El sector metalúrgico, otrora el motor de la economía de la ciudad, el de los mas afectados por las continuas crisis económicas.

Perspectivas de la industria nacional

En primer lugar, según Corres, “no se puede disociar la crisis que ha producido la pandemia con la crisis que venía trayendo nuestra economía; por lo tanto el panorama es complejo. Creo que sin duda la industria nacional debe prepararse para la exportación, ya que el consumo interno, salvo en cuestiones básicas como la alimentación o la salud va a caer, por lo que el desafío es encontrar nichos para la exportación”.

En este sentido, la exportación tiene sus restricciones: “los mercados a los que se puede acceder son exigentes y la competitividad no es un tema menor. Debemos poder ser competitivos en un escenario globalizado, en el contexto de una crisis que no es sólo argentina, lo que contribuye a una competencia feroz”.

“Debemos encontrar los mercados y el tipo de producción en el que podemos competir. Tenemos industrias alimenticias con calidad que pueden exportar, imagino que serán uno de los bastiones. El sector metalúrgico en cambio, esta cada vez mas complicado” agrega Corres.

“Hay cuestiones de logística que van de la mano con la industrialización” continúa. En Tandil, “desde el municipio y la universidad se trabaja en la reactivación de ramales ferroviarios o integrando la región con el puerto de Quequén. La logística tiene no sólo un enorme peso en la facilidad de acceso a otros mercados, sino también en la eficiencia y en los costos que hacen parte de nuestra competitividad.”

El impacto en las PYMES

“Para las pymes esto es devastador” define el experto. “Hay que poner allí esencialmente la mirada, porque la tendencia casi irreversible de los últimos tiempos es la dificultad para sobrevivir de las pymes en la competencia con otras empresas mas grandes. Los gobiernos municipales, provinciales y nacionales deben intentar revitalizar con medidas económicas a las pymes y los emprendimientos”

Mirá también  El Prendete tiene una nueva fecha para cierre de inscripciones

Especialmente, porque “son los grandes generadores de empleo y hoy están en una situación mas que compleja” concluye.

El rol de la tecnología en el nuevo contexto

“Es evidente que la tecnología hoy genera mejoras en la eficiencia de las organizaciones, pero también implica una revisión de dónde vamos a ubicar la mano de obra no calificada que estan dejando de ser mano de obra por ser reemplazada por la tecnología. Es una solución por un lado pero un problema por el otro” opina Guillermo.

En el lado positivo, la pandemia nos permitió ver que “gracias a la tecnología mucha gente pudo trabajar desde su casa; muchas organizaciones se han podido mantener trabajando gracias a Internet. Pero es un llamado de atención porque luego que pase la pandemia esto va a traer algunas consecuencias”. Por ejemplo, muchos sectores comerciales están sumándose a la venta por internet. Esto se desarrolla con un gran depósito y una buena logística, para los consumidores es bueno, pero muchas cadenas comerciales que son grandes generadoras de empleo están cediendo en su actividad comercial a raíz de esto.

El empleo en el país que se viene

“Lo veo con preocupación” opina Corres; “los pueblos que no tienen trabajo terminan pagando muy caro el precio de no generar posibilidades de empleo para su gente. En un país como el que se viene, en el que se habla de un 50 por ciento de pobreza, que no tengamos la posibilidad de reactivar rápidamente la actividad, es un problema. Nuestro objetivo, nuestra prioridad podríamos llamarlo, deberá ser generar políticas de ocupación de mano de obra que no vayan contra lo que sería la eficiencia y el uso de las herramientas tecnologicas” concluye Corres.

Dejá tu comentario