Hace poco menos de un mes salió al mercado local Quiero en Casa, el primer supermercado digital de la ciudad. Enfoque de Negocios dialogó con los empresarios que impulsaron esta innovadora propuesta.

Tandil tiene, desde hace casi un mes, el primer supermercado exclusivamente digital de su historia. Se llama Quiero en Casa, y es fruto de la aventura de los empresarios Roberto Lannes y Pablo Fernández.

Quieroencasa.com es un supermercado completo: productos de almacén, bebidas, artículos de limpieza, frutas y verduras, fiambres; incluso carnes y productos de frío y congelados. El único canal de venta es a través del sitio web y, aseguran sus socios, eso no cambiará en el futuro. Para el cliente, el método es sencillo: ingresar a la página, hacerse un usuario la primera vez y armar el carrito como en cualquier página de e-commerce. Luego elegir la banda horaria de dos horas en la que lo quiere recibir y esperar.

La página es la punta del iceberg” explica Fernández, “pero detrás hay todo un software que permite el armado rápido de los pedidos, el control de que es lo que el cliente compró, el armado de las rutas para los repartos”. De hecho, el desarrollo del sistema informático fue una de las dificultades más importantes a la hora de emprender. Pero tras el exitoso período de prueba, el 31 de octubre salieron “al mercado” y en minutos ya tenían su primer cliente.

Creíamos que la venta por internet en el mercado alimenticio no estaba desarrollada en Tandil, más allá de algunas experiencias previas que se habían intentado” explica Lannes al hablar de los orígenes de la idea. “Un año y medio atrás comenzamos a madurar la idea, básicamente por el conocimiento técnico que teníamos” recuerda. “No veníamos de negocios como éste, pero pensamos, ¿por qué no hacer un supermercado completo por internet?” agrega Fernández. La idea se transformó en proyecto y hoy es una realidad donde trabajan cinco personas además de los socios.

En Argentina, el gigante Disco en Ciudad de Buenos Aires fue el pionero en proponer la venta electrónica de productos alimenticios, hace algo más de diez años. Tras su éxito, desarrollaron sus líneas otras grandes marcas como Coto o Carrefour, siempre desde la capital y expandiéndose a sus sucursales en el interior. En Tandil, este espacio no había sido ocupado hasta ahora.

Nosotros queremos competir en precio y calidad; queremos que el servicio sea un agregado” dice Pablo Fernández. Para eso, Quiero en Casa construyó un depósito de primera línea y elaboró un sistema de software complejo (desarrollado íntegramente por la marca) que garantiza la integridad y calidad en los procesos de venta, armado de pedidos, logística y facturación.

Entre las dificultades iniciales estuvo conseguir ciertos insumos, que los obligó a buscar en otras ciudades o elaborarlos a pedido (especialmente por el desafío que representa comercializar lácteos y productos con cadena de frío). Pero la calidad de los procesos y la infraestructura adecuada abrieron las puertas para trabajar con las mejores marcas nacionales de lácteos y otros productos frescos.

Buscamos ofrecer un producto serio al nivel de los grandes estándares internacionales” resumen al ser consultados por el objetivo. Esto se logra otorgando un nivel de servicio alto que incluye precios competitivos, variedad en la oferta, comodidad para comprar desde casa, puntualidad en la entrega (se puede rastrear en qué estado está el pedido o por dónde va el reparto), entre otras ventajas de la modalidad.

Luego de unos primeros días con resultados que superaron las expectativas, el primer supermercado exclusivamente digital de Tandil está en marcha y es cien por ciento autóctono.

Dejá tu comentario