Con el boom del coworking a nivel nacional todavía latente, Lisandro Marcos y José Macchi lograron dar un paso más y crearon Biz+, un espacio de negocios que, además, brinda soluciones específicas. De qué se trata el proyecto, cual es la diferencia con los clásicos espacios compartidos y por qué funciona en una ciudad como Tandil.

El concepto de Coworking comenzó a circular con fuerza en el país en el año 2014. El sistema fue un éxito a nivel nacional: según la encuesta anual de El plan C, un portal especializado en “economía colaborativa y cultura libre”, el número de espacios compartidos de trabajo se triplicó en tres años: pasó de 38 en 2014 a 87 en diciembre de 2016. Sin embargo, las tendencias que funcionan en la Ciudad de Buenos Aires y en el resto de los grandes conglomerados del país no siempre tienen éxito en ciudades intermedias. En ese contexto nació Biz+, un emprendimiento de Co-Office con valor agregado y buena relación costo-beneficio con el cual Lisandro Marcos y José Macchi buscan hacer la diferencia. ¿De qué se trata el sistema de Co-Office? ¿Por qué resulta una propuesta interesante para emprendedores y profesionales?

 

Mucho más que un espacio

Hace cuatro meses que Biz+, un nuevo espacio de alquiler de oficinas físicas y virtuales, funciona en San Martín 289. El lugar cuenta con sala de reuniones, cocina, baños, y el servicio ofrece los servicios de luz, gas, internet, calefacción, limpieza y seguridad. Hasta ahí, un clásico sistema de Coworking. Sin embargo, Biz+ ofrece algo más. “Biz es el apócope o la forma de llamar a los negocios en Internet. Viene de la palabra business. Y el + aporta el sentido de agregado de valor”, explica Lisandro, socio fundador de Biz+, a ENE. “Nosotros no nos quedamos con la propuesta en términos de infraestructura, sino que agregamos valor a los proyectos y a los emprendedores que intervienen en nuestro lugar desde la gestión. Desde el día a día, aportamos nuestra experiencia, nuestros vínculos, nuestros contactos y, en definitiva, buscamos hacer más sustentables los proyectos”, agrega.

¿Cómo se materializa ese aporte diferencial? A través de servicios de valor. “Acompañamos a nuestros usuarios en todo lo que es la evaluación de un proyecto de inversión y el armado de un plan de negocios. Trabajamos con proyectos en marcha y acompañamos eventualmente a quienes tienen una idea de emprendimiento”, dice Lisandro. Biz+ cuenta con profesionales de distintas ramas que brindan asesoramiento personalizado. Dentro del staff hay desde profesionales del software y especialistas en gestión de empresas con más de 15 años de experiencia en el mercado hasta abogados que realizan asesorías. “Por un mismo monto final, nosotros le damos al usuario horas de coaching y horas de acompañamiento en la evolución de su negocio en lo referente a la evaluación de proyectos de inversión, análisis de negocio, análisis de rentabilidad y toma de decisiones estratégicas”, cuenta Lisandro.

Además, Biz+ cumple con el rol de facilitador de relaciones entre sus usuarios e instituciones locales y nacionales: genera contactos no solo entre empresas sino también con organismos provinciales, nacionales y locales de financiamiento, capacitación, acompañamiento. Todos servicios que si un emprendedor o un profesional alquila una oficina por su cuenta debe pagar aparte y desagregado.

Con respecto al target de Biz+, Marcos explica: “El servicio está dirigido básicamente a emprendedores que pueden venir de base tecnológica, de base artística o audiovisual. También a jóvenes profesionales del diseño, de la imagen o de la ingeniería, entre otros”. Además, dos personas o proyectos pueden compartir oficina y así dividir los costos del servicio. Incluso, la misma empresa los puede llegar a vincular. Una oficina privada hoy tiene un costo de 7 mil pesos, mientras que los puestos de Coworking están alrededor de los 2000. A cuatro meses de su nacimiento, Biz+ tiene un 60 por ciento de ocupación. Es todo muy reciente, pero de acuerdo con las proyecciones estamos en término, alineados a lo que habíamos proyectado cuando arrancamos”, confiesa el emprendedor.

 

Marcar la diferencia

Si bien Biz+ cuenta con Coworking, el éxito llegó de la mano del servicio de Co-Office. “Lo que nosotros desarrollamos más de momento, con lo que hemos tenido más éxito pensando en el tipo de ciudad, es con la parte de Co-Office”, asegura Marcos. ¿Por qué? “Porque si bien todos los emprendedores necesitan un lugar privado en el cual tener una reunión y los coworking contemplan un espacio para tal fin, vos constantemente estas teniendo conversaciones o negociaciones que requieren cierta privacidad y necesitás un lugar privado como una oficina propia. Y por otro lado, en nuestro espacio a lo que apuntamos es a potenciarlos entre sí. Coordinados por nosotros, empujados por nosotros, llevamos a que la gente se conozca y que si surgen alternativas para hacer negocios entre sí sepan quién es y qué hace el que está en la oficina de al lado”.

Otra de las variables que jugó a favor de este tipo de negocio fueron las características propias de la ciudad. “Según nuestro análisis, en las ciudades intermedias como Tandil el coworking tiene una aplicación limitada porque la idiosincrasia y la cultura de la gente es distinta. No hay tanto nómade como en Buenos Aires o como en el resto de las grandes ciudades”, explica Lisandro. Además, el trato en un sistema de Co-Office en Tandil es mucho más cercano. “Nosotros estamos vinculados con todos los que cuentan con un espacio acá. Generamos reuniones con agenda semanal y estamos al tanto de en qué anda cada uno. La idea, conceptualmente, es allanarle el camino a los emprendedores que si bien pueden trastabillar van a saber cómo levantarse. Es ofrecer un valor agregado. De ahí el nombre: Biz+, espacio de negocios”, completa.

 

Una incubadora de negocios

Iván Lazarec creó y está al frente de ADEPYM, una Agencia de desarrollo empresarial, publicidad y marketing que cuenta con su oficina en Biz+. Llegó hasta allí luego de conocer a Lisandro a través de Savia Joven. “Él me contó de este emprendimiento y lo que me ofreció fue, por un lado, una oficina para darle otra presencia a mi emprendimiento y, por el otro, asistencia profesional, un seguimiento”. A Iván le interesó la propuesta: “no era solamente alquilar una oficina sino también todo lo que venía agregado, porque no es simplemente una oficina sino que es una incubadora de negocios”.

¿En que lo ayudó Biz+ a Iván en estos tres meses? En primer lugar yo tenía mi emprendimiento pero no tenía la forma de empresa. Ellos me ayudaron muchísimo con la parte de la estructura y la organización, me dieron el seguimiento necesario para hacer un plan de negocios, una presentación. Me ayudaron también con toda la parte inicial, con la definición de una misión, un enfoque, una visión… me dieron las herramientas para que mi emprendimiento despegue con una base más sólida”. Iván destaca también el ambiente de trabajo. “El espacio es muy bueno para trabajar, y puedo compartir o conectarme con otros emprendedores. Enfrente de mi oficina hay una empresa que se dedica a programar, al lado tengo otra que hace termotanques solares. Conectas con gente de todo tipo y lo lindo que es que están ahí y podes interactuar”.

Dejá tu comentario