Delicatezza Pasta Gourmet, un emprendimiento que refleja la pasión de su creadora

Con el influjo ineludible de la sangre italiana, la pasión por emprender, y la creatividad en ebullición permanente, Marina Electra lidera Delicatezza Pasta Gourmet, uno de los emprendimientos que recientemente recibió una mención en el concurso “Nosotras Hacemos”, impulsado por el Municipio de Tandil.

Marina contagia buena vibra –como se dice ahora – y tiene la enorme capacidad de crear magia en torno a esos simples ritos cotidianos que nos convocan para el placer de compartir: la mesa, la pasta, el reunirse entre amigos y afectos. Con la “Sorrenticleta” recorre la comarca entregando su producción, con diversidad de sabores, ideales para estos fríos invernales.

Su emprendimiento surgió “En una charla informal entre amigos y mates, durante el verano del 2019. Justo un mes antes me habían desvinculado del trabajo en el que estaba. Se sumaron el conocimiento en cocina, la vida misma, y la Tecnicatura Superior en Gastronomía que estudié,  las ganas de trabajar  y saber que uno cocina rico. Y dije… ¿Por qué no emprender? y así fue. Lo llevé a la realidad. Si no funcionaba, por lo menos lo había intentado”.

La situación de desempleo fue una de las motivaciones básicas para empezar a recorrer el camino emprendedor. “Siempre me motivó la idea de “lo distinto”. De poner un sello personal a todo, aunque sea lo más mínimo. No quería  hacer pastas y ser una más. Siempre quise ponerme la camiseta y liderar un proyecto propio. Para mí la comida es eso: compartir y pasarla bien. Son de las cosas más simples y más enriquecedoras que podemos experimentar como seres humanos. En todas las juntadas de amigos, cocinaba algo, y ellos felices. Amo compartir tiempo alrededor de una mesa llena de comida. Reír y pasarla bien. Y con Delicatezza  quiero reflejar eso. Me crié en una familia italiana de pura cepa, madre, tías, abuelos. Imagínate lo que significa eso…!!!” expresa con el entusiasmo que la caracteriza.

Mirá también  Meninas Nails: artesanas de las uñas

Ya hace un año y medio que se dedica exclusivamente a la fábrica. “El trabajo operativo  lo realizo casi todo yo. Lo que resta le corresponde a mi compañero, que no sólo me acompaña en la vida sino también en este proyecto. Planifico las tareas y armo todo para que en la semana quepa todo. Me dedico a cocinar, amasar, pastalindear, publicitar y promocionar en las redes sociales. También en actualizar el stock, hacer las compras de los insumos, recibir los pedidos, armarlos, salir a repartir en bici -nosotros la llamamos sorrenticleta-. Y él se encarga de las finanzas, inversión y sobre todo de la imagen de la marca. Todas las imágenes del Instagram las fotografía él. Y juntos armamos la parte creativa de la combinación de sabores. Todos los sabores los probamos antes de sacarlos a la venta. Sabemos que con disciplina y constancia, todo  se logra” enuncia al describir las características del modelo de negocios que le valió la mención en el certamen comunal.

En relación a las estrategias de marketing, Electra señala que los canales de comunicación que usan son redes sociales: Instagram y Facebook. “Sumamos el canal de Whatsapp, ya que todos nuestros clientes lo manejan. Pero lo que nos es altamente efectivo es la recomendación. El boca en boca y la experiencia que vive un cliente y le cuenta a otro. Me capacito permanentemente, ya sea haciendo cursos virtuales, como leyendo sobre copywriting, estrategias de marketing de marcas líderes. Escucho  las experiencias de otros emprendedores, y todo lo que lleve temáticas de organización, planificación, mentorías, gerenciamiento gastronómico y creatividad. Usamos mucho la imagen y estamos presentes en la cabeza de la gente. Si no te mostrás, pasás desapercibido y más en este momento donde la tecnología y lo virtual está en la cotidianeidad”.

En lo concerniente a su participación en el concurso “Nosotras Hacemos”, explica que cuando vio la publicación del concurso no lo dudó. “Reconocerla labor emprendedora de la mujer siempre es interesante y súper destacable. Me reflejaba, era una de esas emprendedoras a las que le hablaba el municipio. Somos muchas las que estamos luchando día a día para salir adelante, con la actividad que sea, y todas lo valemos. Considero que todas las que se presentaron ya ganaron, anotarse y exponer su trabajo ya es un avance.  Me anoté para ganar. Armamos el video con mi compañero y le dimos luz verde a todas las ideas. Cuando nos sorprendió a todos la pandemia, realmente nos olvidamos, pensamos que ya había ganadores y que ni siquiera había salido preseleccionada”.

Mirá también  Meninas Nails: artesanas de las uñas

“Cuando recibimos el mail informándonos que éramos finalistas saltamos de alegría. El reconocimiento al esfuerzo y trabajo da sus satisfacciones. A la entrega de premios iba sólo a recibir mi diploma y compartir con las otras mujeres. Nada más. Pero nos sorprendieron con el premio de una suma de dinero que ayuda y mucho. Nos mejora como marca para seguir posicionándonos en el mercado y en la cabeza de nuestros clientes. Es un mimo que recibimos y que nos da impulso para seguir creciendo. En cuanto a lo material, nos sirve para comprar materia prima, insumos, y renovar la maquinaria. También para terminar de pagar la mesa principal de trabajo. Y como líder de proyecto me mejora como persona y me da más confianza para seguir fortaleciéndome como mujer emprendedora. Realmente estaba convencida de que la idea de hacer pastas gourmet con estilos de autor iba a funcionar y así se está dando.  Las pastas gustan y nos llenan de orgullo. Nos gusta que en cada docena se lleven una experiencia gourmet. Que se animen a probar sabores  distintos, combinaciones que en el cotidiano no suceden. Queremos que siempre se sienten alrededor de una mesa,  compartan unas pastas llenas de amor y se rían hasta que les duela la panza” concluye.

Dejá tu comentario