Crece la incertidumbre por el regreso a la actividad aúlica.

Del universo que integran las instituciones educativas de gestión privada en el país, los maternales y jardines de infantes son los que hoy están en la peor situación. Sufrieron una baja en la matrícula que promedia el 70%, llegando en algunos casos al 90%. Si bien la Cámara de diputados votó ayer un proyecto de resolución que solicita al Poder Ejecutivo facilitar el acceso de los jardines de primera infancia al programa de Asistencia a la Producción y el Trabajo en el contexto de pandemia, la incertidumbre sigue dominando la escena. ENE dialogó con Analía Guerrero, propietaria del Jardín Maternal y de Infantes El reino del revés.

Caída del 70 al 80% de la matrícula

La escena local no difiere de lo que acontece a nivel federal, Guerrero sostiene que “La situación que venimos atravesando los maternales es muy delicada. Cuando empezó la pandemia estuvimos en contacto con cuatro colegios, hicimos una carta al municipio para pedir ayuda, pero nos plantearon que nuestra realidad es muy distinta a los colegios. Los colegios al ser obligatorios, no se cae la matrícula, en nuestro caso al no ser obligatorio se nos cayó mucho la matrícula, hay cada vez menos familias que pueden sostener la cuota, entonces cayó entre un 70 un 80%, mes a mes va cayendo, esa es nuestra realidad. Entonces pensando en esto de reinventarse, prioricé lo que es pago de alquiler y sueldos, pero en este momento no estoy llegando a pagar la totalidad de los sueldos. Recibimos dos meses la ayuda del gobierno, pero en julio no la recibimos.”

Mirá también  “Casi sin advertirlo se hizo la hora del taller de teatro”

“Esta situación se hace insostenible considerando que no sabemos cuándo es la vuelta, seguimos moviéndonos para recibir algún otro tipo de ayuda para poder sostenernos.”

Adaptación al cambio

En relación a los cambios que se impusieron a raíz de la pandemia, Guerrero comenta que “Armamos actividades por Whatsapp, las seños armaban videos con canciones, con cuentos. Después viendo que se saturaban los celulares, pasamos a mandar vía mails, y posteriormente propusimos armar Zoom, algo complicado con bebés y deambuladores. Realizamos teatro de sombras, adivinanzas.”

“Estamos hablando permanentemente con las chicas, con esto de reinventarse, todas han buscado otra alternativa para sumar a sus ingresos, además de sostener el jardín con las actividades. Hay docentes que hacen juegos didácticos para estimulación temprana, otra que hace fabricación de velas, cajas artesanales con pinturas y masa para vender, otra chica se puso a hacer muebles.”

El desafío de seguir proyectando

Por otra parte, a raíz de su participación en el programa virtual Ganar-Ganar de ONU Mujeres, Analía capitalizó su trabajo final diseñando “Una estrategia de comunicación y marketing para renovarse, planteándose como objetivo lograr captar una mayor cantidad de alumnos para poder completar lo que es la matrícula de las aulas, ya que tengo un jardín maternal y hace dos años sumé lo que es jardín de infantes, por lo tanto para poder funcionar de manera acorde a la normativa actual, con dos maestras por sala, con costos muy altos, la única manera de que el negocio sea redituable es con salas llenas. En esto de completar las salas empecé a contactarme con empresas para ver si podemos hacer algún tipo de convenio, haciendo descuentos especiales.”

Mirá también  La ciudad incorpora Google for Education para su plataforma educativa

“Nosotras nos manejamos con Facebook e Instagram, tengo a una de las seño que las maneja, que va subiendo historias, actividades, propuestas, arma juegos con las familias para que voten entre libros, eso nos motivó pensar en tener nuestra propia página web”, agrega.

“La actividad nos interpeló para pensar por qué pueden interesar nuestros servicios, un análisis de lo que es la competencia. En ese sentido apunté a que nuestro jardín es el único que tiene el proyecto de cuidado del medioambiente, lo que es educación ambiental, alimentación saludable, lo que les encanta a las familias. Como beneficios los horarios, la ubicación en zona céntrica, atención personalizada, viendo cada particularidad de las familias. En este contexto hemos armado bolsas didácticas y las hemos llevado a cada casa, para sala de bebés hemos hecho cortinas didácticas”, concluye.

Tendencia nacional

Los datos en todo el país son desalentadores. De acuerdo a un informe de la Junta Nacional de Educación Privada (JUNEP), 146 jardines maternales no volverán a la actividad cuando se retome el ciclo lectivo presencial, siendo el nivel más comprometido.

Dejá tu comentario