Sabores originales, elaboración artesanal y fuerza emprendedora son algunas de las características que definen a Tan Dulce Golosinas. ENE dialogó con Karina Cucci con quien repasamos la génesis de la iniciativa que va conquistando adherentes.

Tan Dulce Golosinas es un emprendimiento auténticamente familiar que se motoriza cotidianamente con la labor de Gastón Barales y Karina Cucci. La historia indica que todo empezó con su carrito pochoclero en la plazoleta Pinocho. Allí se percataron de que faltaba un producto para la niñez. También analizaron que en el país había muy pocos fabricantes. Y empezaron a soñar con la idea de fabricar ellos mismos caramelos, dulces, dotándolos de mística tandilense, con aires bien tradicionales. “Nos llevó bastante tiempo lograr lo que queríamos. Trabajábamos con el azúcar gracias a los algodones, pochoclos y garrapiñadas, pero pretendíamos hallar la receta perfecta, malear el caramelo y que sea un producto estrella. Nos llevó meses de preparación hasta que dimos con el secreto. Al principio tuvimos diversas frustraciones, obstáculos, pero la perseverancia de Gastón, nos permitió conseguir lo que pretendíamos” explica Karina.

“Fabricamos golosinas artesanales de caramelo, con una receta tradicional, como se hacía antes: agua, azúcar, glucosa, colorante y esencia. Sin aditivos y conservantes de origen natural. Nada químico. Comenzamos con las paletas, de distintos tamaños, muy atractivas visualmente por sus colores, además de un toque de nostalgia por ser similares a las que comíamos cuando éramos chicos”, añade.

Si bien sus clientes privilegiados son niños y niñas, fueron ampliando la edad de los destinatarios, y lanzaron los caramelos.

“Elaborar las golosinas, con el método antiguo que utilizamos, lleva mucho tiempo, se modela el caramelo y se trabaja con mucha temperatura” sostiene la emprendedora.

Mirá también  Publicaron un mapa web de servicios e instituciones en la ciudad

Más adelante se decidieron a ofrecer los productos, más allá del carrito. Buscaron la forma de expandirse, promocionar lo que hacen, empezaron a participar de la Feria Emprendedora de Mujeres. Repensaron el producto en función del perfil turístico de la ciudad. “La idea –que nos quedó trunca por el inicio de la cuarentena – es que sea un producto que se pueda sumar a los convencionales que se llevan para regalar o como souvenir”apunta.

“Asimismo ofrecemos pedidos por encargue para cualquier tipo de eventos” concluye.

Pochoclos, algodones de azúcar, garrapiñadas, paletas y caramelos forman parte del combo que puede adaptarse a las necesidades del cliente.

Se los puede contactar a través de sus redes sociales. En Facebook como: TanDulce golosinas Tandil, en Instagram: @tandulcegolosinas o vía Whatsaap: 2494006079.

Dejá tu comentario