Foto: revista “Tandil en la Historia”

En ENE celebramos los 196 años de Tandil con una nueva sección: “Emprendedores que hicieron historia”, un espacio que busca recordar a aquellos entusiastas trabajadores que con una idea y mucho esfuerzo apostaron al comercio y a la industria local.

La Ligure, la Fideería que le agregó a la pasta italiana la impronta serrana, nació en los años 20 y muy rápido se convirtió en un clásico de la ciudad. Asentada en el histórico edificio de ladrillo visto ubicado en la calle 4 de abril 1319, en el corazón del barrio La Estación, sus creadores, Virgilio Manera y Segundo Cesio, debieron trabajar muy duro para convertir una idea con impronta mediterránea en un negocio rentable y exitoso.

La unión comercial entre los dos emprendedores para la fabricación de pastas comestibles se selló el 27 de abril de 1917. Así está escrito en la revista “Tandil en la Historia”, un completo y minucioso trabajo que reúne los antecedentes históricos –escritos y fotográficos- de la ciudad que Osvaldo L. Fontana publicó en 1947. “Sumamente duros fueron los comienzos de los dos animosos emprendedores que tuvieron que recurrir a todas sus energías para llevar adelante sus propósitos”, recuerda el texto que le corresponde a la fideería.

Pese a que la empresa fue pensada como una sociedad, en 1924 los empresarios disolvieron el vínculo comercial y fue Segundo Cesio quien quedó a cargo de la fábrica de fideos. “El triunfo se ofreció, aunque no fácil, a su perseverancia, logrando en pocos años acreditar sus productos entre los mejores de la capital y la provincia”, completa Fontana.

Con mucho esfuerzo, en 1933 Cesio edificó la fábrica, moderna en aquella época, edificio que contribuyó además a fomentar el progreso edilicio del barrio norte de la ciudad. Las autoridades municipales ayudaron en la labor: todas las reformas planteaban un mejoramiento urbano en uno de los espacios más pujantes de la ciudad. De hecho, la plazoleta Ramón Santamarina “le debe mucho a su apoyo entusiasta”, explica Fontana en la revista. Segundo Cesio falleció en 1944 y en el edificio donde funcionó su Fideería luego se asentó la fábrica de soda de Juan Reche. En la actualidad es propiedad de “La Casa del Piso”.

Dejá tu comentario
Mirá también  7 de cada 10 consideran que es más difícil para una mujer acceder a un puesto jerárquico