Así lo declaró el Ing. Carlos Pallotti, coordinador nacional del Plan 111 mil, en el marco del lanzamiento del mismo en nuestra ciudad. Esto fué el pasado miércoles 31, con un evento de gran convocatoria realizado en la Cámara Empresaria.

Recorrer los pasillos del salón de la Cámara Empresaria durante el evento lanzamiento del Plan 111 mil permite comprender el alcance de este programa e interpretar mejor las palabras de los protagonistas cuando hablan acerca de la potencia del software en la economía de la ciudad. Se podía ver, escuchando atentamente a los distintos oradores, adolescentes en etapa de finalización de la escuela secundaria, universitarios que cursan carreras de otros ámbitos, jóvenes con empleo formal y sin; incluso, padres de familia en edad adulta, interesados en acercarse y ser parte del mundo de la tecnología IT.

El Plan 111 Mil, que se propone formar 100 mil programadores en un año para suplir la falta de oferta laboral en el rubro del software (en Tandil, hoy se estima que faltan 1500 trabajadores), recaló con éxito en nuestra ciudad, al punto de alcanzar el número de 751 inscriptos (uno de los más altos del país). En el evento lanzamiento estuvieron presentes el Subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos del Ministerio de Producción de la Nación, Carlos Pallotti, quien coordina a nivel nacional el proyecto, y el intendente Miguel Lunghi, entre otras autoridades locales y provinciales.

Carlos Pallotti es Ingeniero Electromecánico de la Universidad Tecnológica Nacional y Analista Universitario en Sistemas de la Universidad Católica de La Plata. Además de su amplia experiencia en el sector privado, fue Director General de ARGENCON y Presidente de la Cámara de Empresas de Software. Hoy, además de dirigir la subsecretaría de Servicios Tecnológicos y Productivos de la Nación preside la Fundación Clementina, dedicada al estudio de políticas públicas y semipúblicas para el sector tecnológico.

En diálogo con Enfoque, Pallotti hizo especial hincapié en lo importante que es para el éxito de iniciativas como éstas “el trabajo común de los sectores privados, públicos y semipúblicos”, poniendo como ejemplo a Tandil, donde la implementación del 111 Mil “es una muestra de la coordinación con la que trabajaron Municipio, Universidad, Cámara de Empresas del Software, entre otros”. No aplica sólo en este rubro; también rescató lo importante que es para nuestra ciudad tener la cantidad y diversidad de escuelas técnicas que posee. El subsecretario dio el ejemplo de otra localidad, la cual no pudo nombrar, donde se trata de poner el plan en marcha pero las diferencias entre los organismos locales lo hace dificultoso.

El cambio tecnológico está cambiando las matrices productivas en todo el mundo, y desde el Gobierno Nacional estamos tratando de acompañar este cambio con políticas públicas” explicó. “Todos los sectores productivos están siendo transformados por el crecimiento de la tecnología: la industria tradicional manufacturera, el campo; esto modifica las sociedades de manera rotunda y debemos estar preparados para este cambio” agregó.

A nivel nacional actualmente hay 18 mil jóvenes cursando estudios de programación, y se espera que pronto el número llegue a 30 mil. Según Pallotti, “la industria que se viene es la industria del conocimiento, que ya está instalada generando cada vez más puestos de trabajo”, a lo que agregó que “para que una industria como la software crezca, hacen falta dos cosas. Por un lado empresas, aquellos que convierten ese talento humano en riqueza, en conocimiento o en producto. Pero además hace falta talento, hace gente, hace falta quien sepa hacer eso. Una parte sin la otra no tienen sentido, porque si solamente los convocamos a ustedes, los estaríamos capacitando pero luego no tendrían una salida laboral y si solamente apoyáramos a las empresas estas se ahogarían al poco tiempo porque no tendrían el recurso humano. Por eso teníamos que hacer las dos cosas”.

Según se anunció, las clases comenzarán el próximo lunes 4 de junio. Serán 20 cursos en diferentes sedes, con 50 instructores y más de 750 alumnos.

Dejá tu comentario