El Estudio G&D lanzó una nueva plataforma web a través  de la cual los productores pueden acceder a información objetiva sobre sus lotes. El Ingeniero Mariano Delbuono explicó a ENE cómo funciona, cuáles son sus beneficios y por qué es una herramienta que resulta fundamental para optimizar tiempo y recursos.

Con el objetivo de ofrecer a los productores las imágenes satelitales del estado de sus cultivos de forma simple, rápida y económica, el Estudio G&D lanzó, hace dos meses, el “Índice Verde on demand”. ¿Qué es el Índice Verde? Un parámetro que se obtiene a partir del procesamiento de imágenes satelitales y sirve para reconocer el estado de crecimiento vegetativo de los cultivos en fechas clave. ¿Qué proporciona este nuevo servicio? El acceso a una plataforma web desde donde cada productor ubica sus lotes en un rango de fechas específico y obtiene las imágenes satelitales de este índice. Para conocer más en detalle de qué se trata la propuesta, ENE charló con Mariano Delbuono, Ingeniero y socio de G&D.

 

-¿Cómo surge la idea de ofrecer esta plataforma?

-Hoy por hoy hay una tendencia hacia lo que es la agricultura digital, hacia el hecho de empezar a trabajar con herramientas en la web que le permitan al productor tener un acceso mucho más rápido a los servicios. El proceso tradicional consiste en que el cliente pida una solución y uno, a través de un proceso, genere información que luego de un tiempo se le devuelve. Con el Índice Verde On demand ese camino está automatizado dentro la plataforma.

-¿Y qué es el Índice Verde on Demand?

-La información, para que le sirva al productor, requiere de un procesamiento que implica cierta capacidad técnica. Por un lado están los satélites, que todo el mundo sabe que surcan los cielos, y por el otro lado está el productor que tiene una barrera tecnológica que le impide poder llegar a la información que generan esos satélites. Índex on demand tiene es un algoritmo interno por medio del cual el productor puede identificar el lote dentro de una plataforma, conectarse con el servidor donde están las imágenes satelitales y bajar la imagen satelital que corresponde al área que delimite dentro de la plataforma -que corresponde a su lote o a su cultivo.  Internamente, la plataforma procesa el Índice verde -una combinación de bandas que obtiene el satélite- y entrega el resultado final del procesamiento.

-Es decir que, con una información ya existente y la necesidad de productor, generaron un programa que delimita la información en un tiempo y espacio.

-Exactamente. Hicimos un puente entre dos islas, y ese puente lo que genera es la posibilidad  de conectar la información con el usuario, que es en este caso el productor. Además, se puede tener acceso al Índice Verde de cualquier lote del planeta para saber cómo está creciendo lo que está creciendo sobre ese suelo, con la posibilidad contar con el histórico de todas las imágenes satelitales de ese punto, desde que el satélite está sacando imágenes, hasta la más actual que tengas. Eso posibilita saber el estado del cultivo o el historial hacia años atrás.

-¿Cómo se hace para recabar esa información sin el Índice Verde?

-La ayuda principal es tener disponible la información en tiempo y forma. O sea, con esta plataforma, en cuestión de segundos, el productor obtiene el Índice Verde de una o de diez imágenes. Antes había que conectarse, buscar la imagen, descargarla -cada imagen tiene un tamaño de 180 kilómetros por 180 kilómetros y peso alrededor de 4 gigas, lo que implica un tiempo considerable-, buscar el campo, individualizarlo, recortar la imagen y procesar el Índice Verde. Recién ahí se obtenía la información.

-¿Para qué le sirve esa información al productor a la hora de tomar decisiones?

