Así lo aseguró el arquitecto Marcos Barrionuevo, vocal titular electo del CAPBA y Jefe de la Unidad Ejecutora de Obras del Área de Servicios Generales de la Unicén. En el marco del Día del Arquitecto, ENE charló con el profesional para conocer la actualidad del sector.

Una desaceleración en la actividad, la dificultad de presupuestar a largo plazo y los recortes en las partidas presupuestarias en instituciones como la Unicén. Ese panorama describió, el marco del día del Arquitecto -que se celebró el 1 de julio- Marcos Barrionuevo. El profesional, vocal titular electo del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires Distrito 8, Jefe de la Unidad Ejecutora de Obras del Área de Servicios Generales de la Unicén y titular del Estudio Espacios Arquitectura & Servicios desde 2010, charló con ENE sobre la actualidad del sector, contó cuál fue el impacto de la crisis cambiaria y derribó el mito que señala que Tandil es un “oasis” cuando el resto del país se paraliza.

 

-¿Cómo describirías la actualidad de la arquitectura en Tandil hoy?

La arquitectura en Tandil está pasando por una fuerte desaceleración. Esta situación se hace evidente, por ejemplo, en el amesetamiento del volumen de expedientes que recibe para los visados el Colegio de Arquitectos. Como dato, podemos decir que los primeros seis meses del año la delegación local, que atiende a unos doscientos matriculados de la ciudad, recibió alrededor de 350 expedientes, un número similar al primer semestre de 2017. Y aunque el municipio de Tandil exprese que la construcción aumentó un 13%, nosotros vemos que el volumen de la ejecución de viviendas unifamiliares disminuyó de igual manera los complejos de mediana densidad. Seguro que la inversión privada de algún sector específico de la economía actual hace creer que la construcción creció, cuando en realidad el crecimiento en los anteriores años era más parejo.

 

-¿Cómo influyó la suba del dólar y la inflación en el trabajo cotidiano?

La suba del dólar influye en todos los elementos que son utilizados en la construcción y que son importados. También en aquellos como el aluminio, que son de fabricación nacional y se exportan e impactan en la economía local, llevando a un aumento en elementos como carpinterías, acero galvanizado para construcciones de otra tecnología como el Steel frame -construcción industrializada en acero- o balloon frame -construcción en madera-. Todo esto va de la mano con la inflación, que va en aumento. En lo cotidiano, esta situación hace que no se pueda planificar una obra a mediano y a largo plazo.

Mirá también  Un repaso histórico sobre la moneda para entender qué pasa con el peso argentino

 

-¿Y en los presupuestos cómo impactó la crisis? ¿Qué tipo de obra es la que más cayó?

Los presupuestos son variables que reflejan un dato concreto cuando la obra es para ejecutar dentro de los 10 días y otro muy incierto cuando la obra se realizara al mes de haberlo confeccionado, circunstancia que no pasaba antes al haber cierto manejo del porcentaje inflacionario para ese año. Esto hizo que el tipo de obra que más decayó en este último tiempo fuera el de la vivienda unifamiliar para la clase media y la de mediana densidad complejos habitacionales.

 

-¿Cómo afectó en el rubro la desaceleración de la construcción?

Seguramente la venta de materiales y la ocupación de mano de Obra son los dos sectores más afectados en la construcción.

 

-¿Qué pasó en relación a los créditos PROCREAR y los UVA?

Aunque muchos dicen que en los créditos del procrear la cuota era inviable para los adjudicatarios en términos de que era irrisorio el monto que pagaba por su casa, esa operatoria es la que más se ajustaba a la economía de cada uno en sus distintas modalidades: construcción, compra de terreno y construcción y desarrollo urbanístico. Esos créditos dieron la posibilidad de acceder a la primera vivienda más allá de la modalidad de adjudicación. En cambio, la línea crediticia -crédito UVA- acotó el espectro de posibilidad concreta en la medida en que en la economía no se refleje un panorama más tranquilizador y confiable. Además, veo que estos nuevos créditos favorecieron al sector inmobiliario nuevamente en detrimento de otros que movían la economía local. La variable de ajuste siempre es el adjudicatario y no los bancos que otorgan los créditos, lo que evidencia una vez más la ausencia del Estado.

Mirá también  “En tiempos difíciles surgen infinidad de nuevas propuestas”

 

-Tandil siempre fue como un oasis con respecto al resto de la provincia: si bien mermó la actividad durante crisis anteriores, nunca se detuvo. ¿Hoy sucede lo mismo?

-A este oasis ya le queda poca agua. Se ven inversiones muy puntuales que ya vienen con su ritmo de años anteriores y que pertenecen a un sector de la economía que no se puede tomar como parámetro para decir que Tandil sigue siendo un oasis en este desierto de crisis actual.

 

-Desde tu lugar como arquitecto que trabaja en la Unicén, ¿cómo se ve el panorama actual?

-La Universidad no escapa a la realidad local y nacional que nos toca transitar. El recorte en la partida presupuestaria hace que el dinero destinado para obras sea menor y que sea redireccionado a obras y necesidades concretas. Esta universidad creció mucho en los últimos años, con unos 58.000 m2 actúales en sus tres sedes más edificios en la planta urbana de cada una de las ciudades que la componen Azul Tandil y Olavarría. Ahora nos ponen en el desafío que es el mantenimiento en términos de ahorro energético y edilicio de este elefante blanco.

 

-¿Qué expectativas hay en relación al futuro?

-Me parece que hay expectativas hacia un futuro prometedor, hay que construirlo y será mucho mejor en la medida que el arquitecto deje de ser espectador y tome un rol más protagonista como actor importante en la toma de decisiones dentro de la comunidad, y debemos involucrarnos en los ámbitos de discusión que establezca el Estado o la comunidad. En el ámbito local esto se está dando en la participación a la convocatoria que el municipio realizo a todas las instituciones intermedias para el delineamiento para el acuerdo del Bicentenario …en la cual plasmaremos nuestro modelo de ciudad que pretendemos para dejar de ser el Tandil Soñado y pasar a ser el Tandil pensado y planificado.

 

Nota publicada en 2018

Dejá tu comentario