El pasado 31 de octubre, en la Cámara Empresaria de Tandil, en un evento organizado por CEPIT, el reconocido emprendedor y tecnólogo presentó su nuevo libro “Guía para sobrevivir al presente!”. Este evento se presentó en sólo 10 ciudades en todo el país, siendo la nuestra la primera en recibirlo. ENE estuvo con Bilinkis y nos dejó algunas reflexiones imperdibles.

Dentro del mundo emprendedor su nombre es una referencia ineludible; para los que aman la tecnología su libro, columnas y artículos son una cita obligada y para quienes no lo conocen, Santiago Bilinkis es una invitación a pensar y un desafío. Licenciado en Economía, emprendedor serial, tecnólogo, comunicador y dueño de un coeficiente intelectual superior a la media, Bilinkis lanzó en agosto su nuevo libro, “Guía para sobrevivir al presente!”

¿De qué habla “Guía para sobrevivir al presente!”? Hace un par de meses en una charla con Jorge Lanata en su programa de entrevistas Hora 25 Santiago definió en sus palabras la obra: “Voy a contar un solo dato del libro”, disparó; “la Universidad de Stanford, que es probablemente la mejor universidad tecnológica del planeta -porque además está ubicada en el corazón de Silicon Valley, a diez minutos de google, 15 de Apple y 3 de Facebook-, tiene un laboratorio que se llama Laboratorio de Tecnología Persuasiva cuya meta explicita es desarrollar tecnología que permita manipular lo que las personas piensan y lo que hacen. Esa gente, los doctores, los PhD, la gente más brillante y más formada del planeta que sale de allí, ¿a donde va a laburar? A Facebook, a Google, a Apple”, explicó. “Cuando vos ves hoy en cualquier reunión, y este es el tema central de mi libro nuevo, todas las personas completamente cautivadas por sus celulares más que por las personas que tienen enfrente, -y es un fenómeno absolutamente generalizado, más fuerte en los jóvenes pero también en los no tan jóvenes-, todo eso sucede porque hay gente provocándolo. Está diseñado, cómo hacer una app que vos no puedas parar de usar”, completó.

Mirá también  “Recuerdos de una caja mágica”

Todas las semanas Santiago Bilinkis realiza una columna en Basta de Todo, el programa de radio que conduce Matías Martin en La Metro. Además, cada domingo firma una nota en la revista del diario La Nación. Si se escribe su nombre en YouTube, aparecen varias Charlas –muchas TEDx, las cuales además organiza-, notas periodísticas y conferencias. Y si se lo googlea, además de dar con Riesgo y Recompensa, su página personal, se encuentran cientos y cientos de artículos, referencias y reflexiones. El mundo del trabajo, emprendedorismo, inversión, inteligencia artificial, ciencia y tecnología, el mundo, el futuro y el presente… Santiago comparte su mirada de muchos de los temas más convocantes hoy en día. Sin embargo, el contenido de su segundo libro, el que acaba de presentar en Tandil, es inédito, y eso hace a la propuesta más que atractiva.

Quién es Santiago Bilinkis.

Bilinkis nació en la Ciudad de Buenos Aires el 9 de diciembre de 1970. De chico, le inspiraba mucha más curiosidad cómo estaban hechos los juguetes que los objetos en sí. Sobre todo aquellos que tenían un componente electrónico: los desarmaba, buscaba entender cómo funcionaban y muchas veces buscaba, sin éxito, convertirlos en una nueva cosa. El proceso y las fallas resultaron la base de su espíritu emprendedor. Luego llegaron las computadoras y la programación con Basic, y el mayor desafío de su vida: ingresar al Colegio Nacional Buenos Aires. “Ese examen de ingreso realmente fue el esfuerzo más grande que hice en mi vida y me quedé afuera”, reveló a Lanata, aunque luego pudo entrar porque ese año se ampliaron los cupos por la gran convocatoria y él había quedado muy cerca de la nota de corte. Esa experiencia lo marcó para el resto de su vida. “Fue una conquista”, aseguró.

Si bien no tenía una vocación marcada y sus intereses eran amplios y variados, entendió que quería dedicarse a construir negocios y estudio Economía en la Universidad de San Andrés. Eligió esa carrera porque combinaba matemática y humanidades. No se equivocó: a los 25 años creó Officenet, el mayor distribuidor de suministros de oficina en Argentina y Brasil, adquirido por Staples Inc. en 2004. “Cuando estaba estudiando en la universidad, a comienzos de los 90, la palabra emprendedor no existía”, contó en abril del año pasado al recibir el máximo galardón que entrega el Senado Nacional: la mención de honor “Senador Domingo Faustino Sarmiento”. “Durante mi carrera nunca se mencionó nada de eso como una posibilidad. Por alguna razón con mi mejor amigo se nos ocurrió que queríamos hacer algo distinto, que en vez de salir a buscar empleo, queríamos fundar una compañía. Nos tocó un periodo de estabilidad económica, después recesión e inestabilidad, pero a la vez tuvimos la posibilidad de construir una empresa como siempre soñamos”, completó.

Mirá también  El Prendete tiene una nueva fecha para cierre de inscripciones

Luego de Officenet Santiago creó Quasar Builders, su constructora de empresas, y desde ese espacio cofundó varias compañías más, entre ellas Wanako Games, Restorando y Trocafone. Su pasión por la tecnología lo llevó a quedar entre los seleccionados, en 2010, para asistir a Singularity University en una base de la NASA en Silicon Valley. Allí aprendió de los científicos y líderes empresariales más notables en áreas como Inteligencia Artificial, Robótica, Biotecnología, Nanotecnología y Neurociencia. Hace diez años, Santiago se reinventó como comunicador, y hoy además de sus espacios en radio y gráfica se dedica a la divulgación científica como orador principal: dio discursos en universidades como MIT Sloan School of Management y Harvard Business School y para muchas empresas y entidades gubernamentales, es uno de los organizadores de TEDxRiodelaPlata y en 2014 Penguin Random House publicó su primer libro, “Pasaje al futuro”, que hoy ya está en su sexta edición. Por último, y si bien él le resta importancia, Santiago es miembro de Mensa, una asociación internacional integrada por personas con un coeficiente intelectual superior a la media que integra solo el 2 por ciento del mundo.

Dejá tu comentario