Kulture

Kulture, un emprendimiento con identidad propia

 

Kulture es, desde el vamos, un emprendimiento muy particular. Gustavo Ojeda, su fundador y director, lo presenta como una tienda donde uno va a encontrar todo lo que necesite acerca del cannabis: “tanto para el que cultiva, como para el fumador por entretenimiento, como para lo que es cannabis medicinal; no diferenciamos los usos”.

Gustavo Ojeda comenzó Kulture en el año 2012, en pleno centro, 9 de julio y Maipú. “Tenemos usuarios lúdicos, creativos, medicinales, terapéuticos y hasta algunos industriales que fabrican diferentes derivados de la planta, entonces nuestro aspecto es bastante amplio” explica. En Tandil, según Gustavo, tienen una comunidad muy marcada y fiel, que los ha venido eligiendo desde hace varios años y que, en esta cuarentena, han estrechado lazos mediante los diferentes servicios que innovó el negocio. Pero la causa principal del crecimiento de Kulture, como lo define Ojeda, es que “amamos lo que hacemos; nos encanta. Este es un negocio familiar, trabajo con mi novia y mis hijos; y quienes nos compran, que vienen de muchos lados, lo saben y formamos algo así como una comunidad”.

 

¿Cómo impactó la cuarentena?

Incertidumbre y miedo es lo que mas se vió en las personas durante la pandemia, y lo que mas generó en Kulture. “Nos afectó la pandemia creo que como a todos; primero la incertidumbre, el miedo, a lo que va a pasar; la obligación de tener que cerrar la tienda unas semanas al principio nos generó quizás un poco de incertidumbre, pero creo que nos pasó a todos por igual eso. Es incómodo ver que la gente nos escribía, porque seguía necesitando cosas, y nosotros no podíamos proveerles; y van pasando los días. Entonces empezar a pensar alternativas para seguir brindando el servicio, y al final en esa búsqueda terminás encontrando nuevas maneras y, en nuestro caso, encontramos cosas buenas al final, porque te tenés que adaptar” explica Ojeda.

Mirá también  ¿Cuáles son los mejores horarios para publicar en redes sociales?

 

¿Cómo se adaptaron?

“Lo primero que hicimos fue incorporar el envío a domicilio. Compramos un vehículo, una moto, para poder enviar a las casas. Empezamos también a entender la importancia de la comunicación a través de las redes: reforzamos Instagram y Facebook, mejoramos mucho la página web; comenzamos con las ventas online. En un punto logramos equilibrar la venta presencial con la venta digital, se abrió todo un nuevo escenario para nosotros con esto” detalla Ojeda; “la estructura de venta online la inventamos sobre la marcha, fue mucho aprendizaje; por suerte mi hijo estudia marketing digital, esto nos sirvió mucho para crecer en este aspecto, y también porque nos ayuda a reforzar el trabajo en familia, que es lo que hace a Kulture”.

Hoy, Kulture realiza envíos sin costo a todo Tandil, está abierto al público pero mantiene los canales de venta online. En cuanto a lo de no cobrar el envío, mantendrán están política como un servicio a los clientes. El mínimo de compra es muy bajo, y muchas veces con esa decisión no sólo no ganan sino que pierden dinero: “el que nos compra lo sabe, pero nos ayuda a reforzar la relación con nuestros clientes, porque somos mas que eso, mas que proveedor y cliente, somos una comunidad, nos gusta acompañarlos y creemos que lo sienten así” enfatiza Ojeda.

Perspectivas

“Nosotros queremos seguir creciendo, fortaleciéndonos, hay mucho por hacer todavía” habla Gustavo acerca de su visión del futuro. Además, “en el país tiene que haber un cambio de leyes y cuando pase va a haber trabajo para mucha gente en esto” explica.

“Nuestro público está en una situación muy particular en Argentina, hoy con ese público tenemos una gran relación, una alianza. Nos sirvió mucho esta experiencia de la pandemia y la cuarentena para para entender la importancia y aprender el trabajo en las redes, en todo lo que marketing digital; vimos que dar información es parte de lo que hacemos y de lo que queremos hacer, no es sólo concretar ventas, es dar algo, generar relaciones de confianza con las personas” concluye.

Dejá tu comentario