-Para una infinidad de cosas en función del caso. Por ejemplo, para cuestiones climáticas. Si cayó piedra, hubo una helada, hubo un viento fuerte y volcó el cultivo… todos esos eventos quedan registrados en el índice verde. ¿Por qué? Una planta sana tiene un índice verde diferente a una planta que sufrió algún tipo de estrés, y eso notoriamente se marca en la imagen. Esa información permite saber la severidad de un problema climático o la superficie que cubre una helada. Y a partir de eso el productor tiene la capacidad de evaluar de forma certera si resiembra, si hace otro cultivo…. Esa información es muy práctica para ese tipo de cosas. También permite reconocer si en el cultivo hay alguna enfermedad en particular o un grado alto de infestación de maleza, o si el productor aplicó algún agroquímico y ese agroquímico no cumplió con la función esperada. De esa manera el productor sabe reconocer dentro de su lote ese lugar para ir y agronómicamente determinar la solución que debe tomar en función de la información previa de Índice Verde On demand.

-¿Cómo es el acceso a esta información?

-Es online. El productor puede consultar todo el tiempo. El satélite pasa cada siete días, por lo que las imágenes se actualizan todas las semanas.

-La plataforma reemplaza un trabajo que hasta hace poco se hacía presencialmente.

-Sí. En realidad, y esa es otra virtud que tiene el Índice Verde On demand, estas imágenes permiten planificar la recorrida a campo. De la forma tradicional, el productor elige los logares a recorrer de forma aleatoria y, eventualmente, los problemas los podes tener a tu espalda pero si no te das vuelta se te escapan. En cambio, con una imagen del Índice Verde On demand tenés el ciento por ciento de la superficie del lote desde el punto de vista visual y la posibilidad de identificar los lugares en donde hay un problema. Eso hace mucho más eficiente la recorrida y no se te escapan esas cuestiones que antes por ahí no se podían ver.

-Se optimiza el tiempo t los recursos.

-Totalmente. Y esa es la idea: hacer más eficiente el trabajo que tradicionalmente los agrónomos requieren hacer para hacer el seguimiento de los cultivos. Y acá no estamos hablando de reemplazar la persona, la persona es clave en esto porque es la que tiene el conocimiento. Lo que nosotros estamos dándole son herramientas para tomar decisiones le permitan mejorar la productividad de los lotes y hacer más eficiente su trabajo.

-¿Y qué impacto ha tenido este nuevo servicio hasta ahora?

-El impacto fue muy bueno. Ya tenemos varias miles de hectáreas contratadas. Y lo interesante del Índice Verde On demand es que no tiene un techo de hectáreas, lo comercializamos por un abono mensual que te da acceso ilimitado a la plataforma. Una empresa multinacional que tiene campos bajo producción en Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay o Bolivia con un abono mensual puede hacer el seguimiento de los cultivos de todos esos países sin límite de hectáreas. Eso hace que sea muy receptivo porque lo hace muy económico.

-¿Se adaptó el productor local a estos cambios?

-Totalmente. En ese sentido son muy ávidos de incorporar este tipo de tecnología porque no requiere de un conocimiento técnico alto. En las imágenes vos tenés diferentes colores que representan diferente valor de Índice Verde, en los cuales ya mirando el color sabés si el cultivo está bien. No requiere de un análisis técnico muy elaborado, gráfica y visualmente se puede saber de manera rápida dónde está lo malo y lo bueno.

-¿Cuál es la idea a futuro en el desarrollo de esta plataforma?

-Agregar nuevas soluciones que justamente persigan este objetivo: dar al productor mayor información para poder tomar mejores decisiones. Una de las cosas que queremos implementar es la posibilidad de poder marcar los lugares de muestreo de suelo para que el productor ya tenga una plataforma que le permita decidir los lugares donde tomar los muestreos. Generalmente cuando se va al campo a muestrear el productor camina y va tomando muestras en forma errática, sin algún criterio. Con el Índice Verde como base se pueden tomar muestras en los lugares donde los cultivos anteriores rindieron mas, donde rindieron por el promedio y donde rindieron por debajo del promedio. Y eso ya tiene un criterio que permite tomar un mejor muestreo, con una base objetiva, y no por la sensación.

Dejá tu comentario