En plena crisis, los grandes supermercados tandilenses adoptaron una nueva estrategia de venta. De qué se trata y por qué entra en cortocircuito con la Ley Donal.

Ya sea en un espacio destacado y con carteles que avisan la proximidad de la fecha de caducidad o con descuentos en la segunda unidad, los grandes supermercados tandilenses adoptaron una nueva estrategia de venta: súper rebajas en productos con fechas próximas a vencer. La maniobra, que comenzó hace unos años a practicarse en países de Europa, marca el clima de época: la caída de las ventas, la baja en el consumo de alimentos y la constante búsqueda de ofertas ante el fuerte aumento de la canasta básica. En Tandil, de forma directa o indirecta, los comercios más importantes se subieron a esta nueva tendencia.

La reducción del consumo de productos masivos y de primera necesidad que comenzó en 2018 y que este año se acentuó, afectó también a las segundas y terceras marcas. Ante la necesidad de ajustar cada vez más el bolsillo, los consumidores argentinos cambiaron sus hábitos de compra y los diferentes canales de comercialización empezaron a sumar nuevas estrategias de venta para aminorar el impacto negativo. Así llegó a la ciudad esta nueva metodología.

Un banner rojo con letras blancas ubicado junto a una de las cabeceras de góndola que se encuentra frente a las cajas del Carrefour señala la estrategia como “compromiso”. Con un logo diseñado para la ocasión, invita al público a mirar entre los productos. El cartel aclara: “Consumo inmediato. Precio reducido. Próximo a vencer”. “Reducimos los precios de los productos próximos a vencer porque es mejor consumirlos que desecharlos. Es parte de nuestro compromiso contra el desperdicio de alimentos”, explica después. Así, cuatro barras de chocolate rellenas que antes salían 65 pesos se venden a 25, un paquete de fideos sin TACC que antes costaban 241 pesos ahora salen 126 o 200 gramos de higos negros pasaron de 146 pesos a 91.

Mirá también  ¿Cuáles son los mejores horarios para publicar en redes sociales?

En Plaza Vea las promociones de estos productos también son importantes, aunque la estrategia no está explicitada. Al entrar al supermercado, el consumidor se topa con una gran góndola con una amplia variedad de productos. Todos ellos bajo la consigna “Plaza Vea Liquida”. Muchos de esos productos vencen dentro de los siguientes 15 días, o al mes. Muchos de ellos no. Es el comprador quien tiene que chequear las fechas para saber si vale la pena comprar ese producto y si la idea es usarlo dentro de los plazos de tiempo indicados en cada envase.

Por último, fuera de una góndola especial, muchos establecimientos largan la promoción de 2 X 1 o la segunda unidad al 50, 70 u 80 por ciento fuera de las fechas en las que por lo general se lanzan estas promociones, que son más cerca del fin de semana y los sábados y domingos. La explicación está estampada dentro del mismo producto: leches larga vida con un diez días más de vida útil o quesos próximos a vencer. Por lo general suelen ser productos frescos y la estrategia sirve para liquidarlos porque luego no se podrán vender.

¿Cortocircuito con la Ley Donal?

Si bien los supermercados pueden vender estos productos porque todavía son aptos para el consumo, su liquidación los deja fuera de la Ley Donal, ¿De qué se trata? En 2004 se sancionó la Ley 25.989 – Régimen especial para la donación de alimentos- con el objetivo de incentivar las donaciones de alimentos para contribuir a satisfacer las necesidades de las poblaciones más vulnerables. Si bien ese mismo año se vetó, en octubre del año pasado el Congreso restituyó el Artículo 9 y la Ley entró en vigencia. El objetivo es claro: “incentivar las donaciones de alimentos aptos para consumo humano que perdieron su valor comercial ya sea porque se encuentran próximos a su fecha de vencimiento, tienen problemas de etiquetado o packaging, no tuvieron éxito comercial, son productos estacionales, pero mantienen su valor nutricional”. Ante la crisis, los supermercadistas optaron por rematarlos.

Dejá tu comentario