El Ministerio de Agroindustria aprobó la comercialización de dos variedades de maíz y una de soja, mejoradas por biotecnología moderna. Uno de los cultivos de maíz aprobados incorpora múltiples genes para el mayor control de insectos lepidópteros, como así también tolerancia a los herbicidas glifosato y glufosinato

 A través de tres decretos, publicados el pasado 2 de marzo en boletín oficial, el Ministerio de Agroindustria formalizó la autorización comercial de dos nuevas variedades de maíz genéticamente modificado, uno desarrollado por Syngenta Agro y otro por Dow Agrosciences. También fue aprobada la comercialización de una variedad de soja de la firma Bayer.

Resulta esencial garantizar la permanencia de la República Argentina en el grupo de países líderes que utilizan y desarrollan biotecnología agropecuaria” asegura la resolución emitida a nivel oficial. Uno de los cultivos de maíz aprobados incorpora múltiples genes para el mayor control de insectos lepidópteros, como así también tolerancia a los herbicidas glifosato y glufosinato mientras que el otro posee resistencia a los herbicidas 2-4D y ariloxisfenoxi.

En relación al cultivo de soja, se caracteriza por otorgar tolerancia a los herbicidas glifosato, glufosinato e isoxaflutole, facilitando el control de malezas resistentes a partir de herbicidas con diferentes mecanismos de acción. Dichos cultivos, desarrollados por las empresas Syngenta, Dow y Bayer, respectivamente, ofrecen al productor un nuevo aporte de herramientas para facilitar el control de insectos y malezas, además de mitigar la aparición de plagas resistentes gracias a la combinación de diferentes mecanismos de acción.

En este caso y como parte del sistema que regula a los organismos genéticamente modificados, la autoridad de aplicación es la Secretaría de Alimentos y Bio-economía del Ministerio. A su vez, intervinieron en la evaluación de los productos la Comisión Nacional Asesora en Biotecnología Agropecuaria (CONABIA), el Centro de Referencia para la Bioseguridad de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Asimismo, la inocuidad y aptitud alimentaria fue evaluada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

De esta forma, el avance de la biotecnología agrícola llegará al mercado nacional e internacional próximamente y se estará ofreciendo a los productores a través de semillas mucho más complejas que las que se conocían hasta hace pocos años.

Dejá tu comentario