Cuando fue mamá, Valeria Marcelina Paz decidió dejar su carrera como periodista para meterse de lleno en el mundo de la serigrafía. Un encuentro casual, una socia, muchas ganas de hacer, el amor por lo artesanal y un producto distinto para el mercado local fueron la semilla de Hechas, bolsas y envases a medida y Marcelina Paz Serigrafía.

Cuando nació su hijo, Valeria Marcelina Paz decidió que era hora de moverse de nuevo. Con el título de periodista y varios años de trabajo en medios de comunicación, pensó que ese ritmo ya no era compatible con su nueva vida. El paso siguiente, entonces, fue aprender para emprender: mientras trabajaba en su propio local de ropa de diseño, se anotó en un curso de serigrafía. Como pudo, con un bebe de meses, lo terminó, y en el camino se dio cuenta que crear colores, imprimir y jugar con los shablones y los materiales a estampar era algo que realmente le gustaba hacer. Poco tiempo después conoció a Sofía Fernández Duffy, profesora de gimnasia y hoy además su socia hoy en “Hechas, bolsas y envases a medida”. También se animó a estampar telas, la base de su proyecto más personal, “Marcelina Paz Serigrafía”, una marca que ya funciona y que espera poder lanzar de forma oficial este año. Valeria charló con ENE sobre sus inicios, su pasión y el desafío de emprender.

 ̶¿Cómo y cuándo nacen Hechas y Marcelina Paz Serigrafía?

̶ En realidad es el mismo emprendimiento que tiene varias patas. Cuando nació Silvestre yo no quería seguir trabajando de periodista. En ese momento laburaba en medios de comunicación y no quería hacer esa vida con un bebé. Era el 2011, 2012. Yo tenía un local de ropa de diseño, primero lo tuve en casa y después lo mudé. Y la serigrafía siempre me gustó. Un día conozco a una chica que daba un curso, Glenda Lois. Era los sábados, y para mí era un enrosque dejar a mi hijo, que tenía cinco meses, pero igual hice el curso y me encantó. Como tenía un shablon, empecé a hacer algunas cosas, pero nunca pensando en una salida laboral. Cuando tuve el local hice remeras. Después de cerrarlo porque quería estar más tiempo con mi hijo empecé a hacer más serigrafía.

̶¿Por tu cuenta?

̶ Todo por mi cuenta. Sin pedidos concretos. Hasta que en el 2014 conozco a quien es hoy mi socia, Sofía Fernández Duffy, cuando nuestros hijos comienzan el jardín. Ahí decidimos empezar a hacer bolsas de cartón. Así nació Hechas, bolsas y envases a medida.

̶ En paralelo ¿tenés otro trabajo?

̶ Si. Yo trabajando con mi viejo en la parte administrativa de una gomería. Es un emprendimiento familiar, también está mi hermano… y mientras por la mañana trabajaba ahí por las tardes con Sofía empezamos a hacer bolsas de cartón. En ese momento marcábamos las bolsas a mano, ¡un trabajo! Una locura.

̶ Empezaron muy amateur.

̶ Empezamos para ver qué onda. Y gracias a dios tuvimos amigos re copados que confiaron en lo que nosotras hacíamos. Empezamos con pedidos de 30 o 40 bolsas. Más no podíamos hacer porque marcábamos a mano, imprimíamos nosotras, armábamos, poníamos manijas… Cuando el negocio empezó a crecer -todo de boca en boca, siempre fue así- empezamos a invertir. Compramos por ejemplo los cortantes para las bolsas, y dejamos de hacerlas a mano.

̶ Sin embargo la impresión sigue siendo artesanal.

̶ Sí. Ese trabajo lo hago yo. Y ¿sabés por qué lo sigo haciendo a mano? Porque a mí lo que me gusta de la serigrafía es lo manual, es que nada salga igual, que por ahí tenga algún defecto. Y si tenemos que hacer mil bolsas, las hacemos así. La idea es que todo lo que sea impresión sea artesanal.

̶¿Qué productos hace Hechas?

̶ En lo que es cartón, todo lo que son envases: bolsas, sobres de panadería, sobres de delivery, cajas…

̶ Además de Hechas tenés en mente lanzar tu proyecto personal.

̶ Sí. Los envases los hago con mi socia. Aparte, siempre en paralelo, trabajo todo lo que es tela. Siempre tuve clientes que me pidieron que imprima telas. En un momento lo hicimos para Om Almohadas, he impreso remeras para una asociación, y así… El año pasado, con la crisis, dije ¿por qué no empiezo a hacer yo lo que a mí me gusta? Hasta ahora no lo hice por el trabajo o la falta de tiempo, pero tengo ganas de lanzar este año mi marca, Marcelina Paz Serigrafía.

̶¿Por qué ahora?

̶ Primero por ganas acumuladas y segundo para tener un ingreso más. La realidad es que gracias a dios tenemos muchísimo trabajo pero, y creo que nos pasa a todos, los costos fijos subieron tanto que estamos todos más o menos en el mismo lugar de hace años atrás. Me acuerdo cuando puse el local de ropa todos los diseñadores con los que trabajaba eran independientes, y todos habían nacido en la crisis del 2001. Por eso pienso ¿por qué no empezar ahora? Así que empecé a buscar algunos dibujos, a redibujar algunas cosas que ya tenía, a realizar algunos trabajos y espero poder lanzarlo como marca.

