Ingresando en el período de fiestas, el 2017 ya va quedando atrás como un año intenso en materia política y económica a nivel nacional. Enfoque de Negocios se propuso repasar lo que dejó este período en los diferentes sectores de la economía argentina y tandilense. En esta primera nota contactamos a Daniel Hoyos, economista de UNICEN, para el balance general del año que se termina.

Según las cifras que se manejan actualmente en los organismos internacionales, la Argentina cerrará el 2017 con un crecimiento económico de un poco más del 2%, representando una significativa mejora respecto de 2016 y años anteriores. Los indicadores también son positivos en ciertos rubros estratégicos como construcción (entre el 10 y el 20% de crecimiento interanual, según la Cámara Argentina de la Construcción) y empleo (crecimiento respecto de 2016 de 3%, datos del INDEC).

El economista Daniel Hoyos, consultado por Enfoque de Negocios, coincide en señalar que “si se compara la economía con el año anterior, el desempeño a nivel global y local fue mejor”; aunque agrega en su análisis que “aun así, hay mucho por avanzar, no es un escenario confortable todavía”. Hoyos remarca que el crecimiento argentino durante 2017 ha sido por cuestiones coyunturales, que permitieron alcanzar el indicador mencionado, pero no por cambios estructurales importantes; “el crecimiento argentino promedio de los últimos 60 o 70 años ha sido del 1 o 1,2 por ciento; para saltar a una consistencia de 3% anual se deben cambiar condiciones de base” insiste.

Para ello, Argentina “debería resolver dos cuestiones fundamentales: el déficit fiscal y la carga tributaria”. En el primer aspecto, y consultado sobre la reforma que se está tratando en el Congreso de la Nación, Hoyos señala que “en términos de empleo más allá de la reforma planteada es necesario reformar el mercado laboral, especialmente por el trabajo no formalizado o en negro, que representa muchísima gente fuera de la estructura social de salud y del sistema financiero”.

Respecto de la carga tributaria, Hoyos recuerda que Argentina es el país con mayor carga tributaria de Latinoamérica, con valores impositivos comparados a países del denominado Primer Mundo (Suecia o Noruega, por ejemplo).

Una reforma en el plano laboral, tributario y de regulaciones ayudan, la cuestión es si es tan profunda como para que alcance, además de que hay que ver bien cómo se trata la ley y qué cambios determina” explica Hoyos. En esa línea, y visualizando 2018, agrega que “a pesar de esta reforma que se intenta hacer, si continuamos en un escenario de atraso cambiario la situación de la economía nacional no va a cambiar tanto”, señalando que en este caso el avance es “más institucional que económico, ya que en Argentina una discusión como la que se está llevando se debía dar en algún momento”.

Dejá tu comentario