La irrupción del COVID-19 en nuestro país y la política de aislamiento social como vacuna forzó a las empresas buscar alternativas para poder seguir operando. En este contexto, se comenzó a hablar más de teletrabajo o home office, una modalidad de trabajo que viene creciendo en los últimos años de la mano de los avances tecnológicos especialmente en comunicaciones. Para conocer del tema hablamos con Mauricio Salvatierra, gerente de la tecnológica Globant en Tandil y presidente de CEPIT.

“Nosotros implementamos working from home una semana antes de que se disparara la pandemia” explica Salvatierra respecto de la compañía que gestiona;  “lo fuimos haciendo de manera gradual; distribuyendo algunos equipos de cierta forma en las oficinas y que otros grupos hicieran working from home; luego mandamos finalmente todo el personal a la casa; fue una decisión basada en cuidar a los empleados”. En el caso de Globant, la empresa provee notebooks, auriculares y otros recursos de infraestructura que sean necesarios para llevar adelante el trabajo.

Según datos recientes elaborados por la consultora Mercer, el 25% de las empresas argentinas tiene pensado desarrollar el aspecto teletrabajo luego de la cuarentena, invirtiendo en la infraestructura necesaria para mejorar esta modalidad. Además, un 44% de las empresas aumentará la aplicación del teletrabajo post pandemia y otro 44% lo está analizando, mientras que un 11% respondió que no tiene interés en retomar este camino.

Respecto de beneficios y riesgos, Salvatierra indica que él “no hablaría de ventajas y desventajas del teletrabajo; es cierto que para la persona está la comodidad de la casa, evita traslados y los riesgos de estos mismos, puede tener mas tiempo libre tal vez y descansar mejor. Sin embargo por otro lado, se pierde un poco la dinámica personal entre los equipos”. En la experiencia Globant, “si bien estamos acostumbrados a trabajar con gente en distintos lugares y al manejo de las reuniones por las herramientas tecnológicas, se pierde la interacción entre las personas, que es también disparador de creatividad, que hoy por hoy es lo mas importante. También a veces es difícil establecer un límite para la cantidad de horas que se trabaja, el cuerpo termina no descansando bien”.

Mirá también  ¿Cuáles son los mejores horarios para publicar en redes sociales?

En cuanto a su aplicación en otros sectores productivos, aclara que “es muy difícil extrapolar el home office a otras industrias; hay muchos tipos de trabajo que requieren presencia física, como la metalmecánica, la construcción, instalaciones, etc. Sí creo que a medida que pasa el tiempo se han incorporado muchas tareas que requieren más de un trabajo más intelectual, no tan físico. Hoy la mayoría de los trabajos administrativos, abogados, contadores, escribanos; todos trabajan sobre una computadora, al fin y al cabo algo relacionado a eso lo pueden hacer desde una PC. Creo que hace falta un proceso de transformación, de capacitación, de entendimiento de las personas de cómo la tecnología puede ayudar a otras industrias. Muchas de esas tareas pueden ser resueltas desde la casa con una videoconferencia o un buen software de gestión” analiza.

En este aspecto, de acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), el porcentaje de trabajos que tienen el potencial para realizarse desde nuestras casas en nuestro país se encuentra entre un 27 y un 29% de los totales. Aunque, si se considera la cantidad de hogares con uso efectivo de PCs, la cifra se reduce a un 18%.

Estas cifras se desprenden de la última Encuesta Permanente de Hogares (EPH), la cual asegura que de un total aproximado de 11,7 millones de trabajadores sólo entre 3.1 y 3.3 millones se dedican a actividades que podrían ser realizadas desde el hogar. El resto, entre 8.3 y 8.5 millones, no puede trasladar sus tareas diarias al mundo digital, como explica Salvatierra.

Mirá también  El Prendete tiene una nueva fecha para cierre de inscripciones

Pero la fortaleza de la transformación digital que se avecina, para el CEO de Globant no es tanto en la producción sino en otras áreas de nuestra sociedad. “Nosotros tenemos la suerte de que la tecnología somos la industria que está preparada para aceptar los cambios tecnológicos, sabemos q hay muchas industrias, instituciones, personas, que no estaban preparados para esto. Veamos la educación, no sólo el trabajo, hoy se ve forzada a ir a un formato totalmente virtual” explica.

“A mí lo que me preocupa hoy es la educación, hay que seguir formando, hay que seguir pensando en el futuro, tenemos que pensar cómo vamos a preparar a nuestros futuros jóvenes, como les vamos a impartir conocimientos, y la tecnología en eso va a ocupar ocupa un lugar fundamental. Desde CEPIT estamos muy preocupados haciendo muchas acciones con eso desde que arrancó la pandemia, pensando cómo llevar a los docentes herramientas y capacitación para que se pueda dar esta pelea en la virtualidad” agrega. Cepit está brindando capacitaciones virtual sobre e-learning y trabajo remoto desde el comienzo del aislamiento obligatorio.

“Yo igual creo que todo esto es para bien, vamos a salir mejores. En este sentido, en nuestra industria creo que tenemos la responsabilidad de estar a disposición de todo el resto que no pueda adaptarse o no pueda iniciar esa transformación. Esto forzó a que muchas cosas se transformaran o iniciaran la transformación y nosotros tenemos que estar ahí para apoyarlos” concluyó.

Dejá tu comentario