A través de una resolución oficial, el steel frame o construcción “en seco” fue equiparado con los métodos basados en ladrillos. Ya no será necesario contar con el Certificado de Aptitud Técnica (CAT), que se extiende a todo sistema constructivo que sea considerado ‘no tradicional’. 

La construcción “steel frame” o “en seco” ya es considerada como “tradicional” y por lo tanto, no necesitará más contar con el Certificado de Aptitud Técnica (CAT) que la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación otorga a todo sistema clasificado como “no tradicional”. El sistema steel frame está basado en estructuras metálicas, de acero galvanizado, donde las paredes se conforman con diversas capas de materiales, como lana de vidrio, poliestireno expandido (telgopor), yeso, entre otros. Además, no usa ladrillos y su condición “en seco” lo independiza relativamente de los tiempos de secado de las obras tradicionales y de los vaivenes del clima para avanzar en la construcción.

Este cambio de categoría impactará en los planes de vivienda social y de obra pública que encontraran menos trabas a la hora de participar de una licitación o de presentar un proyecto con fondos estatales. El sector privado también será beneficiario directo de esta nueva reglamentación que provocará una revolución en la industria de la construcción, ampliando las formas en que se puede acceder a la vivienda propia.

El artículo primero de dicha resolución, firmada por el secretario de Vivienda y Hábitat Domingo Amaya, asegura que se establece al “Sistema de Construcción con Estructura de Perfiles Conformados en Frío de Chapa Cincada para uso de estructuras portantes de edificios como sistema constructivo tradicional”. El artículo segundo agrega que: “Todos aquellos entes ejecutores que promuevan proyectos de soluciones habitacionales podrán realizar pliegos de especificaciones técnicas particulares, licitar, supervisar y presentar proyectos bajo el Sistema de Construcción con Estructura de Perfiles Conformados en Frio de Chapa Cincada para uso de estructuras portantes de edificios como sistema constructivo “Tradicional”, sin solicitar un Certificado de Aptitud Técnica (CAT)”.

Cabe destacar que la construcción en seco permite realizar construcciones durables, sustentables, rápidas y compatibles con otros sistemas constructivos existentes. A su vez, se trata de un método que acorta los tiempos de ejecución de  la obra y que además puede ser menos costoso, al igual que la construcción en madera que también fue equiparada como tradicional junto a la basada en ladrillos. Con el sistema en seco, la construcción de una casa puede demandar 45 días mientras que, por los tiempos de secado, la mayoría de los contratos de las obras tradicionales se estipulan en seis meses.

En el rubro de la construcción, este sistema se destaca por el poco derroche de materiales y por el carácter aislante de los mismos, que preservan el calor o el frío según la necesidad y que evitan todo tipo de humedad. Por otro lado, la resolución responde a la promoción, por parte del gobierno, de nuevos sistemas constructivos sustentables y de mayor productividad que permitan multiplicar las soluciones habitacionales para lograr la reducción del déficit habitacional.

Dejá tu comentario