̶¿Qué productos tenés ganas de hacer?

̶ Mat para yoga, lonas, manteles y todo lo que surja como necesidad. La idea es que sean telas de algodón, telas rusticas. Y tengo ganas de hacer varias líneas.

̶¿Cuáles son tus canales de venta?

̶ A mí me resultó mucho el boca en boca. Y ahora arrancamos con las redes. También el hecho de hacer cursos te permite conocer gente. Y me ha pasado de recibir pedidos de presupuestos de esos emprendedores. Por ejemplo, le hago las bolsas a Luppa Carteras, y ahora empecé a imprimir todos los interiores de las carteras. Sin cortar son 60, 70 metros de tela. Está bueno crear vínculos con otros emprendedores locales, y funciona bastante.

̶ Y hace que los productos sean ciento por ciento de Tandil.

̶ Sí, eso también está bueno. Tanto los productos de Hechas como lo que hago yo con tela se vende casi el ciento por ciento para emprendedores de acá. Tenemos además clientes en Chacabuco y ahora estamos empezando a tener en Olavarría, también gracias al boca en boca.

̶¿Cómo fue el paso de ser periodista a emprendedora?

̶ Fue re inconsciente, fue saliendo. Empezó con las bolsas. Así nacimos como emprendedoras con Hechas, viendo qué se podía hacer. Y empezamos a crecer sobre la marcha. Fuimos desde marcar las bolsas a mano hasta hacer los cortantes y que las bolsas vengan ya marcadas, empezamos a sacar costos… fue mucho prueba y error. Nosotras tuvimos un crecimiento bien de a poquito, y logramos dividir bien los roles: una imprime y la otra arma. Además, yo me encargo más de lo que es la comercialización y Sofi de armar y envasar.

̶¿Qué pros tiene ser emprendedor?

̶ Una de las cosas que están buenísimas es esto, que estoy en mi casa, que no tengo el gasto extra de un alquiler… si hoy me pongo a pensar en tener que pagar un alquiler para poner un taller no sé si me animo. Menos en esta época. Gracias a dios tenemos lugares en nuestras casas y podemos trabajar así. Y con el tiempo pasa lo mismo: está bueno porque te podés organizar: si mi hijo tiene un acto, puedo llevarlo y disfrutarlo, algo que por ahí con otro trabajo no lo podes hacer. Igual no es todo tan fácil. A mí me llevó un montón de años aprender a equilibrarme, aprender que el trabajo es trabajo y no sé, si estoy un domingo en casa sola, tranquila, tratar de hacer fuerza para no ponerme a trabajar porque siempre estás pensando “si hoy adelanto el lunes puedo trabajar en otro proyecto”, y así.

̶ Eso quiere decir que tenés trabajo constantemente.

̶ Gracias a dios sí. Y todo esto creció de boca en boca. Recién a fines del año pasado nos pusimos con las redes sociales. Hechas tiene una página de Facebook que fuimos cargando. De las redes sociales me encargo yo, nosotras sacamos las fotos y armamos el contenido. Marcelina Paz Serigrafía tiene un Instagram.

̶¿Te gustaría poder vivir de la serigrafía?

̶ Me encantaría hacer solo serigrafía.

̶¿Cómo lo ves a futuro? ¿Qué proyecciones tenés?

̶Más allá de vender en Tandil, tengo muchas ganas de vender afuera. No sé si quisiera ser mayorista… Lo que me pasa con la serigrafía es que me gusta que mi producto sea manual, que se note que está hecho a mano, que no todo sea igual. Me encanta preparar los colores, no uso fórmulas. Eso es lo que me gusta de este proyecto. Y si yo lo hago muy masivo y quiero vender por decirte algo grande a Falabella, ya tendría que comprar maquinas. Y no quiero que pase eso. Si por ahí me gustaría tener en algún momento un local. Está la proyección de algún momento hacerlo pero por ahora me gusta trabajar en mi casa también por un tema de mi hijo chiquito. Por ahí cuando él crezca sea otra cosa.

̶¿Cómo definirías en pocas palabras Marcelina Paz Serigrafía?

̶ Lo definiría con dos frases: “hecho a mano”, que es realmente algo que me gusta y se nota, y “hecho ciento por ciento con amor y con el corazón”, porque es así.

̶¿Y Hechas? 

Hechas fue como una sorpresa, realmente. Cuando conocí a Sofía y nos pusimos a charlar, ninguna de las dos tenía nada que ver con ese trabajo. Fue algo así como “Yo tengo cartón, ¿qué podemos hacer”, “Uh, yo quiero imprimir”. “Dale, hagamos esto”. Incluso hoy nos sorprende día a día por su crecimiento.

̶¿Qué significa para vos ser emprendedora?

̶ Yo siempre fui una persona re inquieta. Siempre tuve mi trabajo y otra cosa más. Siempre algo más hacia. Entre toda la búsqueda me quedé con serigrafía. Por ahí emprender para mí es esto de no quedarse con una sola cosa, y la serigrafía te da eso, siempre haces algo nuevo: hoy puedo imprimir bolsas, cajas, telas para una remera, para una fábrica de carteras, para una fábrica de almohadones… y siempre lo que imprimís es distinto, los colores son distintos. Emprender es esto, no quedarse quieto, en el mismo lugar, en ningún momento.

Dejá tu comentario