El Grupo de Óptica Biomédica viene trabajando desde hace 15 años y se dedica al estudio del comportamiento de la Luz en tejidos biológicos. Una de las líneas de investigación es el proyecto de un Mamógrafo óptico. Enfoque dialogó con Nicolás Carbone, Dr. en Física, Becario posdoctoral CONICET, que recientemente estuvo en San Francisco conociendo el ambiente para posibles futuras inversiones.

El Proyecto consiste en el desarrollo de un sistema de formación de imágenes mamográficas usando luz infrarroja. Nicolás hace hincapié “El objetivo principal es complementar y no reemplazar los dispositivos de diagnósticos tradicionales como mamografía por rayos X y ecografía, supliendo las deficiencias que poseen”.

Específicamente, los rayos X no son recomendados para ser utilizados en el seguimiento frecuente de la evolución de la enfermedad / tratamiento, mientras que la ecografía aun tiene baja sensibilidad y una alta tasa de falsos positivos.

Nicolás nos comenta que “La luz infrarroja es completamente inocua, permitiendo su uso continuo sin peligro de daño acumulado. Además, dado que interactúa con el tejido de forma distinta a los rayos X, permite extraer diferente información (concentración de oxy/desoxihemoglobina, por ejemplo), dando nueva información que puede servir para subir la sensibilidad y bajar la tasa de falsos positivos”.

Por otro lado, dado que la luz dentro del tejido no se propaga en línea recta se puede utilizar la luz que sale por la misma cara que es iluminada para formar la imagen diagnostica sin tener la necesidad de la compresión de la mama.

“El sistema sería además de bajo costo relativo (comparado a mamo y eco) y con pocos requisitos de infraestructura, de forma que el medico particular pueda usarlo en su consultorio privado” agrega Nicolás.

Mirá también  La ciudad incorpora Google for Education para su plataforma educativa

Luego de unos 6 años de trabajo, el proyecto del mamógrafo óptico fue probado usando modelos teóricos, simulaciones numéricas por computadora y experimentos de laboratorio. Este trabajo redituó en múltiples publicaciones aprobadas por la comunidad científica. El siguiente paso es desarrollar un prototipo que permita iniciar el estudio en humanos, buscando verificar que los resultados positivos obtenidos hasta ahora se replican en humanos.

“El viaje a San Francisco fue muy interesante. Si bien no volvimos con ninguna propuesta concreta de financiamiento, nos permitió conocer mucho mejor el ambiente de inversión y emprendedurismo que le da vida a Silicon Valley.” La tendencia en la transferencia y desarrollo cientifico-tecnológico para estar yendo hacia una mayor participación de los emprendedores privados y es muy útil tratar de entender como funciona este sistema en el lugar donde nació y llego a su máxima expresión.

 “El objetivo es lograr la transferencia a la sociedad del desarrollo científico de todos estos años. Para ello necesitamos el financiamiento, ya sea privado o estatal. Y en eso estamos trabajando: seguimos buscando subsidios de investigación, como también  explorando alternativas de financiamiento privado (constitución de start-ups, aceleradoras, socios comerciales, etc). Hemos tenido muy buenas repercusiones de nuestro trabajo y somos optimistas de que podremos lograr el objetivo” concluye Nicolás.

El Grupo de Óptica Biomédica que trabaja en el proyecto se encuentra en el Campus de La Universidad Nacional el Centro del la Provincia de Buenos Aires en nuestra ciudad  y esta compuesto por: Doctores y Doctoras en Física como Investigadores y Becarios posdoctorales pertenecientes a CONICET: Oscar Di Rocco, Juan Pomarico, Daniela Iriarte, Victoria Waks, Pamela Pardini, Héctor García. También el Dr. en Matemática Guido Baez  y el Estudiante de Grado de Física Damián Vera.

Mirá también  Navimetal: Un emprendimiento tandilense que llega a todo el país

 

Nota publicada en 2018

Dejá tu comentario