Los almacenes y comercios de barrio fueron exceptuados desde el principio frente al aislamiento impuestos a nivel ciudad y país. Conversar con ellos ayuda a tener un pantallazo de lo que está pasando en los barrios de Tandil frente a esta situación excepcional.

El Económico es un almacén mediano en Alberdi y Constitución. Tiene una gran afluencia de vecinos que lo eligen para hacer sus compras. Frente a la cuarentena que estamos viviendo, Enfoque de Negocios consultó para conocer acerca del impacto de la misma en el consumo de los tandilenses y en los hábitos de compra. Al respecto, Emanuel nos comenta: “los primeros días la gente se volvió como un poco loca. La mayoría venía y compraba grandes cantidades, para abastecerse. Había rumores de que iba a faltar la mercadería o que cerraban los comercios, entonces tenían miedo, ahora estos últimos se normalizó un poco todo”.

En cuanto a cómo se está comprando ahora, “hay de todo” nos dice. “Está el que viene a comprar un sachet de leche para poder salir de la casa; y también el que viene y compra mucho para estar varios días sin salir. También el que no cambió el hábito, y viene dos o tres veces por día porque se olvida cosas”.

Lo mismo nos dice Sandra, de un kiosko-despensa en la calle Paraguay: “si, ha cambiado mucho; no sólo en cuanto a que tenemos que hacerlos entrar de a uno, y por ahí no vienen tantas veces, algunos clientes que eran habituales, o para no hacer la cola y perder tiempo, o para no estar en la calle. Pero más que nada porque hay poca plata, entonces se compra menos”.

En el barrio de la terminal de ómnibus, en cambio, Facundo nos dice que “se incrementaron mucho las ventas de cosas de almacén. Mucha gente vino a abastecerse y lo siguen haciendo”. Pero, “en eso yo lo veo pero no nos beneficia tanto, porque el que quiere comprar cantidad muchas veces elige ir a un supermercado grande”.

Respecto a la cantidad, Emanuel nos dice: “creo que sí, que el que puede compra más; mucha gente está comiendo de más, porque no hace otra cosa que estar en la casa, o porque compra para hacer un torta o cocinar algo rico que, en la rutina, sin tiempo, no lo hacen”, pero por otro lado, “hay muchos que no están económicamente bien y eso se nota también, y ahora cada vez más, no sé cuánto tiempo se podrá estar así” reflexiona al final.

En cuanto a las medidas, en El Económico, han puesto varias como “alcohol en gel al alcance las personas dentro del local; siempre uno de nosotros está en la puerta para esterilizar las manos del que entra. Cada sector tiene su alcohol en gel, mantenemos la distancia en la cola de ingreso y en el mostrador para que no haya posibilidad de contagio”. Además de la cola para entrar como comparte con Sandra y Facundo, en algo que es una postal de las ciudades argentinas estos días.

La despensa de barrio de la calle Paraguay parece sentirse mas golpeada por la cuarentena, acaso como una muestra del segmento: “y nos afecta económicamente a todos” nos dice Sandra; “al principio no era tanto, pero ahora estos últimos días, esta replanchado todo. Esperemos que se vuelva pronto a la normalidad, o al menos que de a poco vaya levantando y la gente pueda volver a comprar como antes”.

Dejá tu comentario