“Cuando todo está mal, el arte florece más”: Martín Castelli

arte
Escuchar esta nota
Getting your Trinity Audio player ready...

“Cuando todo está mal, el arte florece más”

Martín Castelli avanzó con su relato y llegado el momento de la etapa en la que consolidó su faceta de emprendedor dentro de la música. Comentó que, fue en el 2010 cuando el integró finalmente todos los conocimientos adquiridos a lo largo de su experiencia recorrida, y puso en funcionamiento todas las herramientas que tenía a disposición desde Sonidos del Viento.

“Unos años más tarde formé mi familia y se dio la posibilidad de un crédito para construir mi casa. Esa fue la oportunidad de hacerme un estudio, y estoy acá que es debajo de mi casa hace unos cinco años”

“Me siento firme en mi profesión, me gusta, estoy contento porque es mi trabajo, pero en realidad si quiero estar tocando también o hago, entonces no tengo esa esa dicotomía que tuve en un montón de momentos de mi vida” expresó el musico y productor destacó la comodidad que encuentra en su espacio, “se obtienen buenos resultados”.

“En el 98 me fui porque era un pueblo muy cerrado, mucho más que ahora, si alguien considera que lo es”

El artista comentó que en aquella época no había posibilidad de trabajar de la música en Tandil y mencionó que los años que no estuvo fue el período en que se dio su evolución artística. “Cuando volví me encontré como una nueva dimensión de la ciudad, con más posibilidades, con mucha gente en el rubro artístico, con otras miradas, con gente que se había ido afuera y había vuelto, como era mi caso, entonces había ideas recicladas. El cambio fue gigante”.

Al mismo tiempo, el músico se refirió al contexto actual de la cultura tandilense.

Hay mucha gente creando, más aún en estos tiempos de adversidad social, económica, en la educación, en todos los ámbitos.

“El arte florece, ¿viste? Cuando todo está mal el arte florece más” exclamó Castelli, y subrayó que a pesar de la crisis, “hay propuestas de todo tipo, hay cosas súper interesantes, de hecho, acabamos de terminar un disco que involucra a las Murgas de Tandil, se anotaron ocho en un proyecto que es entre social, musical y abarca un montón de cosas, súper interesantes”.

Mirá también  La cultura del apriete (y el apriete de la cultura)

Respecto a la evolución tecnológica, volvió al momento de sus comienzos, cuando no había computadoras para grabar. “Si bien ya había algunas cosas digitales, estuvimos justo en esa transición. O sea que nuestra formación fue toda con equipos analógicos y tuvimos que subirnos a la ola tecnológica, cambió todo”.

Los principios

El productor comentó que en el momento en que tuvo su primer estudio, no se grababa en la casa de nadie, “grabamos en un estudio chico. Y en ese interin de estos 20 años a hoy en día, la mayoría de los chicos y las chicas se graban en su casa. Realmente con un dinero que es poco, podes comprarte una placa, una compu, un micrófono y te hacés un disco directamente. Si querés estar a la altura de lo que se escucha o de tus referentes, ya es otra cuestión.

“Por eso estamos los profesionales de la música a donde acuden los grupos que quieren ir a un poco más. Pero ya el hecho de que los grupos hoy en día se puedan grabar, escucharse, probar, experimentar y después recién al estudio hace que la calidad musical sea mucho más alta que hace unos años, donde tenían que venir al estudio a experimentar, con los gastos que implica, con lo que implica ir a experimentar un lugar que es la primera vez que vas, que estás pagando por tiempo. Entonces todo eso me parece que elevó un montón el nivel cultural”.

Un servicio a los artistas

Como conclusión, Martín Castelli aseguró, “mi trabajo en el estudio es un servicio para los artistas, es bastante amplio. En general trabajo con grupos bandas, solistas de diferentes géneros que quieren grabar su material y sacar un disco, pero también por ejemplo hay artistas o cantautores que tienen una idea en una guitarra y vienen a verme para que yo les arme todo el resto de la canción entonces llamo a un colega baterista, un bajista o algunos instrumentos los toco yo y armamos este el disco del artista”.

Mirá también  Tandil festejó sus 201 años

También resaltó que suelen llegarle otros pedidos como “música para publicidad y eso no es lo que hago pero bueno algunos estudios lo hacen y por ahí si fuera algún proyecto interesante podría hacerlo”.

Finalmente, reflexionó tanto desde su costado emprendedor, como músico profesional que es, “una banda es como poner cualquier negocio, emprender cualquier negocio, y necesitas dedicarle tiempo diario, necesitas dedicarle oficina, necesitas hacer reuniones, y generar. Ver como te acercas a la gente, como vas a hacer los lanzamientos, como vas a pagar a todo alrededor de la banda, las tapas de discos, la grabación. En el caso nuestro tenemos el estudio porque es mi proyecto, pero tenemos que mandar a masterizar que es un proceso que mandamos afuera”.

A lo que agregó que “hay un montón de gastos, como publicidad, que requiere de organización y de inversión también, porque nosotros somos un grupo que hacemos canciones propias, y vamos a tocar y el dinero que queda es simbólico, ya lo sabemos, queda muy poca plata, entonces nadie vive de este proyecto, pero no deja de ser un emprendimiento y un negocio que a futuro mediano el objetivo es que si de dinero. No digo cercano para ser realista, pero no digo lejano tampoco porque estamos trabajando en esa dirección”.

Dejá tu comentario

Donanos un cafecitoSi te gustó nuestro contenido

En Enfoque de Negocios el 80% de nuestros contenidos son originales. Somos un emprendimiento tandilense que apuesta por brindar información y análisis objetivo sobre lo que sucede en la ciudad y la región.

Si te gusta lo que hacemos, y lo valorás, podés ayudarnos con una donación a través de la aplicación Cafecito.

Donar en Cafecito

También podés escribirnos y darnos tus comentarios sobre nuestro producto a info@enfoquedenegocios.com.ar ¡La crítica nos ayuda a mejorar!