Antes de la pandemia desarrollaban su trabajo en espacios culturales, teatros, escuelas, bibliotecas populares, librerías, en la calle. Hoy, tienen coartada esa posibilidad y reclaman por líneas de acción concretas que les permitan volver a escena, a agitar las almas a través del convivio del arte.

Disputan no ser los últimos en reincorporarse a la actividad, cuya ausencia –sostienen- tiene un costo social. ENE dialogó con la artista Anabela Tvihaug, quien participa del colectivo de teatros independientes y teatristas populares de la ciudad, que entre otras acciones ha generado un fondo solidario.

Anabela participa activamente en diversos espacios con colectivos de teatreros y  artistas “Tratando de pensar y generar propuestas para que de una vez por todas podamos empezar a trabajar, porque la situación de los artistas independientes y artistas populares es dura, necesita ser visibilizada y se necesitan políticas del estado municipal para que se habiliten ya los protocolos. Que se implementen ya las líneas de acción que acompañen al sector tanto de artistas como de artesanos” expresa.

“La pandemia –explica- lo que hizo es dejarnos, como a tantos otros, sin esa posibilidad de trabajo, ahora bien, una vez que se empieza a abrir el espectro de actividades y demás, parece ser que las culturales son las últimas actividades que se van a habilitar. Y en eso estamos en desacuerdo primero porque nuestro trabajo no tiene solo una repercusión para nosotros como trabajadores sino que también la ausencia de nuestro trabajo en el territorio, en la sociedad, no es gratuita, la ausencia de la sensibilidad, de la amorosidad, y del convivio que existe, y esa comunicación que existe en un espectáculo, en un quehacer artístico y cultural no es gratuita para la sociedad, esa ausencia cuesta socialmente”.

Mirá también  Publicaron un mapa web de servicios e instituciones en la ciudad

Para transformar la impotencia de este escenario imprevisto y convertir la preocupación en acción están “Tratando de visibilizar esto a través de una campaña por redes, que se haga carne en la gente para que nos ayude y también en los funcionarios para que implementen ya soluciones, que hagan lo que tienen que hacer para que tengamos respuestas” enfatiza.

Asimismo están trabajando en protocolos que posibiliten trabajar en la calle. “Ya tendría que estar habilitado eso, que pueda existir el trabajo a la gorra en el espacio público para que los artistas podamos salir a la calle libremente y no sentirnos unos ilegales, si es que alguno toma coraje, se para en la resistencia y lo hace” reclama.

“Necesitamos que se empiecen a implementar protocolos para que se puedan desarrollar ensayos, que se pueda generar producción, que se puedan generar contenidos, y también que de a poco el público pueda volver a las salas, y así como se habilitan otros espacios también se habilite el nuestro porque es necesario y urgente”.

En relación a la forma en que se podría formalizar la habilitación, Tvihaug señala lo que entiende es una contradicción: “Se está permitiendo que se realicen masajes, con precauciones, por qué no permitir que se vaya al teatro a disfrutar de un espectáculo, con cierto formato, con cierta cantidad de espectadores, sabiendo que nosotros igual vamos a salir perdiendo, porque no todos nuestros espectáculos son unipersonales, no todos los espectáculos son tradicionales, algunos tienen otras necesidades, muchísimos más artistas en escena, o múltiples y diversas artes que se entremezclan para desarrollar un proyecto. Esos no los podremos hacer pero sí hay otro tipo de proyectos que podemos desarrollar, necesitamos poder abrir nuestro campo de acción ya” reitera.

Mirá también  Preocupante situación del sector alojamientos

En el mientras tanto se ha generado un fondo solidario. A través de una encuesta relevaron cuáles son las personas con mayores dificultades. “Ese fondo solidario lo que hace es acompañar y garantizar que no estén vulnerados sus derechos y estamos generando contenidos para que la gente que participa acceda a contenidos. Darle una devolución, como siempre lo hacemos, a la comunidad, con nuestro trabajo”.

Otras alternativas creativas para paliar la situación. “Hemos pensado proyectos colaborativos entre el sector para poder desarrollarlos en este contexto. Algunos estamos pudiendo desarrollar algún tipo de taller virtual, no es fácil, no es lo mismo, no se logra alcanzar el lenguaje, pero sí podemos acercarnos de alguna manera. Esto lo hacemos generalmente a la gorra. Tenemos en cuenta que hay gente que está atravesando momentos económicos difíciles, eso se contempla”.

Finalmente Tvihaug prioriza la necesidad de reapertura del espacio público “Para poder hacer nuestro trabajo, ya sea trabajo independiente como también todo el trabajo en los espacios populares, como por ejemplo las murgas. Que puedan funcionar y que se puedan desarrollar. Es imperioso que ya se habilite ese protocolo que nos permita actuar y también es imperioso que se desarrollen líneas de acción concretas que favorezcan al sector cultural en su totalidad, pensando en un sector amplio de la cultura. Las líneas que se presentaron no son concretas, se habla de cosas que serán a futuro, sin definiciones certeras. Y que haya una vuelta del presupuesto al área de cultura para poder efectivizar esas líneas de acción”.

Dejá tu comentario