotras Hacemos, es para nosotras un mimo al alma, es sentirnos reconocidas y valoradas por la ciudad a la que pertenecemos. Como todo artesano, que valoren tu arte, te emociona, es el mayor reconocimiento que existe, y eso es lo que somos, a mucha honra, dos artesanas.”

Dejá tu comentario