La producción audiovisual vive momentos de gran demanda, pero también de grandes desafíos relacionados a la adaptación a nuevas tecnologías, conductas de consumidor, modelo de negocios, etc. Conocemos la experiencia de la primer serie web producida en la ciudad de Tandil.

Desde el principio de los tiempos las personas hemos tenido debilidad por las historias contadas. Primeramente el método predilecto fue trasmitirlas oralmente, de boca en boca; luego, durante muchos siglos, de manera escrita, en múltiples formatos y materiales distintos. Y desde hace varias décadas, el medio que ha primado para esto es el audiovisual, a través de la exitosa irrupción en el siglo XX del cine y finalmente la televisión.

Sin embargo, durante las últimas dos décadas la explosión de contenidos multimedia a través de Internet y las masificación de diferentes redes sociales y plataformas ha modificado las conductas de consumo (y por ende de producción) de la ficción audiovisual. Por dar un ejemplo conocido el final de la serie del momento, Game of Thrones, se estima fue visto por 9 millones de personas a través del canal HBO (productor de la serie), pero luego del lanzamiento televisivo por unos 7 millones a través de los diferentes streamings. Una reciente nota de la revista Apertura define el momento de la producción audiovisual como “la era en la que la conversación ligada al consumo audiovisual se remata con un -¿Está en Netflix?-”, graficando la ascendencia que han logrado ciertas plataformas en este mercado.

El consumo de series es inmensamente popular. Un estudio publicado por el diario La Nación sobre estadísticas en Ciudad de Buenos Aires afirmó que el 75% de los porteños se desvela y duerme menos horas por mirar en línea sus ficciones favoritas. Sin embargo, a nivel nacional e internacional el gran problema del sector es lo costoso de producir los contenidos audiovisuales, no sólo desde lo económico sino también desde lo logístico.

En Tandil, la primer productora que se animó a producir íntegramente una serie de ficción web es Termopol Producciones, que presentó en sociedad su miniserie “Cuero cabelludo” en la última edición del Festival Internacional Tandil Cortos, y con quien nos contactamos para hablar acerca esta experiencia vivida, así como conocer las dificultades y ventajas del rubro en la ciudad. “Cuero Cabelludo es una Serie Web del género Ficción Comedia” nos explica Javier Creparula, uno de los integrantes de la productora; “lo que la diferencia de otro tipo de series es principalmente su duración. Son pocos capítulos que duran entre 4 y 10 minutos” añade.

“Esta duración apunta al tiempo que la gente tiene para navegar en las redes, ya que generalmente es durante los breaks en los trabajos, o viajando en colectivo, o en la casa mientras realiza alguna otra tarea” enfatiza Javier;  “este es un formato que ha aparecido en los últimos años y está teniendo cada vez mas auge. Hay dos o tres portales dónde se pueden ver este tipo de series realizadas en distintos lugares del país, incluso hay festivales de cine que las exhiben”.

Concretar semejante proyecto es un desafío mayúsculo: en el caso de Cuero Cabelludo, la ficción de Termopol, fue necesario armar un equipo de 12 personas; “y es un equipo relativamente pequeño” aclaran desde la productora. El espectador no es conciente muchas veces de todo el trabajo calificado detrás de la pantalla; en este caso, “las 12 personas se reunieron entre las diferentes ramas que hay en una producción: Dirección, Guión, Arte, Fotografía, Producción, Sonido y Musicalización” especifica Creparula, que agrega que “la serie fue realizada desde el guión a la música 100% original”. En cuanto al elenco, “participaron 15 personas entre actores y extras llegando a un total de 25 personas involucradas directamente”.

Además del desafío del recurso humano y el armado de un equipo, deben sumarse cuestiones como el alquiler de ciertos equipos que no se encuentran en la ciudad y que son utilizados específicamente en cine. Pero más allá de esto, y con la experiencia a cuestas, Termopol define a Tandil como una ciudad amena para filmar, ya que las instituciones importantes (Municipio, Universidad) colaboran con lugares para rodar, permisos, posibles esponsoreos, etc. También las distancias cortas entre locaciones reducen los costos de traslado del equipamiento, un dato no menor.

En cuanto al apoyo privado, que tan importante es en este arte, “normalmente las empresas buscan géneros para toda la familia y que dejen un buen mensaje. Hay empresas que de a poco se van animando a participar en este tipo de rubros y están dispuestas a colaborar” comenta Creparula. Y desde el Estado, además de importantes apoyos de las instituciones ya nombradas, también se pueden obtener esponsoreos del INCAA o del Fondo Nacional de las Artes, que alivian la carga que requiere un proyecto de estas características.

En un momento y en un rubro en el que las culturas locales tratan de resistir contra las ventajas económicas de la importación y de la masividad, inevitables ante el abrumador paso de la tecnología, la apuesta por la creatividad y el talento propio debe ser considerada como una saludable alternativa.

 

Para ver la serie:

“Cuero Cabelludo” es una serie web, ficción comedia de 8 capítulos.

Sinopsis: A Roberto le apasiona ser peluquero. Al ser presionado por su jefe decide abrir su propia peluquería clandestina. Walter y Agustina son sus amigos que lo acompañan en esta aventura. Presiones del sindicato de peluqueros y de una particular fábrica de pelucas lo introducen en un mundo poco común. ¿Hasta dónde serias capaz de llegar si se interponen en tus sueños?

Elenco: Seba Irigaray, Nico Mazza, Agus Molfesa, Pablo Cenoz, Fabricio Campetelli, Pedro Baldovino, Seba Nieto, Mariano Rotolo

Enlace: https://www.youtube.com/user/TermopolProducciones

 

Nota publicada en 2018

Dejá tu comentario