El Gobierno nacional decidió cerrar la dependencia encabezada por el Ingeniero Carlos Pallotti, desde donde se impulsó la economía del conocimiento y se creó el Plan 111 Mil. Mauricio Salvatierra y Cintia Scoles, Vicepresidente y Gerenta de CEPIT, le explicaron a ENE como repercutirá la disposición del Ejecutivo en la ciudad.

El anuncio sorprendió dentro del mundo de la industria del software: el Poder Ejecutivo decidió cerrar la Subsecretaría de Servicios Tecnológicos y Productivos. Impulsada por el mismo Gobierno y bajo el mando del Ingeniero Carlos Pallotti, especialista en Tecnología y expresidente de la CESSI (Cámara de la Industria Argentina de Software), en Tandil el impacto de sus políticas fue sustancial: promovió la puesta en marcha del marcha el Plan 111 mil -creado bajo la órbita de esa dependencia- y alcanzó a la industria local por su labor en la promoción de la economía del conocimiento. En diálogo con ENE, Mauricio Salvatierra, Vicepresidente de CEPIT, lamentó la salida de Pallotti del Gobierno, resaltó los logros de la Secretaría y aseguró que pese a su cierre el Plan 111 en Tandil va a seguir adelante.

Todavía no sabemos bien que va a pasar en términos de impacto en la ciudad. Recién hace pocos días que Carlos oficializó la noticia”, explicó Salvatierra. “Se estuvo tratando de evitar, pero los cambios a nivel nacional sucedieron y la Secretaría finalmente se cerró”, completó. Luego, resaltó la figura de Pallotti como funcionario y destacó su trabajo en el área de generación de empleo. “La verdad es que es una lástima, porque Carlos es uno de los tipos más ejecutores y que más impulsó el sector y la economía del conocimiento, algo que el propio Gobierno Nacional reconoció como uno de los motores principales de la empleabilidad en la actualidad. Seguimos siendo el único sector con ciento por ciento de empleo, necesitamos muchísima gente, y Carlos fue clave para que pasara esto, sobre todo con el Programa 111 Mil”, completó.

En relación a la continuidad del plan en la ciudad, Salvatierra se mostró optimista. “En Tandil nosotros lo venimos ejecutando muy bien. De hecho, somos uno de los pocos lugares del país donde se está llevando adelante de forma muy ordenada. Esto se debe también a la dinámica que tenemos con el Ministerio de Trabajo, que es quien financia el proyecto”, aseguró. “Si bien existe la posibilidad de que se tome una medida drástica, que se cancele el programa y que nosotros perdamos la chance de tener alumnos certificados a nivel nacional, es muy difícil que pase. Por toda la movida que significa el proyecto y porque en algún punto el mismo Gobierno afirmó que iba a continuar”, agregó. Con la mira puesta en el futuro inmediato, Salvatierra contó que hoy en día en Tandil hay 270 personas cursando el programa y que el 19 de febrero se retomarán los cursos que cesaron en el verano y se lanzaran los del 2018 “Este año vamos a tener cerca de 28 cursos activos, un dato muy bueno que señala que Tandil sigue siendo protagonista dentro del sector”.

Por su parte, la Gerenta de CEPIT también destacó la labor de Pallotti y coincidió con Salvatierra sobre la continuidad del 111 Mil. “El acompañamiento hacia CEPIT de las gestiones de la Subsecretaria liderada por Carlos Pallotti y su mano derecha, Marcelo Marzocchini, siempre fueron muy positivas. En ese sentido, CEPIT elevó una carta explicando esto y comentando la necesidad de que Pallotti siga estando en el área”, confió Scoles. Según indica el decreto del Ejecutivo que modificó la ley de Ministerios, Las funciones de la Subsecretaría, en particular las incumbencias como autoridad de aplicación de la Ley del Software, pasan a la órbita de la Secretaria de Emprendedores y PYMES a cargo de Mariano Mayer. Aún no se sabe si Pallotti continuará y, de ser así, cuál será su función.

Incertidumbre.

Además de crear el 111 Mil, la Subsecretaría trabajó en pos de aumentar las exportaciones argentinas de servicios tecnológicos, promover el desarrollo y la creación de parques tecnológicos regionales y favorecer la radicación de inversiones productivas. Además, durante estos dos años se crearon nuevas herramientas de financiamiento y un nuevo proceso para agilizar la ejecución de los beneficios de la Ley del Software. De hecho, la creación de este nuevo espacio dentro de la órbita del Ministerio de Producción fue festejado cuando Cambiemos asumió: por primera vez se reconoció la importancia de la industria del Software en la economía del país.

Sin la dependencia y el trabajo de Pallotti, dentro del sector comenzaron a surgir las dudas. “Asusta un poco que el Gobierno esté tomando este tipo de medidas. Nosotros, entre otras cosas, estamos luchando por la Ley de Software, algo muy importante para todas las empresas. Hoy por hoy todavía no está en agenda y vence en el 2019. Este tipo de mensajes, entonces, se vuelven para nosotros contradictorios: mientras por un lado todo el mundo apoyando la Industria del Software, por otro lado sentimos que nos dan el lugar que necesitamos para seguir avanzando”, sentenció Salvatierra.

Dejá tu comentario