Por los avatares del dólar, Enfoque estuvo con Pablo Vallarino – titular de la primera franquicia del país de Buquebus -, un referente de nuestra ciudad en la materia turismo, quien nos cuenta su historia y como está la situación del mercado frente a esta escalada de la moneda internacional.

La empresa Buquebus nace como una empresa uruguaya de transporte fluvial de pasajeros que une Uruguay y Argentina con sus ferries cruzando el Río de la Plata.

A partir del año 1998 comienza también a desarrollar su propia operadora de servicios turísticos, primeramente, dentro de Uruguay para luego extender la oferta a Argentina, Brasil y luego incorporando el resto del mundo a su cartera de productos y servicios.

Desde el año 2007 comienza una etapa de transformación de sus representantes en Franquicias para reforzar la presencia de la marca y consolidar la comercialización de productos exclusivos. La primera franquicia en Argentina es Buquebus Tandil, bajo la dirección de Pablo Vallarino y Luciana Maggiori quienes, acompañados por un grupo de jóvenes profesionales en Turismo y Hotelería, a partir del año 2010 lograron implementar el sistema de manera exitosa y marcaron el camino para las más de 30 franquicias que luego se instalaron en todo el país.

Al día de hoy, Buquebus posee importantes convenios con operadores de todo el mundo como así también con aerolíneas, hoteles, empresas navieras de cruceros y rentadoras de vehículos de primer nivel.

Pablo nos comenta “Sin ninguna duda este momento reacomoda la demanda y bajan las ventas y salidas al exterior; de todas maneras, basado en experiencias anteriores, toma algunos meses que la oferta vuelva a acomodarse”. Es importante contar con planes de financiación en cuotas sin interés, eso es determinante a la hora de concretar reservas de viajeros internacionales.

Para las personas que se encuentran afuera del país y el dólar fluctúa en ese sentido, el uso de la tarjeta de débito, para aquellos que quieran dejar congelado el tipo de cambio es la mejor opción. Hoy no existen restricciones en cuanto al uso de la tarjeta en el exterior, se pueden adquirir bienes y servicios sin problemas, la diferencia radica en la alta volatilidad que hoy predomina el tipo de cambio, por ende, solo la tarjeta de débito nos permite congelar. En algunas ocasiones las terminales de captura en el exterior permiten definir si queda en la moneda local o en pesos Argentinos pero solo en algunos casos y países.

“El sector está pasando por un momento mas parecido a otros años y con la particularidad de tener bastante oferta de servicios que deben ser cubiertos. En mi opinión vamos a ver una baja de los precios en dólares durante los próximos meses, donde volveremos a ver precios similares al año 2002 / 2003 en moneda extranjera. Con respecto al mercado interno, sin duda, favorece al receptivo y nos brinda una oportunidad para atraer turistas de otras nacionalidades” comenta Pablo, a lo que agrega que “con respecto al turismo extranjero la suba del dólar impacta de manera favorable, básicamente porque abarata los valores en dólares para los extranjeros y de manera casi automática genera mayores ingresos de turistas por todos los medios”.

Dejá tu comentario