Desde hace tiempo, Tandil apuesta a un sector gastronómico diversificado e innovador. Restaurantes con tradición en la ciudad conviven con propuestas más sofisticadas y con opciones más informales a la hora de comer afuera o pedir delivery.

La última novedad con gran aceptación entre el consumidor tandilense, son las propuestas de comida al paso, o menús ya armados que se eligen por teléfono o se degustan en el mismo local de venta al público. De esta forma, encontramos negocios de comida para llevar que a la vez ofrecen un espacio, generalmente reducido en comparación al de un restaurante, donde se puede almorzar o cenar. Las características que hacen a estas propuestas una opción atractiva al público son el servicio dinámico e informal que ofrecen, además de una variedad de comidas de calidad a precio accesible.

Se diferencian de otras propuestas gastronómicas justamente por tratarse de una opción más informal respecto a la atención ofrecida en un restaurant tradicional, situación que implica disponer de más tiempo y que supone un gasto mayor por tratarse de una salida organizada con anticipación. Las casas de comidas rápidas que ofrecen esta modalidad apuntan más bien a un espacio cálido y descontracturado que funciona durante toda la semana como consecuencia del ritmo laboral, que hace que lleguemos sin ganas o tiempo de cocinar a la hora del almuerzo y cena. En Tandil, no hace mucho tiempo atrás, si uno necesitaba salir del paso las opciones eran pocas y la más frecuente era la de pizza y/o empanadas. Por el contrario, hoy la ciudad dispone de una oferta de comidas muy variada y para todo tipo de público, desde aquellos que usan delivery o quienes prefieren buscar la comida y llevarla a casa, los que disfrutan de sentarse en el lugar o quienes optan por comer al paso.

El emprendedurismo va de la mano con la realidad gastronómica de nuestra ciudad y así surgen propuestas como Calabaza, que hace doce (12) años se instaló como una tarteria y pronto fue creciendo de acuerdo a la demanda del consumidor. Emilio Pardo, dueño del comercio, explicó a Enfoque de Negocios que “calabaza propone un servicio más informal, sin llegar a ser autoservice, pero que por el precio permite la repetitividad, es decir la cantidad de veces que el cliente puede visitarnos por semana que es clave en este tipo de negocios”. Además, Pardo destacó que esta modalidad gastronómica es un servicio esencial para el tipo de vida que se lleva hoy: “En la pareja moderna trabajan los dos integrantes  y este tipo de comercio es una solución para la vida diaria”. Actualmente cuentan con dos sucursales, ubicadas en Belgrano 1301 y en Mitre 587, donde se ofrecen diversas propuestas: comidas rápidas que suelen exhibirse para ser elegidas y menús especiales a la carta, además de una amplia variedad de vinos (con más de 200 etiquetas) y de cervezas, entre las que se incluyen la cerveza artesanal Tandilia y otras marcas importadas.

Otro gran ejemplo es Cocina Soho, un emprendimiento del cocinero y sommelier Sergio Vedovelli, que comenzó en 2014 con la elaboración de platos especiales y que en abril pasado abrió su local a la calle, en Maipú 667. Bajo el slogan de “FAST GOOD FOOD”, es decir: comida rápida y buena, Cocina Soho propone menús gourmet accesibles para almorzar y cenar, además de servicio de desayuno y Rent a Chef, para eventos particulares. Su carta, disponible para ir a comer, pedir delivery o pasar a buscar, ofrece desde pizzas, hamburguesas, empanadas, tartas, diferentes carnes con guarnición hasta quesadillas, chivito uruguayo, bondiolita a la parrilla, salchicha alemana ahumada, entre otras opciones que se distinguen por su presentación: salsas, aderezos, quesos, especias, vegetales y semillas que dan un sabor único y definido a estos productos. Otro espacio gastronómico de interés que se sumó a las calles de nuestra ciudad es la Parrilla y Cerveceria Chacabuco, que combina lo tradicional de la parrilla argentina con un toque gourmet y la tendencia cervecera. Este emprendimiento que abrió sus puertas a fines de mayo en Chacabuco esquina Sarmiento, ofrece un formato renovado de Restaurante e incluye parrilla al paso en un ambiente cálido e informal.

La gastronomía es un factor clave en nuestra ciudad, su veta más turística se vincula a la tradición y a los productos que más nos distinguen en el resto del país: el salame y el queso pero sin duda, nuestra experiencia gastronómica se extiende más alla y hoy propone un universo de sabores y espacios de encuentro innovadores que se aggiornan a la vida social del tandilense.

Por Sofía Ferrari

Dejá tu comentario